Apocalipsis revelado: un estudio con base histórica

Apocalipsis revelado: un estudio con base histórica

Un estudio completo para poder entender el libro del Apocalipsis y no dejarnos engañar por todas las teorías y doctrinas del fin del mundo, que nos distraen de lo más importante.

El tema del final de los tiempos es otro de los tópicos que desencadenan mucho apasionamiento, ya que cada persona defiende diferentes enfoques, doctrinas y puntos de vista. Anteriormente nos habíamos encontrado con un tema que generó una situación similar, y era el tema de Génesis 6…  y si los hijos de Dios eran ángeles caídos o eran humanos.

Si ustedes seguían esta comunidad desde hace tiempo, sabrán que muchos de nosotros como ex-nuevaeristas conocíamos bien el libro de Enoc, y que traíamos la misma idea: “que los hijos de Dios eran ángeles caídos que tuvieron relaciones sexuales con mujeres, dando nacimiento a los nefilims o gigantes, y que por eso sucedió el diluvio…”. Esta idea, bien aceptada en algunas corrientes Cristianas, así como en la comunidad nueva era ( la cual incluso ha añadido la teoría de que los ángeles caídos eran aliens o extraterrestres hibridándose con las humanas ) está profundamente arraigada entre aquellos que estuvimos en engaños gnósticos, y no fue sino hasta meses después de investigación profunda, lectura sin apasionamientos y realmente soltando todo lo que habíamos aprendido, que llegamos a una conclusión totalmente diferente, y dilucidamos que los hijos de Dios eran los humanos fieles al Padre Creador, y no ángeles. Para saber más del tema, te recomendamos las siguientes entradas:  entrada 1 , entrada 2 y entrada 3 donde hemos desarrollado el tema al detalle. A ése tema le hemos dado carpetazo final, estando tranquilos con lo investigado, y queremos pasar a otro de los temas de mucho debate… si no es que el tema de mayor debate entre Cristianos y no Cristianos por igual.

Habíamos empezado desde hace unos meses nuestro estudio de los diferentes sistemas de interpretación sobre el tema del “final de los tiempos” y que se derivan del libro de Apocalipsis. Redactamos un primer artículo donde hicimos un estudio de los diferentes sistemas de interpretación, el cual puedes leer haciendo click aquí, así como un primer estudio sobre la destrucción del templo de Jerusalén en el año 70, que puedes leer aquí. 

Antes de iniciar con este estudio, en el cual integraremos la traducción de lo que varios pastores y ponentes han presentado en sus conclusiones  (muchos de ellos venían de sistemas futuristas) es importante aclararte que el tema del final de los tiempos no es un tema que impacta la salvación. Es decir, no es una doctrina básica que te pueda hacer condenar tu alma. Las doctrinas básicas de la salvación a través de la muerte y resurrección de Jesucristo son aquellas que definen en primera instancia el destino de un alma. Sin embargo, la Biblia nos pide que estudiemos para ser aprobados, que escudriñemos las Escrituras, que seamos como los de Berea, que no solamente porque Pablo les predicó le creyeron, sino que estudiaron para comprobar lo que les estaba diciendo. La Biblia invita a que la estudies por tu cuenta, y no que solo te sientes enfrente de un pastor o maestro y aceptes todo lo que te diga. Si en otras áreas de la vida debemos estudiar para pasar el examen, con más razón debemos estudiar de manera personal las Escrituras, porque lo que está en juego es muy importante.

Hace más de 2,000 años, Jesucristo le dijo a sus apóstoles que pronto volvería. La incorrecta comprensión de lo que sucedió en el año 70 con la destrucción de Jerusalén, y la gran cantidad de gente que piensa que él nunca regresó, e intenta justificarlo diciendo que no se refería a esa generación sino a una del futuro, le ha dado un espacio a los escépticos y a quienes trabajan duro para el enemigo a fin de negar la validez de la Biblia y de Jesucristo. Autores, revistas, libros de personas empeñadas en negar la autenticidad de la Biblia han sacado artículos cuestionándose porqué los Cristianos siguen esperando la venida de Cristo, cuando él dijo que regresaría en esa misma generación… y según ellos, no regresó. 

Para poder entender un libro que combina historia humana con revelación espiritual como lo es Apocalipsis, una persona tiene que entender que las cosas no siempre se están describiendo literalmente. Cualquier persona que ha tenido interacción con el mundo espiritual sabe que hay ciertos simbolismos que se muestran en sueños, visiones, y mensajes espirituales que no implican que sucedan tal y como uno lo creía. Nuestro Creador no piensa como humano ni actúa como humano, sino que se manifiesta a través de nosotros y a través de su creación.  El enemigo de Dios, que también es un ser espiritual, también actúa a través de simbolismo y de humanos, los cuales han sido denominados “hijos espirituales de Satanás”. La manifestación del mundo espiritual sobre el mundo terrenal actúa de diferentes maneras, y todas finalmente tienen un propósito y objetivo.

Este estudio pretende demostrar que la mayoría de la gente no entiende lo que la Biblia dice en Apocalipsis, y que muchas veces ni siquiera han estudiado la historia para ver el grado de cumplimiento en hechos históricos que la Biblia ha manifestado. Por ello, en este estudio, hemos traducido materiales de maestros muy preparados a nivel de la Biblia y la historia, y hemos integrado también material de autores que profundizan al respecto de cuáles profecías de Apocalipsis ya fueron cumplidas, y cuales aguardan su cumplimiento.

Antecedentes históricos del libro del Apocalipsis

Es importante que hagas tu tarea para entender el tiempo y el contexto de lo que lees en la Biblia, y saber lo que estaba aconteciendo en el mundo en el momento en el que cada libro de la Biblia fue escrito.

El libro del Apocalipsis ha sido uno de los libros más malentendidos en el canon de la Biblia.  Para muchos investigadores, todos los demás libros tenían sentido, y se complementaban, excepto por el libro de Apocalipsis.  Muchos teólogos no sabían qué hacer con éste libro lleno de visiones y de simbolismo. Incluso Lutero se frustraba ante el libro de Apocalipsis y pensaba que había que ignorarlo, porque no era posible entenderlo.

Gran cantidad de personas interesadas en la Biblia pasaron por libros como los de Hal Lindsey y sus interpretaciones futuristas y geopolíticas del Apocalipsis, y por un tiempo, creyeron en sus enseñanzas e incluso las enseñaron, hasta que llegó el momento de darse cuenta que Lindsey y muchos otros autores futuristas estaban errados en sus interpretaciones. 

Como nota personal de esta comunidad, muchos de nosotros vivimos el otro lado de la moneda bajo los engaños del enemigo, y al menos algo nos había quedado, y eso es el conocimiento del simbolismo que se maneja en el mundo espiritual. Mucho de lo que se muestra en visiones, sueños o experiencias de corte espiritual no sucede de forma literal en lo físico. Vemos también en la Biblia que sueños como los de José o los de Daniel, eran simbólicos, no eran literales, por tanto, eso nos demostró que muchos mensajes del reino espiritual no se dan de manera literal, sino simbólica. Si consideramos que Apocalipsis fue una revelación donde Juan fue transportado al reino espiritual, sabemos que tal como los sueños y las visiones, se están mostrando situaciones que van más allá de la mente racional, y por tanto es evidente que Apocalipsis es un libro que no se debe tomar literal, sino se debe entender bajo el lenguaje simbólico que maneja. Al empatar la historia con las profecías de Apocalipsis, vemos un cumplimiento exacto que es tan sorprendente que convencería a los mas escépticos. 

El libro de Apocalipsis empieza de una manera muy directa:

Apocalipsis 1 

La revelación de Jesucristo

1  La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan,

2 que ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y de todas las cosas que ha visto.

3 Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca.

El apóstol Juan escribió el libro en Patmos, donde fue exiliado por su testimonio sobre Jesucristo, debido a la persecución de Nerón contra los Cristianos.

Existen dos teorías sobre la fecha en que Apocalipsis fue escrito: en el 65 o en 95 DC.  Existe una gran cantidad de investigadores serios que apoyan la fecha del 65 y la sustentan con pruebas firmes, mientras que los que se basan en fechar Apocalipsis en el 95 utilizan las interpretaciones de Ireneo, quien no siempre atinó en sus doctrinas. El mayor consenso es de que Apocalipsis se escribió bajo el reinado de Nerón y la persecución que él lanzó contra los Cristianos.

Apocalipsis es un libro que habla de una transición del pacto del Antiguo Testamento al pacto del Nuevo Testamento, que es un pacto diferente y mucho mejor. Apocalipsis sutilmente hace la comparación con lo sucedido durante el éxodo y maneja el concepto de sacar a la gente de Dios de un lugar sobre el cual caería el juicio de Dios, y que al seguir sus instrucciones, ellos podrían escapar de la ira venidera. En este caso, la ira vendría sobre una Jerusalén que se había convertido en la sinagoga de Satanás.

Apocalipsis también hace la transición de la vieja Jerusalén a la nueva Jerusalén. La vieja Jerusalén es llamada la ciudad ramera, porque había traicionado el pacto con su Dios, matado a los profetas y crucificado a su mesías, y son los que le dieron la espalda y dijeron: “no tenemos otro rey más que César”.  Posterior a la muerte de Jesús, fueron los Judíos los primeros en perseguir a los Cristianos. Apocalipsis celebra la transición de la vieja creación a la nueva creación, y esto también es algo que sucede de una manera espiritual más que física, ya que por ejemplo cuando nacemos de nuevo en Cristo, somos una nueva criatura… no es que cambiemos de cuerpo, sino que sucede un evento espiritual internamente en nosotros, que no es palpable físicamente, y sin embargo, es muy real.

La mayor parte del libro del Apocalipsis detalla la campaña contra Jerusalén que culminó en el año 70 cuando los romanos, bajo órdenes de Tito, destruyeron la ciudad y el templo. Sobre este tema de la destrucción de Jerusalén, también puedes leer nuestro artículo anterior haciendo click aquí.

Actualmente no apreciamos las proporciones cataclismicas de lo sucedido en Jerusalén en el año 70, pero lo equivalente en nuestros días sería escuchar que la ciudad de Londres, o de Nueva York o cualquier otra de las grandes capitales del mundo fue destruída por completo. Si con lo sucedido en el 9-11 en los Estados Unidos el mundo se impactó, mucho peor sería si toda una ciudad fuese arrasada por completo. Esa fue la proporción del shock cuando Jerusalén fue destruída por los romanos.

Jerusalén era una ciudad poderosa del mundo antiguo, con mucha riqueza y era un centro de comercio importante. La destrucción de Jerusalén junto con las crisis y guerras romanas que se suscitaron alrededor de los mismos años hicieron a muchos pensar que el mundo se estaba colapsando. Tácito, el historiador romano escribió sobre su temor de que “todo el mundo” se iba a terminar debido a tanta guerra y destrucción.

Muchas personas también cometen el error de pensar que cuando la Biblia hace mención a “todo el mundo”, se refiere a todo el planeta. Recordemos que se está hablando del mundo antiguo, no del moderno. Cuando la Biblia habla de “todo el mundo”, está refiriéndose al mundo antiguo, no a todo el planeta como está actualmente poblado. Algunas personas alegan que el evangelio no ha sido predicado a todo el mundo, pero están aplicando el concepto del mundo moderno en lugar del mundo antiguo, que es al que la Biblia se refiere.

El impacto de la destrucción de Jerusalén también tuvo implicaciones religiosas. Se pasó de un templo físico para adorar a Dios, a un templo interior dentro de cada persona convertida a Cristo, para adorar a Dios como él prefiere: en espíritu y en verdad, y no con rituales. Así mismo, a través de la destrucción del templo, se liberó al creyente de la necesidad de un lugar geográfico de adoración ( Jerusalén ) y ahora el templo vivo de Cristo somos todos los Cristianos, de modo que podemos ir a cualquier parte del mundo a predicar el evangelio y Cristo nos acompaña a través del Espíritu Santo. Este nuevo paradigma solo fue posible cuando el templo físico fue removido.

El entorno histórico de Roma

Sabemos que Apocalipsis se refiere a la ciudad de las 7 montañas, es decir, a Roma. Roma era conocida bajo ese nombre desde la antigüedad y hasta el día de hoy. Se menciona en Apocalipsis a 7 reyes: 5 caídos, uno es, y otro por venir, que durará poco. Analicemos los césares a los cuales hace alusión:

  1.  Julio César: transformó a Roma en imperio.
  2.  Augusto César: impuso el sistema de impuestos en el imperio y era quien gobernaba en tiempos del nacimiento de Cristo. Herodes era su representante en ese tiempo.
  3. Tiberio César: gobernaba durante el tiempo de Juan el Bautista. Bajo Tiberio, Jesús inició su ministerio ( años 20-30 ) y sucedió su pasión y resurrección en la primavera del año 30. Como nota interesante, Tiberio sí consideró a Jesucristo como divinidad. Aunque no se declaró Cristiano, sí presentó ante el senado romano su opinión diciendo que Cristo era Dios. De acuerdo a lo registrado por Tertuliano, el senado rechazó los argumentos de Tiberio sobre la divinidad de Cristo, y aún así Tiberio mantuvo su postura y defendió a los Cristianos de sus acusadores.
  4. Gaio César ( o Calígula )
  5. Claudio César : quien conquistó Inglaterra.
  6. Nerón: aquí llegamos al “uno es” de Apocalipsis. En una siguiente sección hablaremos más sobre Nerón, quien fue identificado como “la bestia” por su estilo sanguinario y estar claramente desequilibrado y maligno, lo que se corresponde a un total control del enemigo sobre él.  Muchas masacres de Cristianos se dieron bajo su reinado, ya que Nerón los culpó del incendio de Roma en el 64… incendio que él mismo inició. Es interesante notar que la persecución de los Cristianos duró 7 años, el mismo número de años que lo que actualmente se indica que sería la tribulación.  Pablo fue enviado a prisión, y fue ejecutado al igual que Pedro bajo el reinado de Nerón en el año 66. Juan fue exiliado a Patmos y allí escribió el Apocalipsis.
  7. Galba: reinó solo por 2 meses y fue asesinado.
  8. Otho: reinó solo por 4 meses y fue asesinado. Se dice en los escritos Romanos que fue el amante homosexual de Nerón, y su deseo por obtener el poder lo llevó a atacar Roma cuando estaba siendo gobernada por Galba.
  9. Vitelius: reinó solo por 8 meses y fue asesinado.
  10. Vespaciano: quien sitió y destruyó a Jerusalén.

Desde los tiempos de Caligula hasta después de la muerte de Nerón, se estaba dando un tiempo de gran inestabilidad en Roma, que se combinó con las guerras Judías del año 66 al 70.

Israel estaba dividido entre los saduceos que querían seguir bajo el reinado de Roma, y los zelotes que querían independizarse y levantarse en armas contra Roma. El abuso y la corrupción de los representantes romanos era un tema común: Gessius Florus, quien era el representante de Roma, robó tesoros del templo y mató a 3,600 personas Judías pacíficas en 5 meses, lo cual fue la gota que derramó el vaso para los zelotes, quienes iniciaron la rebelión contra los Romanos.

En el año 66 se inicia el levantamiento de los Judíos contra Roma y forzaron a los representantes de Roma en ese momento, Agripa II y Bernice, a huir hacia Roma,  de la cual nunca regresarían a gobernar Jerusalén, ya que esta quedaría totalmente destruída.

El inicio del levantamiento armado de los Zelotes trajo a Cestio Gallus desde Siria a comenzar el sitio a Jerusalén y apagar la rebelión. Por razones desconocidas, a los 6 días de haber llegado a rodear Jerusalén, Cestio retiró a sus tropas. Para los zelotes, esa retirada les indicaba una supuesta intervención  divina, y que lograrían su independencia, ya que pensaban que los romanos se habían retirado por haberse dado por vencidos. Los zelotes y sus tropas fueron tras las tropas romanas, y en un ataque sorpresa, los derrotaron. Con esa victoria temporal fue que los Judíos radicales, los zelotes, tomaron el control y el poder de Jerusalén.

Por su parte, los Cristianos recordaron las palabras de Jesús:

Lucas 21: 20-24

Pero cuando viereis a Jerusalén rodeada de ejércitos, sabed entonces que su destrucción ha llegado.

Entonces los que estén en Judea, huyan a los montes; y los que en medio de ella, váyanse; y los que estén en los campos, no entren en ella.

Porque estos son días de retribución, para que se cumplan todas las cosas que están escritas.

Mas !!ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días! porque habrá gran calamidad en la tierra, e ira sobre este pueblo.

Y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones; y Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan.

Los Cristianos vieron a Jerusalén rodeada de ejércitos y recordaron la advertencia de Cristo, por tanto cuando las armadas se replegaron y se fueron después de los 6 días, los Cristianos inmediatamente huyeron de Jerusalén en un escape rápido, porque sabían que se vendría una terrible destrucción. Mientras que los zelotes y la élite espiritual Judía que crucificó a Cristo pensaban que ganarían contra Roma, Los Cristianos entendieron que lo sucedido no era una señal de apoyo de Dios, sino la señal de que se venían los juicios, y que ellos debían salir de Jerusalén.

Tras la victoria momentánea de los Judíos sobre las primeras tropas enviadas, la situación escaló de intensidad. Nuevas tropas bajo las órdenes de Vespaciano llegaron, más de 60,000 soldados romanos de élite causaron un baño de sangre del año 67 al 68. A su paso hacia Jerusalén, cada ciudad, cada pueblito era azotado y destruido. Existen narraciones terribles sobre cuerpos apilados, y que el mar de Galilea estaba teñido de rojo y con miles de cuerpos flotando. Todos los relatos históricos sobre la matanza romana a los Judíos son muy fuertes, pueden ser encontrados en los relatos históricos romanos.

Con el principio de las hostilidades, muchos Judíos de pueblos vecinos se refugiaron en Jerusalén, sabiendo que era una ciudad grande, con reservas de alimento, y sin saberlo, se habían refugiado en el peor lugar donde podían estar. Jerusalén ya estaba en un estado de guerra civil interna entre los liberales y los conservadores, por lo que estaba fragmentada desde dentro.

Jerusalén se llenó de personas y estaba sobrepoblada al recibir a tanta gente que venía huyendo de la campaña romana en la periferia de Jerusalén.

En el año 68, la campaña de Vespaciano hacia Jerusalén es suspendida por el “año de los cuatro emperadores” relacionada con la crisis romana provocada por Nerón, y por los asesinatos consecutivos de los siguientes emperadores: Galba, Otho, y Vitelio. Mientras estos 3 emperadores subían al poder y eran asesinados, Vespaciano conjuntó una fuerza armada grande pensando que Roma necesitaba un brazo fuerte, y marcharon hacia Roma donde Vespaciano derrotó a Vitelio y se convirtió en emperador por los siguientes 10 años.

Vespaciano dejó a su hijo, Tito, a cargo de la revolta en Jerusalén. El problema es que Vespaciano se llevó a sus mejores fuerzas militares con él, y dejó a Tito con militares de diferente calidad a los que su padre tuvo, por lo cual Tito tuvo que contratar a mercenarios, los cuales eran poco disciplinados, poco confiables y solo les interesa el dinero, y con ese tipo de guerreros se dispuso a seguir con la campaña contra los Judíos. En abril del año 70 se inicia el sitio de la ciudad de Jerusalén, la cual estaba sobrepoblada. La ciudad tenía originalmente suficiente comida para aguantar por algunos años, pero los zelotes, queriendo provocar la respuesta de los Judíos,  la quemaron, y con ello la ciudad solo aguantó 5 meses de sitio sin comida. El libro del Apocalipsis hace referencia a estos 5 meses precisamente. Los relatos de la hambruna y de situaciones de canibalismo, de padres que se comieron a sus hijos es devastadora. Uno solo puede imaginarse lo que pasaría estando sitiado en una ciudad sin un solo alimento y pasando semanas y meses sin comer. Josefo narró todo lo sucedido, siendo un historiador Judío que estaba del lado de los romanos, y que vió todo lo sucedido.

En agosto las paredes cayeron y las tropas de Tito se encontraron esta situación horrible de hambruna. Los mercenarios lo vieron como oportunidad para saquear. Los soldados romanos pudieran haber sido más mesurados en este caso, pero los mercenarios se desataron, y empezaron a robar, violar, abusar y llegaron al templo, el cual incendiaron y destruyeron, cumpliendo lo que Cristo dijo: que no quedaría una piedra sobre otra del templo. Jesús les anticipó a los Judíos que su casa les sería dejada desolada.

Tito se molestó de que el templo de Jerusalén haya sido destruido. El quería preservarlo, lo consideraba una de las estructuras más impresionantes del mundo, y no pudo hacer nada para preservarlo. Probablemente quería convertirlo en un templo pagano para los dioses romanos, y Dios no lo permitió. El templo no ha sido reconstruido, y aunque los Judíos quieran reconstruirlo en el futuro, esto ya no aplica a nivel del plan de Dios, puesto que la destrucción del templo simbolizó el final de el antiguo pacto, ya que ahora el templo de Dios se encuentra en cada Cristiano.

Si visitas Roma podrás ver el arco de Tito y la representación de la toma de los artículos robados del templo, los cuales fueron fundidos.  Tácito menciona que Tito no consideró la destrucción de Jerusalén como una gran victoria romana, y que el mismo Tito dijo que la catástrofe que cayó sobre Jerusalén era tan horrible, que debía ser el juicio de Dios sobre ellos. Era tan terrible, que nada de lo que el hubiera planeado hubiera sido tan devastador.

Nerón, la bestia y la persecución imperial de los Cristianos

Pensábamos hacer un estudio separado relativo a los Césares de la Roma pagana, y en particular de Nerón, tras haberlo identificado como la bestia del Apocalipsis. La connotación de la bestia no es una palabra nueva, puesto que muchos nuevaeristas y ocultistas han escuchado que Aleister Crowley, el mago negro más famoso de la historia, se autodenominaba como la bestia 666, por tanto el término de la bestia, tal como del anticristo, no representan a una sola persona, sino a personas que caen en cierto tipo de características y que como patrón común tienen el hecho de estar totalmente sometidos a la voluntad de Satanás.

Sabiendo que la Roma pagana adoraba a dioses falsos, detrás de todos los cuales se escondía Satanás, no era un gran shock darse cuenta que los Césares y dirigentes romanos estuvieran también siendo marionetas y controlados por el enemigo. La ordenanza de Dios de mantener separados a los hijos de Dios de los hijos de la serpiente, de los que reconocían a su Creador como Yahvé y como el único y verdadero Dios, en contra de todas las culturas paganas que tienen multitud de deidades detrás de las cuales el enemigo ejercía su poder, tenía sus razones muy válidas, y es que entrar en contacto con la cultura pagana de la Roma imperial constituía a entrar en contacto con el paganismo y la adoración a falsos dioses, lo cual se equipara a una contaminación grave.

Si analizamos a Nerón, a quien Apocalipsis señala como la bestia veremos una serie de coincidencias a nivel de psicopatía, brutalidad y crueldad, aparejada con servicio al enemigo de Dios, que han también pasado en casos de otras personas que han sido totalmente controladas por Satanás. Por tanto, vale la pena compartirles un poco de la historia de Nerón, quien fue el que inició la persecución contra los primeros Cristianos y quien los martirizó de las maneras más crueles y violentas, como plena manifestación del espíritu satánico que lo controlaba.

Recordemos brevemente sobre los 5 primeros Césares de los cuales habla Apocalipsis:

  1. Julio César: del 49 al 44 antes de Cristo
  2. Augusto César: del 31 al 14 antes de Cristo
  3. Tiberio César: del 14 al 37 : el emperador bajo cuyo reinado fue crucificado Jesucristo– era padre adoptivo de Germánico, el glorioso general, y esa relación lo impulsa, cerca ya su muerte –16 de marzo del 37– a decidir que el Imperio Romano quede en manos de Calígula y Tiberio Gemelo, su nieto y primo de Calígula.
  4. Caligula: otro César bien conocido por sus excesos: del 37 al 41 DC
  5. Claudio César: del 41 al 54 DC

El siguiente después de Claudio César fue Nerón, quien reinó del 54 al 68 DC. Se convirtió en emperador cuando solamente tenía 16 años.

Nerón nació en el año 37, justo después de que Caligula se convirtiera en emperador. Nerón era hijo de Agripina, que era la hermana de Caligula. Agripina era nieta del emperador Augusto César, por tanto vemos como el poder se entregaba por linaje familiar, tal como sigue siendo en las monarquías. En los primeros años de su vida mostró tener desequilibrios peligrosos y pese a que su tío era el emperador, la mala reputación de Caligula empezó a afectarlos a todos.

De Caligula podemos decir que murió asesinado a los 29 años, después de creerse un dios durante sus apenas 4 años de poder absoluto, sangre derramada, escándalos sexuales, incestos y un número de ejecuciones –ordenadas algunas, personales otras– casi incalculables.

No por nada Suetonio, en su célebre libro Vida de los Doce Césares, hace una decisiva aclaración al terminar la primera parte: “Hasta ahora hemos hablado del hombre; hablemos ahora del monstruo”. El primo del “monstruo” no tarda en morir “en extrañas circunstancias”. Pero de extrañas, nada: Calígula ordena su asesinato y mata dos pájaros de un tiro: trono y herencia pasan a su poder. ¡Y tiene apenas 25 años! Pocos, pero suficientes para que una cadena de errores políticos y económicos (fastuosas obras públicas que dejan vacías las arcas) arrastre a Roma y a sus hijos a la escasez y la hambruna.

Lejos de trazar un plan de austeridad dejando atrás los onerosos espectáculos circenses y teatrales por los que delira…le pide dinero a la plebe. Por otro lado, hay tensiones con el pueblo judío, pero su megalomanía redobla la provocación y la crisis: hace erigir una estatua con su efigie… frente al Templo de Jerusalén.

Su locura se precipita. En la campaña contra las tribus britanas le exige a su ejército que, en lugar de atacarlas y no dejar ser vivo alguno… recojan conchas como tributo que, según sus delirantes ensoñaciones, esas aguas le debían a la Colina Capitolina y al Monte Palatino.

Se ha dicho que su maldad y su crueldad infinitas, a la luz de la medicina moderna, se debían a tres posible causas: encefalitis, epilepsia o hipertiroidismo. Sin embargo, él mismo, siglos antes, definió su demencia con una palabra inventada: adiatrepsia, y la describió como “la desfachatez que nos permite imponer por la fuerza hasta el más salvaje de nuestros deseos”. Los que conocemos bien los efectos que tiene la influencia del enemigo sobre una especie caída como la humana, sabemos que hay otro nombre moderno para definir a éste tipo de personas: psicópata y narcisista maligno, trazos de personalidad sangrienta y desequilibrada que generalmente vemos en la gente que está siendo utilizada por la obscuridad.

Como fue de temer desde un principio –desde que usaba aquellas pequeñas “calígulas” en sus pies– su poder cruzó todos los límites humanos y divinos: relaciones incestuosas con sus hermanas, también obligadas a prostituirse, y posiblemente el mismo y repugnante cuadro con sus cuatro esposas: Junia Claudilla, Livia Orestila, Lolia Paulina y Milonia Cesonia. Por ejemplo, a Livia Orestilia la violó en la ceremonia de esponsales… ¡y la repudió pocos días más tarde! Calígula fue un exhibicionista sádico que se acostaba con actores, con grupos de prostitutas baratas, etcétera; en ocasiones prohibía a mujeres de la nobleza a las que había violado que se acostaran después con otro hombre, pues debían sentirse muy honradas.

Con tanta sangre corriendo, como el agua, bajo los puentes, la suerte de Calígula estaba echada: a sus 29 años y en el cuarto de su reinado, el 24 de enero del 41, fue apuñalado en el Monte Palatino por un grupo de conspiradores pretorianos y senadores al mando del prefecto Casio Querea… de quien Calígula se burlaba sin cesar llamándolo “afeminado” y “el peor recaudador de impuestos del imperio, un incompetente sin igual”. Aun caliente su cadáver, y para restaurar la República, los pretorianos ungieron emperador a Claudio, tío de Calígula… que inmediatamente mandó matar a los asesinos de su sobrino.

A diferencia de Nerón, que al morir con una espada clavada en su cuello dijo “¡Qué artista pierde el mundo!” al mismo estilo narcisista del tío, no hay constancia de que Caligula haya derramado unas últimas palabras. Pero lo había hecho, más audaz y megalómano, al presentarse ante el pueblo de Roma… ¡como un dios! Y como todo dios de ese cariz, con caprichos funambulescos: en su caso, la devoción por su caballo Incitatus, al que otorgó un cargo político en el Senado. En verdad, más de uno: cónsul y sacerdote.

¿Por qué Caligula fue el monstruo que fue? Según Suetonio, por la epilepsia que padeció en su juventud, “que lo impulsaba por las noches a hablar con la luna”. Delirios parecidos siguen sucediendo a la gente, solo que ahora hablan con “ángeles, dioses, extraterrestres, maestros ascendidos” etc…  Juvenal, en cambio, sostiene que “alguien le hizo tomar una poción que lo volvió loco”. Plinio el Viejo recuerda que “Caligula no aprendió a nadar, pese a que era un arte obligatorio de la educación imperial, porque la luz reflejada en el agua podía provocarle un ataque mortal”.

Su precoz llegada al trono generó una fiesta brutal: durante los tres primeros meses de su reinado fueron sacrificados en su honor más de ciento sesenta mil animales. Lo que empezó con sangre, terminó con sangre. Y siguió con palacios fastuosos, templos, teatros, anfiteatros, acueductos, enormes circos, el monumental obelisco, puentes, vías de agua que Calígula atravesó a lomo de Incitatus y portando la coraza de Alejandro Magno (la robó en el Museo de Alejandría), y se hizo construir uno de los dos mayores barcos del mundo antiguo. El suyo, un palacio flotante con pisos de mármol y un prodigioso sistema de cañerías para asegurarse agua fría y caliente en todo tiempo y latitud.

Recorrió muchos lugares vestido de dios y semidiós, haciéndose llamar Hércules, Mercurio, Venus, Apolo, Júpiter… incluso en el Senado. Fuentes contemporáneas (Filón de Alejandría y Séneca) fueron tajantes: “Calígula era un demente irascible, caprichoso, derrochador, enfermo sexual, se acostaba con las esposas de sus súbditos, mataba por pura diversión, sus gastos desmesurados causaban hambruna, y convirtió su palacio en un burdel”.

Estas tendencias corrían de familia: El emperador Tiberio, según cuentan algunas fuentes históricas, fue un pedófilo de lo más imaginativo. En su retiro en la isla de Capri, al señor le gustaba nadar dentro de grutas con grupos de muchachos ataviados como pececillos, que le “mordisqueaban en sus partes” mientras nadaba. A lo largo de su mandato, Tiberio vio desaparecer con una serie de oportunas muertes a todos aquellos aspirantes a arrebatarle su mandato.

Este tipo de psicopatía generada por la combinación del ego del hombre, las prácticas paganas y sentirse “un dios” (como la nueva era, que es paganismo reempacado, intenta hacernos creer que somos) y la influencia del enemigo, no nos sorprende, y menos cuando sabemos que personas en el poder, dirigentes, mandatarios actualmente viven a escondidas una vida similar a la de los Césares con todo tipo de abusos sexuales, gastos y lujos para aplacar sus ansias de placer y de poder.

Volviendo a Nerón, la familia imperial tuvo el temor de que cuando Caligula fue asesinado, habría un golpe contra toda la familia, y por tanto Nerón estuvo en riesgo, pero lo sobrevivió y se convirtió en emperador. Nadie hubiera pensado cuando nació que tenía oportunidad de ser el César, ya que pensaban que Caligula duraría más tiempo, y que tendría hijos varones para sucederlo, pero con la muerte temprana de Caligula, las cosas cambiaron y Nerón obtuvo la posibilidad de ser César.

Claudio César se casó con su cuarta esposa, Agripina, quien ya tenía a Nerón de un matrimonio anterior. Nerón era más grande de edad que el hijo de Claudio, y con la presión de Agripina, Nerón fue adoptado, lo cual lo puso en una mejor posición en comparación con el hijo biológico de Claudio, y quedó como el heredero al trono a la muerte de Claudio César.

A medida que pasó el tiempo, Claudio César se empezó a preocupar por el comportamiento de Nerón. Notaba que era un chico muy extraño, raro, inestable, y Claudio pese a haber favorecido a Nerón a un inicio, empezó a dar señales de preferir a su hijo más joven y de empezar a mover los hilos para que fuese el siguiente emperador. Eso no le gustó a Agripina, quien le sirvió una mezcla de ciertos hongos y mató a Claudio César muy al estilo de telenovela de horror.  Eso llevó a Nerón al trono, a la muerte de su padre adoptivo.

Nerón fue el emperador más joven de Roma. En sus primeros años las cosas no estuvieron tan mal porque Nerón era un jovencito, y estaba siendo tutelado y guiado por varios consejeros como Seneca, el conocido filósofo que era muy prudente en sus consejos y quien tenía influencia en el senado, Burrus quien era el líder de los pretorianos y quien era muy competente políticamente, y entre ellos dos trajeron estabilidad,  y también  Agripina la madre de Nerón estuvo involucrada dirigiendo la cuestión política. Nerón por su parte, no estaba interesado en la política, como jovencito que era, tenía otros intereses, así que los primeros años fueron estables y en calma. Nerón a medida que crecía siguió dando señales de tener una mente inestable, y un desarreglo emocional que cada vez fue más evidente. Tácito narra que Nerón se salía a las calles por la noche con sus amigos y se iban a vandalizar, lanzando ladrillos a las ventanas, y cuando la policía los arrestaba, él se quitaba la ropa que lo encubría y se revelaba como el emperador. Naturalmente, no podían hacer nada en su contra… cualquier similitud con los hijitos adolescentes de los presidentes actuales, no es mera coincidencia… por lo visto no hay nada nuevo bajo el sol.

Estos deslices en la juventud de Nerón no afectaban al imperio de momento, pero revelaron la inestabilidad que tenía y le crearon una mala reputación. Agripina misma se empezó a dar cuenta de que Nerón tenía problemas de carácter y habilidad de gobernar, y ella misma empezó a alejarse de Nerón y a apoyar al hijo biológico de Claudio César para realizar un golpe de estado contra Nerón que le permitiera a él convertirse en emperador. Nerón se enteró de esto, y en un acto de matricidio, asesinó a su madre, de quien también se tuvieron rumores de que ella tenía que ver sexualmente con su hijo. Estos temas de incesto sabemos que se dan mucho en sociedades paganas, ya que desde Semiramis y Tamuz vemos el mismo patrón. Al momento de ser asesinada, Agripina pidió que primero se le apuñalara el vientre, porque fue su vientre el que trajo a la vida a “este monstruo” (en sus propias palabras). Posteriormente Burrus murió y Seneca fue ejecutado (forzado a suicidarse) por lo cual cuando Nerón llegó a los 20 años, ya no tenía ninguna influencia que pudiera controlarlo.

Nerón siguió su proceso narcisista y destructivo. Mató a patadas a su esposa embarazada, Popea; se casó con dos actores, uno de los cuales, Sporus, fue castrado para que le sirviera de “esposa”. El amaba los conciertos y requería que la gente asistiera a la fuerza. Se les requería que se quedaran sentados por horas escuchando el concierto, donde él cantaba y tocaba música. No dejaba que la gente siquiera fuera al baño, hay historias de Tácito que afirman que hubo mujeres que tuvieron que parir durante el concierto porque no las dejaron salir…creo que esto nos da idea del nivel de psicopatía y narcisismo de Nerón.

Eventos importantes que pasaron durante el reinado de Nerón fueron los viajes del apóstol Pablo a Grecia y Turquía. Uno de los momentos más importantes de los viajes de Pablo fue en Efeso, donde estaba el templo de Artemisa o Diana, y era un centro religioso pagano muy importante, a donde fue a testificar a los paganos sobre los engaños de su religión.

Los siguientes años Nerón se puso aún peor… puedes encontrar mucha historia de sus abusos y crueldad, pero comentaremos algunos aspectos para que entiendas porqué se le consideró como la bestia y porqué es evidente que estaba totalmente controlado por la obscuridad. Sus actividades sexuales perversas eran bien conocidas, le gustaba derramar sangre, y la gente de Roma sabía que estaban bajo una persona muy desequilibrada. En el año 64 sucedió el gran incendio de Roma, y un tercio de la ciudad se quemó, y se dio de inmediato la sospecha de que Nerón había sido el responsable del incendio. Tan pronto se enteró del incendio, Nerón regresó de sus vacaciones a Roma, y trató de posar como el salvador del incendio. Les dio ropa y comida a los damnificados emulando el populismo actual que sabemos que los políticos usan para quedar bien, y con eso se anotó algunos puntos buenos en su popularidad, los cuales se volvieron a desvanecer cuando pocas semanas después del incendio, Nerón mostró unos planos muy elaborados para reconstruir la sección quemada de la ciudad, que estaban tan detallados, que todos supieron que esos planos se tenían que haber hecho antes incluso del incendio, y creció la sospecha de que Nerón había sido el responsable del incendio. Esa sospecha se reforzó cuando intentó cambiar el nombre de Roma por “Nerópolis”. Para quitar las sospechas sobre sí mismo, decidió culpar del incendio a los Cristianos. Para esos tiempos, la población Cristiana había crecido lo suficiente como para que Nerón los utilizara para culparlos, y por primera vez los Cristianos quedaron bajo el radar del imperio Romano.

Por supuesto, el castigo para los Cristianos decretado por Nerón fue especialmente brutal, donde los crucificaba y los encendía para usarlos como antorchas para iluminar sus fiestas en la noche. Esta persecución imperial se expandió por todo el territorio romano por varios años, y especialmente los líderes Cristianos fueron sometidos a todo tipo de abusos, muchos los asesinaron y a otros los exiliaron como sucedió con Juan, a la isla de Patmos. Pedro en el Nuevo Testamento anuncia que no deben sorprenderse de las duras pruebas que se vendrían y lo que refleja este momento de persecución. Como hemos dicho antes, los Cristianos siempre han sido perseguidos, cuando no ha sido de manera física con violencia y muerte, ha sido como hoy en día, con burla y desacreditamiento.  En el pasado, los primeros perseguidores de los Cristianos fueron los Judíos, y ahora se les unían los Romanos. 

El historiador romano Tácito habló de la “naturaleza cruel” de Nerón que “mató a tantos hombres inocentes”. Él registra la escena en Roma cuando la persecución de los Cristianos estalló: “Y su muerte se agravó con burlas, de modo que, envueltos en pieles de bestias salvajes, fueron despedazados por los perros, o atados a las cruces para ser puestos en fuego, que cuando cayera la oscuridad podrían quemarse para iluminar la noche”. Los Cristianos fueron crucificados, decapitados, quemados vivos y usados ​​como antorchas para iluminar los jardines del palacio. Históricamente, Nerón es el que persiguió a los Cristianos más allá de toda comparación. El destierro de Juan a Patmos (donde escribió el libro de Apocalipsis) fue en sí mismo el resultado de la gran persecución de Nerón. El apóstol Pablo fue torturado y luego decapitado por Nerón en Roma en el año 67 d.C. El apóstol Pedro, quien fue crucificado boca abajo, fue otra víctima de Nerón.

Como señala Eusebio: “Nerón fue el primero de los emperadores que se mostró enemigo de la religión divina”. Sulpicius Severus concuerda: “Primero intentó abolir el nombre de Cristiano”. El historiador romano Tácito señala a aquellos que fueron perseguidos como “aquellos que fueron llamados vulgarmente Cristianos”. El historiador romano Suetonio coincide, ya que en una lista de las pocas contribuciones “positivas” de Nerón como emperador, incluye el hecho de que Nerón persiguió a los cristianos: “Durante su reinado, muchos abusos fueron duramente castigados y sofocados, y no menos nuevas leyes se hicieron: un castigo fue infligido a los cristianos, una clase de hombres dados a una nueva y tonta superstición “.

La bestial crueldad de Nerón se evidencia en los escritos del historiador romano Suetonio, quien habla de la crueldad de Nerón que se evidenció desde una edad temprana y quien menciona: ”ni la discriminación ni la moderación [se emplearon] en matar a quien quisiera matar bajo algún pretexto”. Suetonio señala que Nerón “obligó a cuatrocientos senadores y seiscientos soldados romanos, algunos de los cuales de reputación impecable, a luchar en la arena”.

El naturalista romano Plinio el Viejo describió a Nerón como “el destructor de la raza humana” y “el veneno del mundo”. El escritor satírico romano Juvenal habla de “la tiranía cruel y sangrienta de Nerón”. En otra parte, él llama a Nerón un “tirano cruel”.

Apollinius de Tyana, un contemporáneo de Nerón, menciona específicamente que Nerón fue llamado una “bestia”: “En mis viajes, he visto muchas bestias salvajes de Arabia y la India, pero esta bestia, que comúnmente se le llama tirano, no sé cuántas cabezas tiene, ni si tiene garras, y si esté armado con horribles colmillos… de las bestias salvajes no se puede decir si alguna vez mataron a su propia madre, pero Nerón sí que lo hizo”.

Nerón se fue poniendo cada vez más errático en los siguientes años, estaba paranoico, y finalmente los pretorianos armaron un plan para asesinarlo, del cual Nerón se enteró y escapó a Grecia, allí fue aprehendido, donde le pidieron que se suicidara o que lo matarían, y donde dijo sus últimas palabras: “qué gran artista pierde el mundo”… sencillito y carismático hasta la muerte este señor… y no dudamos que muchos “artistas” que están bajo el servicio del enemigo, todavía piensan eso mismo, y es que si hay una patología que se desarrolla en la humanidad caída, es el narcisismo.

Hablemos ahora un poco sobre “la marca de la bestia”, que actualmente tanto se discute en internet como un microchip. Hay que entender a lo que se refiere en la Biblia de tal modo que dejemos de lado las especulaciones, y aunque se llegase a un punto en el cual la agenda transhumanista ponga chips a las personas, debemos entender exactamente lo que la Biblia dice sobre la marca de la bestia en el caso específico de Apocalipsis.

¿Qué es una marca?

Se coloca una marca (sello, signo) sobre la frente o las manos, ya sea como un signo de una maldición o como un signo de redención:

Génesis 4:15: Dios pone una marca a Caín, para que nadie lo mate.

Éxodo 28: 36-38: los sacerdotes de Dios llevaban una placa de oro en la frente, que simbolizaba al hombre redimido.

Éxodo 13: 9,16, Deuteronomio 6: 6,8; 11:18: Una marca en la frente y la mano era un símbolo de total obediencia a la Ley de Dios.

Salomón 8:6 : un sello sobre el corazón y el brazo simboliza el amor por alguien.

Isaías 49:16: Dios ha grabado en su pueblo en las palmas de sus manos como una señal de que no los olvidaría.

Ezequiel 9: 4: Una marca en la frente era indicativa de su lealtad al Señor en medio de la abominación.

Apocalipsis 13: 16-17: La bestia también pone una marca en la mano o en la frente de sus seguidores. Esta marca es su nombre (que representa el personaje).

Apocalipsis 14: 9-11; 16: 2; 19:20: Aquellos que reciben la marca de la bestia (adoran a alguien que no sea Dios) serán atormentados.

Apocalipsis 9: 4: Los que no tienen el sello de Dios en su frente serán atormentados. ¡La marca de la bestia se contrapone con la marca de Dios!

Apocalipsis 20: 4: Aquellos que no reciban la marca de la bestia serán los guardianes de los mandamientos de Dios y tendrán el testimonio de Jesús.

Apocalipsis 15: 2: Guardar la Palabra de Dios es vencer y ser victorioso sobre la marca, el nombre o el carácter de la bestia.

Apocalipsis 3:12: El nombre de Dios se escribirá sobre los que venzan.

Apocalipsis 7: 3; 14: 1; 22: 4: ¿Dónde se escribirá el nombre de Dios? ¡Será sellado en sus frentes!

Apocalipsis 19:13: ¿Cuál es exactamente el nombre de Dios que se escribirá en sus frentes? Es la Palabra de Dios (Ver también Juan 1: 1,14). En otras palabras, las Escrituras, la Palabra de Dios, estarán en sus corazones, mentes y almas.

Bíblicamente, un nombre representa el carácter de una persona. Dios quiere sellar su nombre, su carácter, su Ley en nosotros (Isaías 8:16). El carácter de Dios es la Ley de Dios, y se describe en la Palabra de Dios. La Ley de Dios se escribirá en nuestros corazones y mentes (frentes), Hebreos 10:16, Ezequiel 11:19; 36:26.

La bestia, y el enemigo, también pretenden poner su marca en las personas. La gravedad de asumir la marca de la bestia nos enseña que el Señor exige una obediencia y una dedicación inquebrantable. La bestia representa el arquetipo del estado tiránico, que se opone a la Palabra de Dios y la Ley de Dios. Una marca de la bestia “actual” sería sucumbir a lo que la sociedad actual pide hacer, aún si esto va en contra de la Ley de Dios.

En las Escrituras, la bestia se define como reyes o emperadores, Césares como Nerón (Daniel 7:17, Apocalipsis 17: 10-12) y reinos hechos por el hombre (Daniel 7: 18,23, Apocalipsis 16:10) que tienen poder para hacer la guerra y matar ( Apocalipsis 11: 7; 17:14). La bestia es un gobierno, con gobernantes y ejércitos, que están en contra de Dios y sus siervos (Apocalipsis 19:19). Jesús dijo: “El que no está conmigo, está contra mí” (Mateo 12:30, Lucas 11:23). Los gobernantes que hacen cumplir leyes contrarias a la Ley de Dios, son también considerados como la bestia.

Los seguidores de la bestia reciben su marca de propiedad; sumisión a la ley impía y anticristiana. La marca en Apocalipsis no debe tomarse literalmente. Es una alusión al símbolo del Antiguo Testamento de la total obediencia del hombre a Dios, y se erige como una advertencia de que Dios exige un compromiso total en todas las áreas de la vida. Los Cristianos no pueden transigir (2 Cor.6: 14-18). El estado no es absoluto, está bajo la autoridad de Cristo (Salmo 2, Mateo 28:18); es un instrumento de Dios (Romanos 13: 1-7). Un estado no tiene licencia para hacer lo que quiera.

¿Quién le da poder a la bestia? El dragón (Apocalipsis 13: 2,4). Este dragón es el espíritu de Satanás (Apocalipsis 12: 9). Los que tienen el espíritu de Satanás hacen guerra contra aquellos que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo (Apocalipsis 12:17). El Señor Dios se ha revelado a Sí mismo como Dios, pero el espíritu de Satanás era el dios y el príncipe de este mundo, y desea cegar a las personas (2 Corintios 4: 4 Juan 12:31).

El gobierno de los Estados Unidos tiene una computadora llamada BEAST (bestia), que se conecta a un satélite mediante GPS. Alimentan un diodo de litio en un chip de computadora llamado MARC (marca), que se coloca en la mano o la frente. Es curioso cómo el gobierno usa intencionalmente descripciones bíblicas para mostrar abiertamente su desafío hacia Dios.

Apocalipsis 13: 16-18 se basa en Ezequiel 8 y 9. La “marca” simbolizaba la condición espiritual de los habitantes de Jerusalén. Los que tenían la “marca” estaban en lealtad con Dios. Sin embargo, en Apocalipsis, la marca se invierte. Es decir, la marca estaba en aquellos que estaban en contra de Dios y tenían lealtad a la “bestia”.

Juan escribió que el número de la bestia implicada en la persecución a los Cristianos “es el número del nombre del hombre, y su número es 666”. Esto nos dice que aquellos que recibieron la “marca” en realidad estaban en lealtad con un “hombre”, una persona real del primer siglo: Nerón, quien era el representante del sistema del dragón en esos tiempos.

Los Cristianos del primer siglo estaban bajo la autoridad militar de Roma, una nación  pagana que adoraba a falsos dioses y que proclamaba abiertamente a sus gobernantes, los Césares, como seres divinos. Todos aquellos bajo la jurisdicción de Roma estaban obligados por ley a proclamar públicamente su lealtad al César quemando una pizca de incienso y declarando: “César es el Señor”. Una vez cumplida esta ley, las personas recibían un documento en papiro llamado “libellus”, que debían presentar cuando la policía romana los detenía, o cuando intentaban comerciar en el mercado romano, lo que aumentaba la dificultad de “comprar o vender” sin esta “marca”. Esta es la esencia de las advertencias bíblicas a los primeros Cristianos en contra de tomar la “marca de la bestia”.

A los católicos podemos advertirles, que asumir divinidad en un Papa, o un sacerdote y darle adoración que solo nuestro Creador merece, puede ser considerado como la marca de la bestia también, ya que es un pecado dar autoridad divina y adoración a alguien que no sea directamente nuestro Dios.

¿Qué pasa con la herida de muerte de la bestia y su posterior resurrección? En este punto, necesitamos reflexionar sobre una serie significativa de eventos históricos de los años 60. Primero, con la muerte de Nerón, la familia fundadora del imperio Romano desapareció del gobierno. Después de la muerte de Nerón fue la extinción de la línea Juliana. Inmediatamente después, el imperio Romano fue lanzado a guerras civiles de horrible ferocidad y proporciones dramáticas. Ante los ojos sorprendidos del mundo, la bestia de siete cabezas (Roma) se estaba derrumbando hacia su muerte, cuando su sexta cabeza (Nerón) fue mortalmente herida con la espada.

El relato detallado de Tácito acerca de la ruina que se le infligió a Roma casi iguala al horror psicológico, la devastación cultural y la carnicería humana que ocurrió en Jerusalén durante la guerra Judía, tal como lo registraron Josefo y Tácito. Las guerras civiles romanas fueron los primeros frutos de la muerte de Nerón. Josefo registra que la destrucción fue tan horrible, que el general Vespasiano, “no fue capaz de extenderse más en otras guerras, cuando su país natal fue devastado”. Josefo está de acuerdo en que durante este tiempo, Roma se acercó a declararse en “ruina”. Él señala que “en esta época fue que cayeron pesadas calamidades sobre Roma por todos lados”.

Pero, ¿qué ocurrió al final de estas agonías? Suetonio nos informa que: “El imperio, que durante mucho tiempo había estado inquieto y, por así decirlo, arrastrado por la usurpación y la muerte violenta de tres emperadores, finalmente fue estabilizado por la familia Flaviana”. Por lo tanto, después de un tiempo de graves guerras civiles, el imperio fue revivido por el ascenso de Vespasiano al poder.

El Apocalipsis analizado

Para poder entender cualquier libro de  la Biblia, tenemos que hacernos la pregunta de cómo lograr tener la interpretación correcta, y esto no solo aplica a la Biblia, sino a cualquier otro documento de la literatura. Hay leyes de sentido común para la interpretación, la primera es que aunque un texto pueda tener varias aplicaciones, fundamentalmente tiene un solo significado. La tarea de todo investigador debe ser encontrar el significado fundamental del texto original. De otro modo caemos en  la confusión.

Tenemos que analizar la intención original del Apocalipsis. La pregunta es: ¿qué es lo que el autor original quería comunicar a los que recibieron el texto, y cómo ellos lo interpretaron? ¿Cuál es la intención del escrito y de quienes lo reciben? Si no hacemos estas preguntas, dejamos de tener objetividad para juzgar el texto.

Hay que también tomar en cuenta el contexto histórico. Se afirma que Apocalipsis es un documento que se escribió aproximadamente en el año 65 o 66 en los inicios de la persecución de Nerón sobre los primeros Cristianos, y fue escrito para iglesias específicas que existían en Asia, de las cuales aun puedes visitar sus ruinas. Estas iglesias eran los que recibían el mensaje y que vivían en una circunstancia específica en esos tiempos.

También debemos preguntarnos cual es el contexto bíblico de Apocalipsis, que es parte integral y muy importante de la Biblia. Hay personas que separan el Apocalipsis, y lo usan de maneras diferentes eliminando la continuidad de la Biblia. No podemos sacar al Apocalipsis de los demás libros de la Biblia, porque estos son una continuidad.

Si vemos cualquier texto en Apocalipsis, hay que preguntarnos si existe alguna guía en el contexto inmediato de ese texto. En el Apocalipsis, encontramos ciertos textos que son difíciles, y otros muy claros, sin embargo, la gente se fija en los textos difíciles e ignora los muy evidentes. La regla es que se use prioridad racional, es decir, primero debo enfocarme en textos claros, explícitos en su significado, y los uso para entender los textos difíciles.

Otro aspecto a tomar en cuenta es el genero en el que esta escrito el libro. La Biblia maneja diferentes estilos: el didáctico, el narrativo, el poético, el apocalíptico. Todos son géneros dentro de las Escrituras. Cuando leas algo en la Biblia o específicamente en Apocalipsis, debes preguntarte a qué genero pertenece lo que estás leyendo. Ya mencionamos que Apocalipsis son visiones espirituales, no son narraciones de algo que sucede literalmente en el mundo físico, son alegorías y comparativos, y por tanto, no deben ser tomadas como literales.

También es importante ver si lo que se está leyendo fue también escrito en otros textos de la Biblia, y bajo qué contexto fueron entendidos.

El tema fundamental del Apocalipsis se anuncia en su primer verso:

Apocalipsis 1 

La revelación de Jesucristo

 La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan,

Es decir, que en el primer verso, vemos que no se trata de algo que va a suceder miles de años en el futuro a nivel geopolítico, eso no es el tema del libro, sino de algo que estaba por pasar en esos tiempos.

Jesús siendo Dios vino a vivir entre nosotros, eso es el tema más importante de la historia humana, vino como Dios eterno y vivió entre nosotros.  Pero si nosotros hubiéramos vivido en esos tiempos, lo más seguro es que ni cuenta nos hubiéramos dado de la presencia de Dios entre nosotros, porque no era evidente que él era el Dios eterno. El vino en la forma de un sirviente, de manera humilde, y se pudiera decir que de manera ordinaria, pues era un hombre, a pesar de también ser Dios.  Llegó un tiempo en que el velo se levantó y pudimos decir: “este es el mesías, el Cristo de la eternidad que estuvo aquí con nosotros”.  El Apocalipsis revela que Jesucristo es el mesías al que debemos seguir y obedecer.

Ese es el tema del libro, y su propósito era dar apoyo a los perseguidos, los Cristianos de esos tiempos son la audiencia original, aunque puede seguirse aplicando este libro para confortar a todos los Cristianos a través de la historia y hasta los tiempos  modernos. Los Cristianos han sido perseguidos, burlados, atacados y hasta asesinados por su fe y por no conformarse a un mundo caído.

Una y otra vez en Apocalipsis se indica que las cosas están “por suceder” o “pronto”. Esto es un gran problema para la gente que piensa que este libro habla del lejano futuro, porque el Griego es totalmente directo, no tiene otros significados, e indica que las cosas allí narradas están por suceder. Y si eso no lo consideramos, y pensamos que estaba hablando de cosas que pasarían miles de años en el futuro, esto hace que el libro del Apocalipsis sea un engaño. La gente que lo leyó en los tiempos de los primeros Cristianos, sabía que la prontitud expresada se refería a que sucedería en días, meses o si acaso los próximos años, y no 2,000 años después.

El mensaje del libro de Apocalipsis es el centro del escrito, y detalla que el reino caído de este mundo ha pasado a ser el reino de Dios y de su Cristo. Es cuando Cristo llega en el medio de la historia de una humanidad caída en manos del enemigo, a recuperar el reino que le fue usurpado por Satanás, y recuperar la autoridad sobre la humanidad como el rey del universo. Luego asciende al trono, y de este modo se inaugura el reino y la era mesiánica. Hay un desmantelamiento del Antiguo Testamento para dar paso al nuevo pacto. Y aquellos que se aferraron al antiguo pacto, fueron desaparecidos junto con ese pacto. Eso nos debe poner a pensar bastante sobre los judaizantes actuales, así como los judíos que siguen aferrados al pacto anterior.  Apocalipsis habla de la inauguración del nuevo pacto firmado en la sangre de Cristo. Se anuncia lo nuevo en Apocalipsis, y se profetiza sobre el juicio vertido sobre Jerusalén y el inicio de una nueva era en Cristo.

Apocalipsis tiene cuatro partes principales: la primera parte nos presenta al Mesías. La misma introducción nos dice que es la revelación de Jesucristo que Dios le dió para comunicarla a través de Juan. La segunda parte son las cartas a las siete iglesias, de las cuales Juan era responsable: Pérgamo, Esmirna, Efeso, Thiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea, y escribe cartas a cada uno, señalando las debilidades y fortalezas de cada una. Mucha gente piensa que estas iglesias representan estilos actuales de iglesias modernas. La tercera parte es el mensaje principal, y la cuarta es la bendición y conclusión.

¿Cuál es el mensaje de Apocalipsis? si lo haz leído, verás que está organizado en 3 tandas, cada una con siete elementos: siete sellos, siete trompetas y siete copas, que son la estructura del mensaje.

Hablemos de los 7 sellos: se muestra un rollo escrito de ambos lados, pero sellado con 7 sellos. Si hubiéramos vivido en la Roma del primer siglo, hubiéramos de inmediato entendido que ese rollo se refiere a un testamento. Así era como la realeza heredaba sus propiedades: redactaban un escrito por ambos lados para que no pudiera ser modificado, y estaba sellado por 7 testigos. Solo en presencia de esos 7 testigos tras la muerte de la persona, se podía abrir el testamento. El nuevo testamento se basa en la muerte del testamentario (Jesús),  este era el nuevo pacto, el nuevo testamento, basado en su muerte y resurrección y sellado con su sangre.

Los sellos son removidos y eso inicia todo lo que sucedería en los últimos días del pacto antiguo…como verás, no habla de los últimos días del planeta Tierra sino del pacto del antiguo testamento.

Las trompetas son instrumentos para anunciar algo, ya sea guerra, paz o alguna señal de algo que está por pasar. Tenemos el anuncio de los juicios y de la redención en el nuevo pacto inaugurado por Cristo,  y corresponden las copas a su ejecución, por lo cual las trompetas y las copas se corresponden las unas con las otras.

El libro de Apocalipsis se inicia en un santuario en el Cielo. Juan es “transportado” a un lugar donde ve el trono. Este tema de ser “transportado” es similar a lo que narra el apóstol Pablo, diciendo que fue transportado al Cielo, y que ignora si fue en la carne o solo en el espíritu. Sabemos que espiritualmente, un alma a puede ser transportada al Cielo, a otra dimensión, y muy rara vez lo ha usado nuestro Creador con objetivos muy precisos, incluso el apóstol Pablo dijo que escuchó cosas que a ningún humano se les permite repetir, lo cual nos indica que nuestro Creador recurrió a este tipo de experiencias solo en casos muy necesarios. El enemigo en sus engaños espirituales transfiere a la gente en viajes astrales, y lo hace con mucha frecuencia pues le interesa  utilizar el aspecto de las experiencias espirituales para engañar y manipular el ego y la psique humana.

El ver el trono de Dios nos da a entender que estas revelaciones vienen de su reino. Juan está rodeado de 24 ancianos, que representan a la gente de Dios desde el inicio de los tiempos, ya que 24 es un múltiplo de 12, y eran 12 tribus, 12 apóstoles, etc. Estos ancianos representan a la gran familia de Dios a través del tiempo, quienes adoran a los pies del Dios soberano.  Se habla de un mar de cristal, dando la implicación del agua, y de que no se puede venir ante Dios si no ha sido uno “lavado”, como las aguas del bautismo lavaban lo impuro.

Hay cuatro criaturas vivas, que son la representación de la creación de Dios: el león, el toro, el hombre, el águila. Todos se unen a una celebración frente al Creador.

En el capítulo 4 se celebra a Dios como el Creador, en el capitulo 5 se celebra a Dios como Redentor. El capitulo 5 se centra en el simbolismo de la redención por el nuevo pacto, anunciado en el Antiguo Testamento pero realizado en Cristo. Hay un rollo con 7 sellos, pero no parecía que nadie pudiera abrirlo, es como si se quisiera leer un testamento, pero no hubiera nadie con la autoridad para abrirlo, así que parecía que todo estaba perdido para la humanidad. Juan llora porque no parece haber nadie que merece abrir los sellos, pero luego se nos hace saber que sí hay alguien: el león de la tribu de Judá, que es el cordero que fue sacrificado. El puede abrir el rollo, e inaugurar el nuevo pacto que le permitirá a la humanidad tener salvación. Hay una gran celebración por ello, y mucha adoración a nuestro Creador.

Noten como en el capítulo 5 dice:

Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.

Es importante que sepas que la gente de Dios REINA actualmente y en la historia. No es que los veas con puestos de poder político o como reyes con muchos lujos y dinero. Por lo general la gente que “reina” en este mundo caído, reina para Satanás, pero la gente de Dios reina espiritualmente. Es el poder y autoridad que viene a través de conocer la verdad, y de usar la espada que procede de la boca de Cristo, es decir la Biblia. No hay poder más grande para conocer la verdad, para ser salvos y para deshacer las obras del enemigo, que la Biblia, porque es la Palabra de quien nos creó, y es la verdad. Ese poder una y otra vez en la historia ha empujado hacia atrás las puertas del infierno, y a medida que entendemos la Biblia y la compartimos a un mundo que la necesita desesperadamente, estamos reinando con Cristo en la tierra.

El capitulo 6 es el rompimiento de los sellos. La apertura de los sellos representa la llegada del nuevo pacto y la forma tumultuosa como termina el antiguo pacto. Aquí entran los 4 jinetes del Apocalipsis:

1.- El primero es Cristo mismo, el Mesías, en su caballo blanco. Va a vencer y luego a ascender al trono reconciliando a la humanidad consigo. Es un proceso gradual, que crece como una semilla de mostaza a través de la historia humana.  Este crecimiento se da a través de la gente de Dios, y sigue por una indeterminada cantidad de tiempo, no sabemos hasta cuando, pero tal como el apóstol Pablo dice, “El debe reinar hasta que haya puesto a todos sus enemigos bajo sus pies.”

2.- El caballo rojo anticipa las guerras y rumores de guerras, el caballero retira la paz de la tierra, y es responsable de que la gente se mate unos a los otros, y se tiene amplia evidencia de que eso es lo que pasó en los años antes de la caída de Jerusalén. Los rumores de guerra se difundieron también alrededor del imperio romano, y pareciera que no solo Jerusalén, sino todo el imperio romano se colapsara en guerras civiles en esos momentos. Todo se estaba desmoronando políticamente en Roma tanto como en Jerusalén.

Jesús lo predijo:

Mateo 24:6-8

Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin.

Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares.

Y todo esto será principio de dolores.

Jesús se refiere al fin DEL VIEJO PACTO, no al final del mundo.

El mejor testigo de estos eventos alrededor de Jerusalén fue Flavio Josefo. El escribió con muchos detalles sangrientos lo que estaba pasando en Jerusalén y en las áreas vecinas durante estos tiempos. El detalla por ejemplo lo siguiente:

“Cada ciudad estaba dividida en dos armadas que peleaban una contra la otra, y la victoria de una era la destrucción de la otra, así que pasaban los días derramando sangre, y las noches con miedo… era común ver las ciudades llenas de cuerpos de personas muertas, sin enterrar, y los cuerpos de ancianos con los de niños y mujeres, todos muertos y sin estar cubiertos de su desnudez, todo eran imágenes de calamidades y prácticas barbáricas”.

Flavio Josefo lo describió todo con mucho detalle, casi al punto de que puedes quedar con nauseas después de leer lo que estaba sucediendo.

3.- El caballo negro: la hambruna. El tipo de hambruna que se vivía cuando una ciudad era sitiada, que incluso da paso a situaciones de canibalismo.

Escuchamos de una inflación exagerada en momentos de guerra como lo cita Apocalipsis :

Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente, que decía: Ven y mira. Y miré, y he aquí un caballo negro; y el que lo montaba tenía una balanza en la mano.

Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario; pero no dañes el aceite ni el vino.

Aquí se detallan los precios inflados debido a la guerra, y el hecho de que algunas personas fuera de Jerusalén tenían abundancia de alimento, mientras que en Jerusalén se estaban muriendo de hambre. 

Esto es un cumplimiento con lujo de detalle de lo que Moisés había predicho: el pacto con Moisés prometía muchas bendiciones por obediencia, pero también muy duros castigos por desobediencia. En Levítico 26 y Deuteronomio 28 las advertencias fueron detalladas. Si lees lo que Moises predijo en esos dos capítulos, y lo comparas con lo que pasó en Jerusalén, verás que se cumple exacto el castigo predicho.

Como ejemplo, veamos Deuteronomio 28:

52 Pondrá sitio a todas tus ciudades, hasta que caigan tus muros altos y fortificados en que tú confías, en toda tu tierra; sitiará, pues, todas tus ciudades y toda la tierra que Jehová tu Dios te hubiere dado.

53 Y comerás el fruto de tu vientre, la carne de tus hijos y de tus hijas que Jehová tu Dios te dio, en el sitio y en el apuro con que te angustiará tu enemigo.

Josefo dio amplia evidencia de que eso fue precisamente lo que pasó, a medida que Jerusalén cayó en la peor hambruna que los llevó al canibalismo por la desesperación de la gente durante el sitio de Jerusalen. El detalla lo siguiente:

“A medida que la hambruna creció, los horrores se hicieron peores. Donde no había comida, los hombres se metían a las casas, y si encontraban algún alimento, golpeaban a sus habitantes por haberse negado a compartirlo, y si no encontraban alimento, los torturaban para ver si habían escondido la comida”.

Cuando se lee a Josefo, el testigo más cercano de estos eventos, y se compara con lo predicho por la Biblia, es impresionante como todo tuvo cumplimiento.

4.- El caballo amarillo, que representa la muerte a través de la espada (guerra), hambruna, plagas, bestias salvajes de la tierra. Esto hace paralelo de nuevo con Levítico 26 y Deuteronomio 28, y esto se anuncia repetidamente en profetas como Ezequiel. Estos cuatro jinetes del Apocalipsis detallan lo que estaba pasando en el siglo I, en esos tiempos de tribulación.

Los primeros 4 sellos hablan del aspecto de juicio, mientras que los últimos 3 sellos hablan del aspecto redentor.

El quinto sello es el llanto de los mártires, y nos da una imagen de las almas bajo el altar :

Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían.

10 Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra?

11 Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos.

Estas son las almas de todos los mártires de Dios, Jesús mismo dijo que era imposible para un profeta morir, excepto en Jerusalén. La sangre de los mártires clama como si fuera sangre debajo de su altar, pues fueron sacrificados por defender su fe. Y si nos preguntamos quienes fueron los que causaron tales sacrificios, vemos que fueron la élite religiosa, los sacerdotes en el poder en Jerusalén, los mismos que mataron a Cristo y engañaron a las personas, a los que Jesús reprendió en Mateo 23, y que son responsables de esa sangre. Te recomendamos leer Mateo 23 completo, pero el pasaje específicamente sobre la sangre de los mártires es el siguiente:

29 !!Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque edificáis los sepulcros de los profetas, y adornáis los monumentos de los justos,

30 y decís: Si hubiésemos vivido en los días de nuestros padres, no hubiéramos sido sus cómplices en la sangre de los profetas.

31 Así que dais testimonio contra vosotros mismos, de que sois hijos de aquellos que mataron a los profetas.

32 !!Vosotros también llenad la medida de vuestros padres!

33 !!Serpientes, generación de víboras! ¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno?

34 Por tanto, he aquí yo os envío profetas y sabios y escribas; y de ellos, a unos mataréis y crucificaréis, y a otros azotaréis en vuestras sinagogas, y perseguiréis de ciudad en ciudad;

35 para que venga sobre vosotros toda la sangre justa que se ha derramado sobre la tierra, desde la sangre de Abel el justo hasta la sangre de Zacarías hijo de Berequías, a quien matasteis entre el templo y el altar.

36 De cierto os digo que todo esto vendrá sobre esta generación.

Fíjate en la última frase: Todo esto vendrá sobre esta generación. Les está hablando a los Judíos de ésa generación. Por tanto vemos que Apocalipsis lo que hace es narrarnos exactamente el juicio que Jesús predijo.

Tenemos luego el sexto sello: es una descripción de un proceso de destrucción de una autoridad política: habla de un terremoto, de que el sol se obscurece y la luna se pone roja, y las estrellas del cielo cayeron a la tierra. La gente que no conoce el lenguaje simbólico espiritual ni poético que se encuentra en la Biblia, tiende a querer tomar como literal todo lo que aquí se menciona. Pero este lenguaje del sol negro y la luna roja y las estrellas que se caen, es típico del lenguaje simbólico que se usaba en el Antiguo Testamento para describir un colapso político. Cuando todo colapsa, cuando la anarquía controla, es como si el cielo se nos cayera. De este mismo modo los profetas del Antiguo Testamento hablaban, y no por ello la gente esperaba que realmente el sol se pusiera negro o las estrellas se cayeran.

Isaías 13 es un buen ejemplo:

He aquí el día de Jehová viene, terrible, y de indignación y ardor de ira, para convertir la tierra en soledad, y raer de ella a sus pecadores.

10 Por lo cual las estrellas de los cielos y sus luceros no darán su luz; y el sol se oscurecerá al nacer, y la luna no dará su resplandor.

Lo que estaba describiendo Isaías fue el colapso de Babilonia, no ciertos eventos astronómicos literales. Un siglo anterior, Babilonia atacó a Egipto, y Ezequiel 32 describe la experiencia de los egipcios como sigue:

Y regaré de tu sangre la tierra donde nadas, hasta los montes; y los arroyos se llenarán de ti.

Y cuando te haya extinguido, cubriré los cielos, y haré entenebrecer sus estrellas; el sol cubriré con nublado, y la luna no hará resplandecer su luz.

Haré entenebrecer todos los astros brillantes del cielo por ti, y pondré tinieblas sobre tu tierra, dice Jehová el Señor.

Esta es la forma de describir a través de simbolismo el caos político que sucedería. El mismo Pedro utilizó esta forma de expresarse hablando de la venida del Espíritu Santo en Hechos 2:

Y daré prodigios arriba en el cielo,
Y señales abajo en la tierra,
Sangre y fuego y vapor de humo;

20 El sol se convertirá en tinieblas,
Y la luna en sangre,
Antes que venga el día del Señor,
Grande y manifiesto;

21 Y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

Estos son ejemplos de la forma como se utiliza este lenguaje simbólico, y cuando queremos aplicar esto literalmente en el libro del Apocalipsis, nos encontramos con  todas las teorías que vemos en internet sobre el final del mundo, los 3 días de obscuridad, las lunas de sangre, y todos esos blogs y videos los cuales están ganando dinero a costa de la ignorancia Bíblica de la gente. Si a eso agregamos las “profecías” de la supuesta Virgen que coinciden con estos escenarios fatalistas, sabemos quien está detrás de todas esas profecías falsas y de la gente que lucra confundiendo a las personas sinceras.

Este sello también comenta que los líderes de la tierra ( y recordemos que la tierra NO se refiere a todos los países del planeta, se refiere específicamente a los territorios que están involucrados en estos tiempos ) se escondería en cuevas y que pedirían a las montañas que cayeran en ellos, para esconderlos de la ira del Señor que fue crucificado en esa ciudad. Jesús lo predijo cuando iba en camino a ser crucificado, como leemos en Lucas 23:

27 Y le seguía gran multitud del pueblo, y de mujeres que lloraban y hacían lamentación por él.

28 Pero Jesús, vuelto hacia ellas, les dijo: Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí, sino llorad por vosotras mismas y por vuestros hijos.

29 Porque he aquí vendrán días en que dirán: Bienaventuradas las estériles, y los vientres que no concibieron, y los pechos que no criaron.

30 Entonces comenzarán a decir a los montes: Caed sobre nosotros; y a los collados: Cubridnos.

Hay un fragmento donde leemos sobre la protección de la gente de Dios, habla de los 144,000 de las 12 tribus, estos son Cristianos que eran Judíos y que ahora son protegidos por el sello de Dios, así que pese a todos los cataclismos y la destrucción alrededor de ellos, ellos están protegidos. Al mismo tiempo, se habla de una gran cantidad de creyentes que se les unen de todas las naciones, los que se les conocía como gentiles, una multitud de todas las razas y lenguas, alabando con palmas. El punto de esta parte es que Dios protege a los Judíos ahora Cristianos que van a pasar por esa gran tribulación (que no es futura, sino la que ya sucedió con la destrucción de Jerusalén) y que el mensaje Cristiano se expandiría en las siguientes décadas como resultado de los eventos que sucedieron.  Esto significa un cumplimiento de lo dicho en el Antiguo Testamento, donde el Mesías no solo viene a los Judíos, sino a todo el mundo. Esto viene avalado por lo que dice Isaías 49:6

Poco es para mí que tú seas mi siervo para levantar las tribus de Jacob, y para que restaures el remanente de Israel; también te di por luz de las naciones,para que seas mi salvación hasta lo postrero de la tierra.

El séptimo sello son las siete trompetas.

Tenemos de nuevo un esquema de 4 y 3, las 4 primeras trompetas hablan de catástrofes en la tierra, en el mar y en el aire, donde se habla de fuego, y sangre corriendo en el agua y el aire lleno de humo. Se dice que vienen del norte, y de hecho las tropas romanas llegaron por el norte, cruzando el rio Eufrates.

Se nos dice que hubo silencio en el Cielo por media hora. Si fuéramos Judíos que leyeron esto en el primer siglo, hubiéramos entendido que se refería a la hora de oración en el templo. Era un procedimiento de media hora donde el sacerdote tomaba incienso en el lugar sagrado y lo ofrecía en el altar. Esta media hora era una práctica normal para los Judíos. En este caso pasa algo similar, pero es un ángel que sostiene  el incensario, y el incienso son las oraciones de los santos. La gente de Dios está siendo perseguida y atacada no solo en Jerusalén sino en todo el imperio romano, por lo cual ellos oran por protección. El ángel toma el incienso y lo ofrece al altar, sale y como respuesta se inician los juicios que van a suceder para que Dios vindique a su gente.

Las 7 trompetas anuncian el nuevo pacto. Las primeras cuatro definen el colapso de los poderes políticos. La quinta habla de langostas que salen del abismo, en otras palabras, demonios. El abismo describe el lugar donde rigen los poderes diabólicos, sabemos que incluso en la nueva era los seres se presentan como “intraterrenos” y hablan de ciudades etéricas en el interior de la tierra, lo que se equipara con el abismo. Estas fuerzas diabólicas son soltadas,  y la ciudad cae en un estado de anarquía donde cada quien ve por si mismo, y hay caos y miedo, eso se pone peor con el ataque demoníaco, por tanto para Jerusalén es un ataque desde dentro así como desde afuera.

Luego se habla de caballos que respiran fuego, que vienen del norte, que son las fuerzas de los romanos que los van a sitiar.

Justo antes que suene la tercer trompeta, tenemos nuevamente a la gente de Dios mencionada. La primera vez se trató de la protección a la gente de Dios, ahora trata de la misión de la gente de Dios.

Un ángel viene del Cielo con poder, con un librito que representa el mensaje del Evangelio… y le pide a Juan que se lo coma. Esto quiere decir que el evangelio no es solo algo que se habla, sino algo que eres, que pasa a formar parte de ti. Tu interior queda lleno de la Palabra de Dios. Ese simple mensaje que se comparte con el mundo, y da la posibilidad de salvarse a quien lo escuche.

Posteriormente se habla de medir el templo. El medir algo tenía la implicación de protegerlo, pero no se protegerá todo el templo, sino solo el área santa, el lugar de verdadera adoración, y el templo externo deberá ser destruido por los gentiles (romanos). Lo que esto quiere decir es que el templo físico, el visible, será destruído, mientras que la verdadera gente de Dios es protegida y se le comisiona que lleven el mensaje de salvación al mundo.

Los dos testigos traen su mensaje de juicio contra Jerusalén, quien rechazó a su mesías. Estos dos testigos son Moisés y Elías, los dos que estuvieron con Jesús en el momento de su transfiguración, y que representan la ley y los profetas.

Esto nos lleva a la séptima trompeta: es cuando Cristo le dice a sus discípulos que toda la autoridad le ha sido dada, que vayan y hagan discípulos de las naciones. El Cielo ha sido abierto:

15 El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos.

16 Y los veinticuatro ancianos que estaban sentados delante de Dios en sus tronos, se postraron sobre sus rostros, y adoraron a Dios,

17 diciendo: Te damos gracias, Señor Dios Todopoderoso, el que eres y que eras y que has de venir, porque has tomado tu gran poder, y has reinado.

18 Y se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos, y de dar el galardón a tus siervos los profetas, a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra.

19 Y el templo de Dios fue abierto en el cielo, y el arca de su pacto se veía en el templo. Y hubo relámpagos, voces, truenos, un terremoto y grande granizo.

Tenemos después las 7 copas, que son las que ejecutan el nuevo pacto.

Entre los capítulos 11 y 16 son una descripción de lo que pasó en el primer siglo. Se habla de la mujer que tuvo a un hijo y que es atacado por un dragón rojo con 7 cabezas y 10 cuernos, humanamente pensaríamos que es Herodes, pero la verdad es que el dragón es mucho más que solo un humano, sino más bien representa los ataques de Satanás usando a su gente para evitar la salvación. Hay guerra en el Cielo y Satanás pierde, ya que Jesús vino a destruir las obras de Satanás, a desplazar a Satanás de su posición como príncipe del poder del aire. Ese conflicto lo peleó y lo ganó Jesucristo en el primer siglo, y Satanás fue lanzado a la tierra. El persiguió a la mujer (los Judíos ahora Cristianos) pero ella fue protegida, y luego el volteó su ataque contra el resto de sus hijos, es decir el resto de los Cristianos durante el imperio romano. Este ataque de Satanás lo realiza a través de la bestia que viene del mar que es Roma, un imperio pagano que estaba bajo su control. El mar representa a los gentiles, y la bestia de la tierra representa los Judíos corruptos que no aceptaron a Cristo, que son también llamados la sinagoga de Satanás. Los sellados (los que están en Cristo) son protegidos.

Se nos dice que la bestia del mar es aquella con el 666, y la gente del siglo primero sabían que las letras tienen un valor numérico, por tanto el nombre que tenía el 666 era Nerón, y de ese modo supieron quien era.

El capítulo 14 nos habla de las dos cosechas. La cosecha de la tierra es la ira del Señor, y también sucede la cosecha de la redención. Se describe lo que hace Dios hasta llegar al juicio final del capitulo 15 y 16. 

Se nos muestra a la gente de Dios ante el mar, cantando la canción de Moises. La canción de Moises es el éxodo, es la canción de celebración que cantaba la gente que escapó de un lugar donde un juicio iba a caer. Hay 3 ciudades que identifican esto: Sodoma, Egipto y Babilonia. En estos tres casos, la gente de Dios escapó justo antes del juicio.

Las primeras cuatro copas hacen paralelo a las trompetas: tierra, mar, ríos y el sol. La quinta es un juicio al trono de la bestia ( siendo la bestia Nerón y su trono Roma ) que empieza también a pasar por un momento de juicio y caos tal como Jerusalén. El historiador Tácito nos habló de este tiempo de manera histórica, de lo que pasaba en Roma al momento en que Jerusalén caía, y decía que Roma también parecía estar cayendo: ”La ciudad estaba en guerra por un lado, y por el otro asistía a sus baños y restaurantes, de un lado sangre y cuerpos de gente muerta, cerca de las prostitutas, todo asociado con su estilo de vida de placeres y ocio.”

Apocalipsis es una historia de 2 ciudades. La vieja Jerusalén, la ramera, la que fue infiel a Dios, y que está siendo rechazada por Dios, y la nueva Jerusalén, una novia fiel, que se presenta. La gente de Dios a través de la historia son parte de esta nueva Jerusalén, pero los que han traicionado a su pacto, son considerados la ramera. El constante repudio y desobediencia de los Judíos queda representado en el Antiguo Testamento. Jerusalén es la ramera subida en la bestia que es Roma, llevada por esta bestia con 7 cabezas y 10 cuernos, que es la ciudad de las 10 colinas, y las cabezas son los césares. Los sacerdotes Judíos y la élite religiosa tenían una relación con los romanos y su imperio, como recordarás, ellos clamaron que no tenían otro rey que el César cuando se iba a crucificar a Cristo.

Sin embargo, en el futuro la bestia (Roma) destruye a la mujer (Jerusalén) cumpliendo los juicios que Dios había indicado contra la mujer ramera.

El colapso de Jerusalén provocó un choque económico alrededor del mundo antiguo. Hay todo tipo de documentos que dicen que había gran cantidad de riqueza en Jerusalén y detallan la forma como era un centro de comercio, del cual mucha gente dependía para su sustento. Cuando Jerusalén cayó en el año 70, el impacto fue incalculable en todo el imperio.

Luego se nos presenta la otra ciudad, la nueva Jerusalén, la novia de Cristo, que se alegra de la caída de la vieja Jerusalén que fue responsable de tantos mártires. No se habla de un templo, porque ahora nosotros, los Cristianos, somos el templo y la presencia de Dios en este mundo. Esta es la iglesia que cabalga detrás de su rey Cristo, en el caballo blanco, quienes lo siguen también montan caballos blancos, y están vestido de blanco, que son la pureza de la gente de Dios.  Las armas que tenemos no son bélicas, sino esparciendo la verdad del evangelio, ayudando a otros, haciendo la luz de Cristo brillar a través de nuestra vida. El reino de Dios se expresa a través de su gente.

Hay una visión de la novia que muestra a la gente de Dios en la eternidad. Nosotros somos la gente de Dios. A pesar de los errores y discrepancias, hemos sido responsables de entregar a los demás el mensaje de la salvación, y eso ya es un gran milagro. Somos imperfectos, pero dentro de eso llevamos un tesoro: a Cristo mismo.

Apocalipsis 20 y el milenio

Cuando llegamos a Apocalipsis 20, un gran debate y polémica se genera, así que por ello decidimos hacer una sección independiente comentando al respecto, así como fijando nuestra postura actual al respecto de la interpretación con la que estamos de acuerdo.

El hecho de que Apocalipsis 20 sea tan relevante es debido a que habla del milenio, de mil años en los cuales Satanás esta atado, de la primera resurrección, y el juicio ante el gran trono blanco.   Apocalipsis 20 es central para la controversia sobre el milenio, y es quizás el texto más disputado en la Biblia.

Es necesario que lo leas con atención a los detalles:

Apocalipsis 20 

Los mil años

20  Vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo, y una gran cadena en la mano.

Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años;

y lo arrojó al abismo, y lo encerró, y puso su sello sobre él, para que no engañase más a las naciones, hasta que fuesen cumplidos mil años; y después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo.

Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años.

Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección.

Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.

Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión,

y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar.

Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; y de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió.

10 Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.

El juicio ante el gran trono blanco

11 Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos.

12 Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.

13 Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras.

14 Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda.

15 Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.

Irónicamente, este es considerado el pasaje más controvertido en la Biblia, sobre el cual ocurren la mayoría de las peleas y divisiones para los cristianos. La Escritura es muy clara en la mayoría de los lugares, pero hay pasajes como este que son difíciles de entender; si realmente estamos dispuestos a examinarlo, tendremos una mejor idea de su significado real y pretendido. La triste realidad es que la mayoría no lee el pasaje en su contexto y significado; más bien, muchas personas luchan con todo lo que pueden para demostrar que su opinión es la correcta, independientemente de los hechos, ignorando los procedimientos para conocer y leer la Palabra de Dios de manera efectiva. Además, hay cristianos sinceros que tienen opiniones diferentes sobre teología no esencial para la salvación como esta, sobre la cual no hay razón para tener desunión y conflicto.

Este capítulo inicia indicando que Satanás es atado y arrojado en el abismo. Es importante notar que el abismo no es el lago de fuego, y que atar no es lo mismo que pasar por la muerte segunda. Vemos que lo que se está haciendo es solamente restringir el poder de Satanás por un tiempo, y hemos mencionado antes que el abismo es el lugar de morada de los poderes de Satanás. También vemos que debe ser desatado por un tiempo, pero no se nos explica porqué.

Aunque Satanás ha sido encerrado en el abismo, ¿significa que él ya no exista o que no esta presente en sus hijos en la tierra? Por supuesto no. Los Cristianos estamos en Nueva Jerusalén celestial en este momento, y Cristo está presente a través de nosotros. ¿Significa esto que ya no estamos en la tierra? tenemos que dejar de entender las cosas como literales y esforzarnos por comprender lo que es una influencia espiritual.  Los hechiceros, los fornicarios y los mentirosos están fuera de la ciudad celestial (Ap 22: 15/21: 8). ¿Significa esto que todos esos pecadores fueron físicamente transportados a una nueva ubicación? No, no más de lo que los Cristianos fuimos transportados físicamente dentro de la Nueva Jerusalén cuando fuimos salvos por el espíritu de Cristo.

Al respecto del tiempo, se establece que son mil años (un milenio) y que los justos reinarán con Cristo por estos mil años, y que al final de esos mil años, Satanás es desatado. Con respecto al milenio y cuando se inició, existen diferentes interpretaciones: si el milenio ya comenzó justo después de la destrucción de Jerusalén, o si va a iniciar cuando Cristo regrese en su segunda venida. Los esquemas de interpretación usuales son el amilenialismo, el premilenialismo y el postmilenialismo. No nos meteremos a explicar en esta ocasión todas estas posturas diferentes, porque al tiempo que las investigamos, realmente generaron toda una confusión con las contradicciones entre una y otra. Por ello, mejor nos dedicaremos a indicar cuál es nuestra postura actual, y en qué consiste.

Como podrán ver en este estudio, hemos tomado interpretaciones preteristas sobre Mateo 24 y la mayor parte del inicio de Apocalipsis, sin embargo, no nos consideramos preteristas, ya que estos dicen que absolutamente todo Apocalipsis ya está cumplido. Obviamente tampoco somos futuristas, porque no estamos tomando Mateo 24 ni la mayor parte del inicio de Apocalipsis literal y como algo que tiene que suceder en el futuro, con la venida de un tipo que será el anticristo, con la reconstrucción del templo en Jerusalén y con un reinado físico de Cristo desde allí.

Antes de que muchos estudiosos que fueron a colegios Bíblicos o pastores se nos pongan en modo de pleito y nos digan que nosotros no tenemos formación “formal” en teología o en estudios de la Biblia, y que por tanto, no podemos entender, nos gustaría aclarar que nuestra postura se alinea con lo que dos autores han explicado en sus estudios. El primer autor es Robin A. Grace, de UK Apologetics, graduado de teología por la Universidad de Cardiff, traductor de estudios Bíblicos del griego, escritor de más de 1,700 artículos. El segundo es el autor del libro “la Parusía” (James Stuart Russell). Tras estudiar lo que ambos han propuesto, sentimos que es lo que más nos cuadra con lo que nosotros hemos estudiado. Más adelante compartiremos la traducción de uno de los artículos de Robin A. Grace, y hemos agregado el libro de “La Parusía” para su descarga en la sección de estudios y descargas del blog, o puedes hacer click aquí para descargarlo y leerlo.  Conocidos escritores y teólogos conservadores de nuestros días dicen cosas similares de Russell, como por ejemplo el famoso R. C. Sproul:

“Creo que la obra de Russell es uno de los importantes tratados sobre escatología bíblica disponibles para la iglesia en la actualidad. Los puntos de controversia discutidos en esta obra con respecto a las referencias del marco de tiempo de la Parusía en el Nuevo Testamento son de importancia vital, no sólo para al escatología, sino también para el futuro debate sobre la credibilidad de las Sagradas Escrituras”. (Dr. R. C. Sproul, presidente de los Ministerios Ligonier). 

Pensamos que Apocalipsis es un libro mayormente cumplido, hasta llegar al capítulo 20 en adelante. Es decir: consideramos que la venida de Cristo y su muerte en la cruz fue la victoria sobre el reinado de Satanás, nuestro Señor ha restablecido su autoridad sobre este mundo, y con ello ha podido atar al enemigo (atar significa restringir su poder) y pensamos que era necesario atarlo para que el evangelio pudiera llegar a las naciones, y que finalmente la Biblia y el mensaje de la salvación sea conocido por la gran mayoría porcentual de la humanidad. (Actualmente, fuera de algunos casos específicos, la Biblia está disponible por todos lados, incluso gratis y por internet).

Nuestro punto de vista es que el enemigo fue atado (solamente restringido) y que será soltado (¡si no es que ya ha sido soltado, lo cual así parece en base a todo lo que cubrimos en este blog!) como prueba final de fidelidad sobre la humanidad. Pensamos así porque hemos notado que en los últimos años ha habido un resurgimiento del paganismo con la nueva era y prácticas de religiones orientales. Nadie puede negar que la influencia del enemigo en sus diferentes ramas está por todos lados, desde las producciones de Disney, las series de televisión, el cine, las prácticas de yoga y otras cosas de la nueva era, las canalizaciones de extraterrestres etc. Si preguntamos a nuestros abuelos cómo eran las cosas en sus tiempos, te contarán que podían dejar la leche y el dinero en la puerta y nadie se lo robaba, y que los programas de TV y películas eran más inocentes y sin tanto sexo y violencia. Hemos estado viendo una degradación muy rápida de la sociedad con casos de pederastia y violencia, abuso de drogas y de sexo, normalización de la agenda transgénero, aborto masivo, sexualización de los niños a temprana edad etc. Estamos viendo que nuevamente las masas se están alineando con las doctrinas del enemigo, con el afán de dinero, poder, con el ateísmo o con religiones anticrísticas como las religiones paganas de oriente como el hinduísmo o el budismo, o bien están atorados en la idolatría a través de los engaños del catolicismo. Y vemos que a los Cristianos se nos ataca, se nos llama intolerantes o retrógradas, se hace burla por querer obedecer la Palabra de Dios, etc.

Nuestra opinión como comunidad (y no lo tomen como verdad absoluta, esto es algo que pensamos basado en cómo vemos la situación y cómo incluso nosotros nos desviamos por un tiempo gracias a los engaños del enemigo) es que es probable que ese largo período de tiempo (mil años en lenguaje bíblico no son literalmente mil, sino que especifican un largo período de tiempo) ya haya pasado, y que estemos frente al tiempo en que Satanás está de nuevo engañando a todo el que pueda y se deje.  Y decimos engañar, porque esta comunidad se fue constituyendo de gente que no tenía mala intención, pero que simplemente cayó en un engaño, y que fue rescatada por el Padre y por Jesucristo para conocer la verdad. En esta comunidad y blog habemos muchos que no teníamos malas intenciones, sino que muchos desde temprana edad ya teníamos ideas equivocadas de cosas que ni siquiera sabíamos que era pecado, y muchos no conocíamos al Padre aunque lo buscábamos y sentíamos que había algo mal con las religiones.

Analicemos este fragmento:

Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión,

y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar.

Existe mucha coincidencia de que a partir de 2011 o 2012, muchas personas cayeron en los engaños de la nueva era se pusieron a abrir portales interdimensionales, a promover prácticas de meditación y ocultistas y muchos se pusieron en contacto con maestros ascendidos y extraterrestres incluso desde años antes, con gente pionera como lo fueron Abraham Hicks, Seth, la ley del uno el material de Ra, los maestros ascendidos de Elizabeth Clare Prophet, y actualmente ya hay miles de canalizadores a nivel mundial. 

A nivel de música, también esto ya viene de varias generaciones atrás, miles de cantantes que pactaron con el enemigo para ser exitosos y a cambio propagar sus mensajes: los Beatles, The Eagles, Elvis Presley, Bob Dylan, Prince, U2, Sting, AC/DC, Kiss, Black Sabbath,Carlos Santana, Jimmy Hendrix, Jim Morrison, David Bowie, los Rolling Stones, Pink Floyd… y más recientes Katy Perry, Lady Gaga, Madonna, Michael Jackson, Soda Stereo, Kesha, Beyoncé, JZ, y muchos otros grupos de rock latino. Realmente si te pones a contar, son miles de artistas que sirven a la agenda del enemigo desde hace unos 90 años para acá, son muchísimos y casi todos muy exitosos, por eso son tan conocidos, porque sirven para propagar ideas del enemigo…igual pasa con directores de cine, actores y programas de TV.

Es también interesante ver que se indica que aquellos reunidos para la batalla final son como la arena del mar… es decir, muchísimos. De hecho tal parece que si esto es así, podría explicar la enorme cantidad de gente que el enemigo está reclutando a través de la nueva era, de todo tipo de cultos neopaganos, etc.  Esto nos puede hablar de que es una enorme cantidad de gente engañada o que vive en el mundo como incrédulos, contra los santos, que a nivel porcentual son menos. Si analizamos rápidamente alrededor de nosotros, ¿cuántas personas conoces que viven como Cristianos verdaderamente obedientes y con una relación personal con Dios?

El ángel que ató a Satanás vino a la tierra para atarlo al final del año 70. Desde ese punto, los 1000 años. empezarían, pero no es que sean literalmente mil años como ya dijimos, sino una prolongada cantidad de tiempo. Y después de su liberación, después de que expire el tiempo de su vencimiento, nuevamente Satanás saldría a engañar a las naciones como lo hizo en el primer siglo. El cielo-eternidad está libre del demonio, pero nosotros no lo estaremos hasta que este último evento ocurra en la tierra. Estamos siendo probados, y el enemigo sirve como prueba.

Es crucial entender que Juan claramente ve a los malvados como los hijos de Satanás, exactamente de la misma manera opuesta en que ve a los cristianos fieles como hijos de Dios (1 Juan 3: 8-12). En nosotros vive un Espíritu por el cual podemos decir “Abba, Padre” a Dios, por el cual somos ciudadanos del Cielo y partícipes de Cristo. Los que no están en Cristo poseen el espíritu de su padre Satanás, y comparten en su oscuridad y maldad y hechicería (Ap 22: 15/21: 8).

Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; y de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió.

10 Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.

En este fragmento, nuestra opinión es que Satanás de nuevo engaña a todos, a las masas, a los gobernantes, a la gente en el poder, y “rodean” a los santos y la ciudad amada, la nueva Jerusalén, que no es una ciudad física, sino todos los creyentes en Cristo. Y se muestra que aunque quisieron destruirlos, ellos fueron destruídos por Dios, y finalmente el enemigo es lanzado al lago de fuego, ya no se habla de que vuelva a engañar a las naciones.

Nótese que aquí menciona “la ciudad amada”. No se trata de la vieja Jerusalén, porque a esa ciudad se le llamó “la ramera”, por tanto no puede ser la ciudad amada. Así mismo, Dios ordenó el castigo hacia la ciudad ramera, Jerusalén, y fue destruída por otra nación (Roma, la bestia) pero en este caso dice que de Dios descendió fuego y consumió a los que atacaron a los santos y la ciudad amada. Claramente no está hablando de lo mismo, mientras que en el caso de la antigua Jerusalén se ordenó su destrucción, la nueva Jerusalén o la ciudad amada y los santos son protegidos y defendidos por Dios.

Muy personalmente, a veces hemos sentido como que todo esto es una prueba para ver quien realmente está con Dios, y quien no es sincero y solo busca su conveniencia y no escucha la Palabra de Dios. Mucho hemos citado este versículo que sigue resonando en nosotros:

2 Tesalonicenses 2:11-13 

11 Por eso Dios les envía un poder engañoso, para que crean a la mentira, 12 a fin de que sean condenados todos los que, lejos de creer a la verdad, se deleitaron en la injusticia.

Pensamos que si a Satanás siempre se le relaciona con engaños y mentiras, y este versículo de Tesalonicenses habla de que Dios envía (en este caso más bien permite) un poder engañoso, es una forma de poner a prueba a la humanidad, ahora que ya se tiene la Palabra de Dios de forma masiva, ahora que ya hay tantos recursos para conocer más a Dios comparados con los tiempos de Antiguo Testamento donde solo los Judíos conocieron al Dios verdadero, y los demás estaban todos engañados en cultos paganos y doctrinas de demonios. Es como decir: ¿ahora cuál fue tu pretexto para no leer las Escrituras y enterarte de la verdad? aquellos que por su voluntad rechazan las Escrituras y la salvación, no tienen pretexto, simplemente como dice la Biblia, ellos amaron más a la obscuridad que a la luz.

La Escritura solo aplica la derrota de Satanás a los que son salvos en Cristo, es decir: Satanás pierde su poder sobre nosotros como Cristianos (Hechos 26:18, 1 Juan 3: 7-12, 1 Juan 2: 8-11, Hebreos 2: 11-17, Col 1: 12-14 ; Apocalipsis 12:10), pero no podemos encontrar una sola escritura que enseñe una derrota automática y universal de la oscuridad satánica para cada ser humano en el planeta aparte de la fe en Jesucristo. Pensar que se puede salir del control del enemigo sin la fe en Cristo, vendría siendo como universalismo, y además tenemos prueba de que si una persona por ejemplo en la nueva era, le dicen que trae espíritus malignos pegados “en su aura” y “larvas astrales” etc, y se hace una limpia con un chamán, o se va a un curso para eliminar implantes y esas tonterías, obviamente NO va a quedar libre de Satanás, porque solo a través de la fe en Cristo y una entrega real y total de su vida al Señor, lo harán pasar de ser juguete del enemigo a hijo protegido de Dios.

La derrota de Satanás hace referencia a la victoria de la iglesia y todos sus miembros verdaderos que gobiernan y reinarán sobre todos los poderes y principados y dominios en virtud de la membresía en el pacto y la aceptación de Dios (a través de Jesucristo).  No toda la humanidad está en el pacto con el único Dios verdadero a través de Cristo Jesús, y por lo tanto no todos están en la Nueva Jerusalén. Todas las personas que no están en la Nueva Jerusalén, están fuera de la bendición del pacto y, por lo tanto, permanecen en tinieblas hasta el momento en que se arrepientan y sean bautizados en Cristo Jesús, “lavando sus vestiduras para que entren en la Ciudad Santa”.

El verdadero significado de la derrota de Satanás no es la erradicación de los espíritus de las tinieblas del universo, sino el sometimiento de esos poderes espirituales a los Santos de Cristo. Los elegidos ya no están subordinados ni a la merced de los espíritus malignos. Satanás está fuera de la Nueva Jerusalén, lo que significa que no tiene una posición para atacar o acusar a los santos como lo hizo bajo el régimen del Antiguo Pacto.

A nivel de liberación espiritual, lo que hemos notado es que la única forma de que una persona quede libre de la opresión del enemigo, es que entregue su vida a Cristo. Si la liberación de Satanás se otorga solo a los justos, entonces es imposible que aquellos que se aferran a realizar supuestas “liberaciones de los demonios” con velas, aguas benditas o rituales tengan éxito, a menos que ese “poseído” primero se vuelva a Cristo. La lógica dice que es imposible que un justo sea poseído, por lo tanto, la única liberación real necesaria es el renacimiento en Cristo, y no depende de ciertas oraciones, ni rituales, ni velas ni aguas benditas, sino depende de que esa persona entre al nuevo pacto y nazca de nuevo.

Satanás fue la antítesis de los santos (Apocalipsis 12:10; Hebreos 2: 12-17). Los poderes y engaños de Satanás se interpusieron entre los santos y Dios, y Cristo eliminó este bloqueo (Rom 8: 38-39) – el engaño y el poder de Satanás son quitados de todo quien realmente se aleja del pecado, mostrando que son hijos de Dios (1 Jn 3: 6-10; 5: 17-18).

¿En qué parte del Apocalipsis Jesús dice algo acerca de la “reconstrucción” de Jerusalén? En el Nuevo Testamento se menciona “la santa Jerusalén que desciende del cielo” (20:10). El constructor y creador de esta Jerusalén es Dios (Hebreos 11). Es esta ciudad la cual Abraham y los demás santos del Antiguo Testamento anhelaban.

Jesús mismo NUNCA habló de un gobierno terrenal sobre el cual gobernaría por mil años. Todo el concepto futurista y dispensacional de un gobierno milenario de Cristo sobre la tierra proviene de un malentendido. Además de Jesús, los escritores del Nuevo Testamento no enseñaron nada sobre el reinado de mil años de Cristo, solo enseñaron acerca de una era que estaba por terminar, y una era que estaba por llegar. Lamentablemente, este concepto futurista y falso de un milenio que exige el cumplimiento físico de las realidades espirituales ha llegado con mucha fuerza para confundir a muchas personas.

¿Qué es el milenio entonces? Implica que Satanás es atado, el reinado de los mártires con Cristo, la liberación de Satanás para tratar de nuevo de engañar al mundo, el arrojar a Satanás después de su último intento de engañar a la humanidad en el lago de fuego, y el juicio de los muertos.

Veamos lo que James Stuart Russell dice en su libro “La Parusía” al respecto de Apocalipsis 20:

El misterio y la oscuridad que envuelven una porción del contexto precedente se vuelven aquí más oscuros, si es posible. Hay, sin embargo, ciertos puntos que parece se pueden establecer.

1.  Es evidente que este pasaje es profecía directa, y no una representación visionaria que tiene lugar ante los ojos del vidente. No es introducida con la fórmula usual en tales casos: “Y vi”, sino en el estilo de una predicción profética.

2.  Es evidente que la predicción de lo que ha de tener lugar al fin de los mil años no cae dentro de lo que nos hemos aventurado a llamar “límites apocalípticos”. Estos límites, como se nos advierte una y otra vez en el libro mismo, están rígidamente confinados dentro de un ámbito muy estrecho; las cosas mostradas “deben suceder pronto”. Habría sido un abuso del lenguaje decir que los sucesos a una distancia de mil años habrían de ocurrir pronto; por tanto, nos vemos obligados a considerar que esta predicción cae por completo fuera de los límites apocalípticos.

3.  En consecuencia, tenemos que considerar esta predicción de la liberación de Satanás, y los sucesos que siguen, como todavía futuros, y por lo tanto, que no se han cumplido. No conocemos nada registrado en la historia que pueda aducirse en modo alguno como un probable cumplimiento de esta profecía. (hasta el momento en que JS Russell escribió su libro al menos).

4.  Hay una evidente conexión entre esta profecía y la visión de Ezequiel concerniente a Gog y a Magog (caps. 38, 39), que es igualmente misteriosa y oscura. En ambas, la escena del conflicto se presenta en el mismo lugar, la tierra de Israel; y en ambas los enemigos de Dios encuentran un derrocamiento señalado y desastroso.

5.  El resultado de todo es que debemos considerar el pasaje que trata de los mil años, desde el ver. 5 hasta el ver. 10, como una intercalación o un paréntesis. Habiendo comenzado a relatar el juicio del dragón, el vidente, en el ver. 7, sale de los límites apocalípticos para concluir lo que tenía que decir con respecto al castigo final de “la serpiente antigua”, y la suerte que le esperaba al final del prolongado período llamado “los mil años”. Creemos que éste es el único caso en el libro entero de una incursión en el futuro distante; y estamos dispuestos a considerar el paréntesis entero como relativo a cuestiones todavía futuras, que no se han cumplido. La interrumpida narración continúa en en el ver. 11, donde el vidente reanuda el relato de lo que ha contemplado en visión, introduciéndolo con la conocida fórmula “Y vi”.

Han pasado mil ochocientos años desde que en la tierra se oyó una voz que decía: “Así dice el Señor”. Es como si en el cielo se hubiese cerrado una puerta, y se hubiese cortado la comunicación directa entre Dios y los hombres; y parecemos estar en desventaja en comparación con los que fueron favorecidos con “las visiones y las revelaciones del Señor”. Pero hasta en esto puede que no juzguemos  correctamente. Sin duda, es mejor que las cosas sean así. El Señor declaró que la presencia del Espíritu Santo con los discípulos más que compensaba su propia ausencia. Ese Espíritu mora con nosotros, y en nosotros, y es su oficio “tomar lo que es de Cristo y mostrárnoslo a nosotros”. Tenemos también la Palabra escrita de Dios, y en esto disfrutamos de una incalculable superioridad sobre los tiempos anteriores. Es mejor la Palabra escrita que el profeta viviente. Pero, si fuese necesario para el bienestar y la guía de la humanidad que Dios se manifestase nuevamente, no hay ninguna presunción contra revelaciones adicionales. ¿Por qué tendríamos que pensar que Dios ha dicho a los hombres su última palabra? Pero le toca a Él escoger, y no a nosotros dictaminar. Puede muy bien ser que aún ahora, de modos que nosotros no sospechamos, Él está hablando al hombre. “Dios se cumple a sí mismo de muchas maneras, y la historia humana está tan llena de Dios hoy día como en la época de milagros y profecías. Lejos sea de nosotros la incredulidad que pierde la esperanza en el cristianismo y en el hombre. Ciertamente, no fue en vano que Dios dijo: “Yo soy la luz del mundo”. “No envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo pudiese ser salvo”. “Yo, si fuese levantado de la tierra, a todos atraeré a mí mismo”.

Está fuera del ámbito de esta discusión argumentar sobre bases filosóficas la natural probabilidad de un reinado de la verdad y la justicia en la tierra; estamos felices de que se nos asegure la consumación sobre bases más elevadas y más seguras, aún la promesa de Aquél que nos enseñó a orar: “Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo”. Porque cada oración enseñada por Dios contiene una profecía, y transmite una promesa. Este mundo ya no pertenece al diablo, sino a Dios. Cristo lo ha redimido, y lo recuperará, y atraerá a Sí a todos los hombres. De lo contrario, es inconcebible que Dios haya enseñado a su pueblo en todos los tiempos a pronunciar con fe y esperanza aquella oración sublime y profética:

“Dios tenga misericordia de nosotros, y nos bendiga;
Haga resplandecer su rostro sobre nosotros;
Para que sea conocido en la tierra tu camino,
En todas las naciones tu salvación.
Te alaben los pueblos, oh Dios;
Todos los pueblos te alaben.
Alégrense y gócense las naciones,
Porque juzgarás los pueblos con equidad,
Y pastorearás las naciones en la tierra.
Te alaben los pueblos, oh Dios;
Todos los pueblos te alaben.
La tierra dará su fruto;
Nos bendecirá Dios, el Dios nuestro.
Bendíganos Dios,
Y témanlo todos los términos de la tierra”.
(SALMO 67).

En nuestra comprensión, Satanás (un ángel caído) fue derrotado por el establecimiento del nuevo pacto, y aquellos que están en el nuevo pacto con Dios y son obedientes a ese pacto están en Nueva Jerusalén, y no están bajo el dominio de espíritus malignos. Los que están fuera del pacto, sin embargo, están fuera de la Nueva Jerusalén y tienen una comunión con los espíritus malignos (es decir, una rebelión compartida contra Dios).

En esencia, la Nueva Jerusalén es la imagen de estar en el pacto apropiado con Dios a través de Cristo (y, por lo tanto, participar en la vida celestial). Estar fuera de la Nueva Jerusalén equivale a estar fuera del pacto ( y por lo tanto, estar bajo el juicio de Dios).

Vemos el reino espiritual como dimensionalmente diferente del reino material, aunque no completamente separado de él. (En él vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser). Creemos que el reino celestial (y no el cosmos material) es el reino eterno que tiene una verdadera permanencia y preeminencia, habiendo sido la morada eterna de Dios y su propia existencia desde siempre. Todos los seres creados ocupan estos reinos o dimensiones, aunque los reinos no están completamente separados.

Además, antes de la expiación de Cristo, los pecados del hombre provocaron las consecuencias de la condenación eterna / separación de Dios. Sin embargo, dentro del sistema del nuevo pacto, los pecados de una persona se eliminan y adjudican de manera apropiada (con la correspondiente confesión permanente), de modo que Satanás ya no puede presentar una acusación legítima y, por lo tanto, la ira de Dios se elimina. Así estamos reconciliados con Dios, y esto se representa como “ciudadanía” en la Nueva Jerusalén celestial, la ciudad eterna de Dios.

Entonces, el juicio a los demonios no cambia su reino, cambió la experiencia de su reino. Existen, pero están afligidos constantemente y buscan alivio (pero no se encuentra alivio para ellos).

Aquellos de nosotros en la tierra todavía vivimos en el reino temporal mortal, a pesar de que ahora ya somos ciudadanos de la Jerusalén celestial. Los incrédulos en la tierra tienen el mismo tipo de situación, es decir, siguen viviendo en este planeta, pero ellos  están bajo una posición de juicio. En la muerte, experimentan los sufrimientos y tormentos comunes a los ángeles caídos. En esta vida rechazan a Dios y participan en la maldad de quebrantar los mandamientos de Dios sin conciencia o arrepentimiento.

El “mil” en Apocalipsis 20: 4 no es literal. Un estudio de palabras sobre “mil” en todo el Antíguo Testamento demostrará que es literal cuando se cuenta algo, es decir. monedas, personas, etc. Pero, en profecía, es simbólico para la plenitud / completitud del tiempo. Apocalipsis 20: 4 significa que los mártires reinarían con Cristo durante la cantidad de años que Dios determinaría como completos o completos.

En interesante revisar lo que 1 Corintios 15:25 dice:

Pues Cristo debe reinar hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies.

Esto indica que Cristo reina en el milenio hasta que finalmente Satanás ha sido lanzado al lago de fuego con todos los que decidieron seguirlo. Y esto ocurre después del milenio y antes del estado eterno. Hablaremos con más detalle del estado eterno más adelante.

Un estudio cuidadoso mostrará que hay un “milenio” / plenitud de tiempo anterior en que el dragón está atado. Sabemos que fue un período de tiempo diferente a los “mil años” porque el dragón fue liberado mientras que los santos / mártires todavía reinaban con Cristo en el cielo.

Mateo 22: 1-14, la parábola de la fiesta de bodas es un resumen muy breve del Apocalipsis, ya que establece la secuencia de eventos:

El llamado a la boda (el llamado del evangelio de Cristo)

Los mensajeros son asesinados (Cristo y los apóstoles)

El rey destruye la ciudad (Jerusalén, 70 DC)

La boda y la fiesta de bodas tienen lugar inmediatamente después

El juicio ocurre en la fiesta de bodas.

Aquellos vestidos con las vestiduras propias de la boda (los vestidos con la justicia de Cristo) estaban reclinados, por lo tanto en reposo. El que no estaba vestido con las vestiduras propias de la boda / no estaba vestido con la justicia de Cristo, fue atado y arrojado a las tinieblas de afuera.

Hades había sido una prisión después de la muerte física, y Cristo recuperó las llaves (Mateo 16:18, Apocalipsis 1:18). Nadie podía ascender al Padre antes del sacrificio expiatorio de Cristo. Cristo fue a esa prisión después de su muerte en la cruz (1 Pedro 3:19) para decirle a los espíritus que esperaban allí que pronto llegaría el momento en que serían liberados.

Desde ese momento, todos los que mueren en el Señor van al cielo.

Apocalipsis 14:13 

13 Oí una voz que desde el cielo me decía: Escribe: Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor. Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen.

Nuevamente queremos insistir en el elemento “espiritual” de todas estas experiencias. Lo ilustraremos con nuestra propia vivencia: algunas personas que nunca pasaron por los engaños del enemigo no creen en los múltiples relatos y testimonios de este blog. Sin embargo, para tantas personas, las cosas que nos pasaron fueron de naturaleza espiritual, que luego se acoplaba con sincronías en el mundo material. Tenemos que entender que el reino espiritual no trabaja como el material.

En la Biblia se nos muestra de nuevo el carácter espiritual que hace que lo que una persona ve o vive no sea visto por otros: El profeta vio el monte lleno de “carruajes de fuego, y caballos de fuego”, pero el siervo del profeta no veía nada, hasta que Eliseo oró: “Señor, abre sus ojos, para que vea” (2 Reyes 6:17). El primer mártir cristiano, lleno del Espíritu Santo, “vio la gloria de Dios, y a Jesús de pie a la diestra de Dios”, pero ninguno de entre la multitud que le rodeaba contempló esta visión (Hechos 7:56). En el camino a Damasco, Saulo de Tarso vio “a Aquél”, pero sus compañeros de viaje no vieron a nadie (Hechos 9:7). No podemos pasar por alto el hecho de que nuestros órganos materiales pueden comprender sólo situaciones materiales.

Al respecto de la necesidad de atar a Satanás, tenemos que considerar que hasta ese momento, las naciones y los imperios gentiles: Egipto, Asiria, Babilonia, Medo-Persia, Grecia y Roma habían estado esclavizados por la idolatría y el paganismo. Estaban completamente bajo el dominio de Satanás, quien posaba como todos esos dioses y demandaba adoración y sacrificio humano. Pero siguiendo el ministerio de Cristo, que culminó con su muerte, sepultura, resurrección y ascensión a la diestra de Dios, y el derramamiento del Espíritu Santo prometido, todo el Imperio Romano fue evangelizado en una generación.

La naturaleza de la atadura de Satanás en sí no es absoluta, a fin de excluir toda actividad de Satanás. Está específicamente limitada en este pasaje al poder del diablo para engañar a las naciones por la duración de este período. Por lo tanto, de acuerdo con la propia enseñanza de Cristo, la imagen de “Satanás siendo atado” transmite el hecho de que Satanás se ha vuelto incapaz de resistir con éxito el avance del reino de Dios. Pasajes adicionales en el Nuevo Testamento usan imágenes similares para describir la victoria decisiva de Cristo sobre sus enemigos. Colosenses 2:15 se regocija en el hecho de que Cristo “desarmó principados y potestades” a través de la cruz, y Hebreos 2:14 declara que Jesús soportó la muerte para así “destruir a aquel que tenía el poder de la muerte, es decir, el diablo”. El significado de esta atadura de Satanás, entonces, es que Cristo, en su primer advenimiento, produjo una victoria concluyente, dejando a Satanás impotente para evitar el éxito del reino de Dios.

Este misterio es que los gentiles son coherederos, miembros del mismo cuerpo y participantes de la promesa en Cristo Jesús a través del evangelio” (Efesios 3: 6). No hay judíos o gentiles en Cristo Jesús (Romanos 10: 12-13, Gálatas 3:28, 5: 6, 6: 15-16); “El muro divisorio de la hostilidad” se ha derrumbado (Efesios 2:14). El lobo (Gentiles), por así decirlo, ahora habita seguro con el cordero (Judios), es decir, entre los que verdaderamente pertenecen a Cristo. Las naciones gentiles que fueron engañadas y habitaban “lejos” (Efesios 2: 11-22; Rom. 9: 22-26) antes de la obra de Cristo en la cruz ahora se acercan (para que sin distinción “todos los que invocan el nombre del Señor sean salvos” (Romanos 10: 12-13); De esta manera, el engaño de Satanás sobre las naciones se termina (Apocalipsis 20: 3).

En pocas palabras, muchos pasajes del Antiguo Testamento tomados por premilenialistas para referirse a un futuro reino físico centrado alrededor de la Jerusalén terrenal en realidad tienen que ver con un reino no físico centrado alrededor de la Nueva Jerusalén: la Iglesia (Gálatas 4:24 -27, Hebreos 12: 22-24)

Comprender la diferencia entre la hermenéutica amilenial y la hermenéutica dispensacional es la clave para comprender la esencia de este debate. Todos los principales teólogos dispensacionales, desde Walvoord a Ryrie y al propio MacArthur, insisten en que Dios tiene dos programas de redención distintos: uno para Israel nacional y otro para los gentiles. Muchos reformados rechazan esta comprensión de los propósitos redentores de Dios. El propósito de Dios no es salvar a dos pueblos distintos (divididos por etnicidad), sino salvar a su pueblo (los elegidos), una multitud que ningún hombre puede contar (Apocalipsis 7: 9), y que incluye a todos y cada uno de los que Dios ha elegido, ya sean judíos o gentiles.

En Efesios 2: 11-22, Pablo aborda este mismo punto al discutir el propósito redentor de Dios para los gentiles y el Israel nacional. Aquí, Pablo completamente contradice la afirmación dispensacional de que Dios tiene distintos propósitos redentores para el Israel nacional y para la iglesia. Según Pablo, el propósito de Dios en el Nuevo Pacto es eliminar las distinciones étnicas entre judíos y gentiles (entre Israel y la iglesia) que los había dividido. Pablo dice que Jesús vino a derribar el muro de separación que antes dividía a los dos, para hacer que los dos pueblos se unieran para formar judíos y gentiles juntos en el único templo viviente del Señor: la iglesia. En este templo espiritual, Cristo es la principal piedra angular, y el fundamento son los profetas y apóstoles.

Cristo ató a Satanás por un propósito bien definido: “para que no engañe más a las naciones”. En los tiempos del Antiguo Testamento, solo Israel conocía al Dios verdadero (Salmo 147: 19-20, Amós 3: 2, Lucas 4: 6, Hechos 14:16, 17:30). Pero la encarnación de Cristo cambió esto cuando el evangelio comenzó a fluir a todas las naciones (por ejemplo, Isaías 2: 2-3, 11:10, Mateo 28:19, Lucas 2:32, 24:47, Hechos 1: 8, 13: 47). De hecho, Cristo juzgó a los judíos, y abrió su reino a los gentiles (Mateo 8: 11-12; 21:43; 23: 36-38).

A pesar de la “autoridad” de Satanás antes de la venida de Cristo (Lucas 4: 6, Juan 12:31, 14:30, 16:11, Efesios 2: 1-2), Cristo ahora afirma: “Toda la autoridad en el cielo y en la tierra ha sido dada a mi. Por lo tanto, vayan y hagan discípulos a todas las naciones” (Mateo 28: 18-19). Cristo comisionó a Pablo para esta misma tarea: “Te libraré de tu propio pueblo y de los gentiles. Te envío a ellos para que les abras los ojos y los conviertas de las tinieblas a la luz, y de la potencia de Satanás a Dios “(Hechos 26: 17-18).

Juan lo expresó de esta manera: “La razón por la cual apareció el Hijo de Dios fue para destruir la obra del diablo” (I Juan 3: 8).

La atadura de Satanás, entonces, comenzó en el primer siglo. Cristo lo inició durante su ministerio (Mateo 12: 24-29), lo aseguró en su muerte y resurrección (Lucas 10:17, Juan 12: 31-32, Col. 2:15, Hebreos 2:14 -15), y dramáticamente “lo probó” en el colapso del primer enemigo del cristianismo, el judaísmo (Mateo 23: 36-24: 3; I Tesalonicenses 2: 14-16; Apocalipsis 3: 9). La desaparición de Jerusalén en el año 70 es significativa en cuanto a que la resistencia satánica al reino de Cristo primero vino de la persecución judía.

Algunas de las actividades de Satanás a pesar de estar atado se narran en las Escrituras: creyentes profesantes podrían ser entregados a él “para la destrucción de la carne” (I Corintios 5: 5); cegar las mentes de los incrédulos “para impedir que vean la luz del evangelio de la gloria de Cristo” (II Corintios 4: 3-4); disparar dardos en llamas, y presidir la oscuridad y las “fuerzas espirituales del mal” (Efesios 6: 10-20); y obstaculizar a los obreros del evangelio (I Tesalonicenses 2:18); él necesita ser resistido y huirá cuando el pueblo de Dios lo haga (Santiago 4: 7); “merodea como león rugiente, buscando a quien devorar” (I Pedro 5: 8-9); él “está en el mundo” pero no es tan grande como Dios (I Juan 4: 4); y “el mundo entero miente” en su poder (I Juan 5:19). Por lo tanto, su unión claramente no es absoluta, pero es específica con respecto al avance del evangelio entre las naciones del mundo.

La atadura de Satanás también parece ser paralela a la imagen de Satanás siendo arrojado a la tierra en Apocalipsis 12: 7-12. Allí, su obra como el “engañador del mundo entero” (12: 9) y “acusador de nuestros hermanos” (12:10) finaliza con la venida de “la salvación y el poder y el reino de nuestro Dios y la autoridad de su Cristo,” y el pueblo de Dios lo vencerá “por la sangre del Cordero “(versículo 11). En resumen, esto es provocado por el trabajo de la cruz. Podemos ver a [Satanás] desempeñando [el papel de acusador de los hermanos] en los tiempos del Antiguo Testamento, y antes de que Jesús fuera a la cruz. Vemos esto en el caso de Job (Job 1: 6-7), donde Satanás está frente a Dios acusando a Job de ser incapaz de servir a Dios si se queda desprotegido. Vemos esto nuevamente en Zacarías 3: 1, donde se representa a Satanás ante el ángel del Señor para acusar a Josué, el sumo sacerdote. En Lucas 22:31 se nos dice que Satanás ha presentado una solicitud específica para probar a Pedro.

Debido a que el gran dragón fue expulsado como consecuencia de la batalla, podemos señalar que la batalla celestial es al mismo tiempo que la realización de la expiación en la muerte y resurrección de Cristo: ”ahora es el juicio de este mundo; ahora el gobernante de este mundo será echado fuera “(Juan 12:31). Otra evidencia aparece en el anuncio de que ahora ha llegado la salvación y la fortaleza, y el reino de nuestro Dios, y el poder de su Cristo.

La muerte de Cristo no sacó completamente a Satanás, pero terminó su carrera como el acusador de nuestros hermanos, su papel principal en los tiempos precristianos (véase Job 1-2, Zacarías 3). La sangre de Cristo ha minado los fundamentos de cada acusación que Satanás pueda presentar contra los hermanos [Romanos 8: 33-34]. Satanás es arrojado a la tierra. Él no puede acusar a los santos ante Dios por más tiempo, ya que vencieron sus acusaciones apelando a la sangre expiatoria del Cordero. Los Cristianos también toman territorio del reino satánico por la palabra de su testimonio (es decir, predicar el evangelio), y por su disposición a morir en lugar de ser intimidados por la persecución.

Cuando los setenta regresaron de su misión de predicación, le dijeron a Jesús: “Señor, hasta los demonios se someten a nosotros en tu nombre”. Jesús respondió: “Vi a Satanás caer como un rayo del cielo” (Lucas 10: 17-18). Estas palabras no deben interpretarse literalmente. Deben entenderse más bien como que significaron lo que Jesús vio en las obras que sus discípulos estaban haciendo, como una indicación de que el reino de Satanás acababa de recibir un golpe aplastante: una cierta restricción de su poder, acababa de ocurrir.

Vemos entonces que la atadura de Satanás descrita en Apocalipsis 20: 1-3 significa que a través de la era del evangelio en la que ahora vivimos, la influencia de Satanás, aunque ciertamente no se aniquila, está restringida de forma que no puede evitar la difusión del evangelio a las naciones del mundo.

Nos habían advertido en el versículo 3 que cuando hayan expirado los mil años, Satanás sería liberado de su prisión. Esto habla de un breve período de duración indeterminada al final de la era Cristiana, durante el cual se le permitirá a Satanás resistir a la iglesia a escala global. Esto parecería constituir el retroceso definitivo para la iglesia, ya que la mayoría del mundo se entregará a un estado pagano comparable al que prevalecía antes de la Primera Venida de Cristo. ( ¿Te suena esto? actualmente mucha gente ya se ha volteado hacia enseñanzas y prácticas paganas, aunque ni saben de donde vienen, y han desacreditado la Biblia y su validez. Ahora la gente defiende el yoga, la meditación, hacen mudras, meditan, siguen todo tipo de doctrinas paganas que son las mismas enseñanzas de los tiempos antes de la venida de Cristo, con sus dioses Egipcios, sus sanaciones con energía, canalizar demonios, hacer círculos de la madre tierra, rituales de fertilidad, tantra, la diosa, los “extraterrestres” que sugieren prácticas de paganismo y niegan la Biblia etc etc… solo dale una mirada a tu comunidad y podrás ver el regreso al paganismo ).

El mundo entero se volvería hostil a Cristo y la iglesia, todas las naciones se esforzarán para luchar contra el campamento de los santos. Esta puede ser una guerra de tipo espiritual, pero dado que tal batalla contra la iglesia significó una persecución en Apocalipsis 11: 7 y 13: 7, es probable que la persecución de la iglesia a gran escala sea lo que se trata de advertir también. La ciudad amada es la Nueva Jerusalén descrita más completamente en el capítulo 21, que es una imagen de la iglesia.

Vemos que esta batalla se compara con Gog y Magog. Ezequiel describe esta batalla en términos de una comunidad pagana que invade la tierra de Israel; un ejército tan numeroso que ascienden como una tormenta y una nube para cubrir la tierra [Ezequiel 38: 1-8].

La guerra de Gog contra Israel fue divinamente permitida u ordenada, y brindaría ocasión para el juicio y la venganza de Dios contra el pueblo simbolizado por Gog. En el caso de Apocalipsis, esto representará el juicio de todos aquellos que prefirieron la obscuridad antes que la luz y que siguiendo a Satanás, se lanzaron contra la iglesia, la Nueva Jerusalén.

El diablo, posterior a su derrota final, no va a ser encadenado temporalmente, sino que debe ser arrojado al lago de fuego. El lago de fuego, como recordarán, es donde ya están la bestia y el falso profeta.

Apocalipsis 20: un estudio de Robin A. Grace, de UK Apologetics

Les compartiremos la traducción del estudio realizado por Robin Grace al respecto de la interpretación de Apocalipsis 20. Aunque algunos elementos de lo que él narra ya los abordamos anteriormente, creemos que vale la pena compartirlo, ya que puede terminar de reforzar algunos de los conceptos presentados.

Todos deberíamos tomarnos la molestia de tratar de entender correctamente el Apocalipsis, este gran libro de la Biblia. Es un triste hecho que este libro ha sido abusado por innumerables “expertos en profecía” que han logrado confundir y engañar a miles de personas sinceras. Esto ha sucedido a través de los muchos cultos y sectas, así como en algunas áreas del movimiento Bautista -piénsese en William Miller- y, sugiero respetuosamente, que esto sigue ocurriendo dentro de gran parte del dispensacionalismo, incluso entre algunas personas absolutamente sinceras.

Yo mismo, desde mi adolescencia, una vez leí diversos folletos sobre el Apocalipsis y encontré que su comprensión de este gran libro era un revoltijo confuso. Ciertamente estuve convencido por un tiempo pero, finalmente, llegué a creer firmemente que  las enseñanzas de la mayoría estaban totalmente incorrectas al respecto de Apocalipsis. Esto eventualmente me llevó a negarme a estudiar este libro durante varios años hasta que mi comprensión se hubiera profundizado y aumentado. ¡Después de todo, hay muchas otras secciones de la Biblia para leer y estudiar! Así que oré acerca de este libro complicado, luego dejé el asunto con el Señor.

Eventualmente, después de algunos años, descubrí que mi entendimiento iba en aumento, pero no fue sino hasta que deje firmemente atrás todas las influencias de las enseñanzas que seguía anteriormente que pude explorar el libro de Apocalipsis nuevamente. Unos años más tarde, después de un profundo estudio bíblico, también dejé atrás la noción del premilenarismo. ¿Por qué? Descubrí que se ajusta con un conocimiento bíblico moderado, selectivo y desigual. Un conocimiento mucho más profundo – tomar todas las Escrituras en cuenta – revela que el premileniarismo es una visión ingenua, que contradice otras partes de la Biblia.

Uno de los grandes problemas que tuve con las enseñanzas de origen adventista que yo seguía anteriormente fue la idea de que el libro se puede leer literalmente, al igual que leer una novela ordinaria; por supuesto, esto  no es posible, Apocalipsis es un libro lleno de numerosas figuras y símbolos. El libro no puede ser entendido literalmente. Luego, nuevamente, noté que había saltos obvios en la secuencia temporal, pequeñas inserciones o cameos teológicos. Este fue el momento en que decidí dejar este libro a un lado hasta que mi comprensión aumentó.

En la comprensión más completa de este libro que he desarrollado desde entonces, está claro que Apocalipsos no siempre procede en lo que podría llamarse una progresión lógica. Los eventos registrados por Juan no están establecidos en ningún orden de tiempo consistente; por ejemplo, tenemos el nacimiento de Jesús mencionado en Apocalipsis 12: 5, pero una de las referencias a la segunda venida ya está ocurriendo en Apocalipsis 6: 16-17. A pesar de esto, recientemente me sorprendió escuchar a un conferencista experimentado en una universidad bíblica (en ‘YouTube’) declarar que los acontecimientos en Apocalipsis 20 deben seguir el capítulo 19, debido al orden cronológico. ¿Realmente estaba hablando en serio? Las visiones rara vez funcionan así.

Alrededor de 1998, estaba obteniendo mi título de teología. Si la memoria es correcta, nada menos que mi colega galés Martyn Lloyd-Jones recomendó un acercamiento al Apocalipsis en uno de sus libros o artículos. Ese libro se llama “Más que conquistadores”, fue escrito alrededor de 1937-1940. Al fin, había una explicación completa sobre este maravilloso libro de la Biblia. Apocalipsis está escrito en siete secciones paralelas, todas cubren eventos de la primera a la segunda venida de nuestro Señor, la sección final continúa un poco más, para darnos un vistazo al estado eterno (capítulos 21- 22).

Lo que leerás no es una opinión pasajera, más bien, es la culminación de 55 años de investigación de la Biblia y del libro del Apocalipsis, y especialmente del capítulo 20, el cual ha sido una parte importante de este estudio e investigación. En general, sugeriría que es hora de dejar atrás la interpretación futurista de este libro con todas sus grandes inconsistencias y sin sentidos.

Análisis de Apocalipsis 20 con comentarios

Y vi un ángel que descendía del cielo, que tenía la llave del abismo y sostenía en su mano una gran cadena.

Comentarios:

Abismo: Gk: ‘abussos’ sugiere un pozo de profundidad infinita.

Un ángel descendió del cielo: uno de los ejecutores de la justicia divina, que retiene a los criminales y los mantiene en prisión, y los entrega solo para ser juzgados y ejecutados.

Prendió al dragón, esa serpiente antigua, que es el diablo, o Satanás, y lo ató por mil años. Lo arrojó al abismo, lo encerró y lo selló sobre él, para evitar que engañara a las naciones hasta que los mil años hubieran terminado. Después de eso, debe ser liberado por un corto tiempo.

Comentarios:

Vamos a tener que tomar tiempo para revisar los primeros tres versículos del capítulo 20, porque la forma en que se manejan estos versículos configura el resto de esta exposición. ¿Cuándo, fue o será Satanás atado? Es esencial que tengamos claro este tema, porque muchos se equivocaron al negarse a consultar correctamente las Escrituras para su corroboración. Como estamos a punto de ver, la Biblia misma nos  lo dice. No es necesario adoptar teorías extrañas que vayan en contra de las Escrituras.

Quizás lo primero que debemos tratar aquí es los “mil años” (mencionados en los versículos dos y tres). Como es bien sabido, ‘1,000’  no es un número literal sino que se usa simbólicamente en las Escrituras. Para verificar esto, puedes revisar Éxodo 20: 6; Deuteronomio 1:11; Salmo 50:10; Salmo 84:10. Son números simbólicos que se usan continuamente en este libro altamente simbólico. Sin embargo, Apocalipsis 20 es el único pasaje en la Biblia que habla de “mil años” (en lugar de simplemente “mil”) que proviene de la palabra latina (“mille”) de la que derivamos “milenio”.  Pero, podrías preguntarte, ¿por qué el simbolismo de los “mil años”? Mil es múltiplo de diez, y diez en la Biblia parece ser el número de completitud. Hubo diez plagas, la plenitud de la ira de Dios sobre Egipto. Tenemos diez mandamientos, la plenitud de la ley de Dios, de todos los juicios de Dios. Así que mil podría decirse que representa la era total y completa del Nuevo Testamento, de toda la Iglesia de Jesucristo.

Los números grandes y perfectamente redondeados que se encuentran en Apocalipsis tienen más probabilidades de ser entendidos como simbólicos (por ejemplo, 1000; 144,000; 200 millones). Los números más pequeños y las referencias de marcos de tiempo son mucho más propensos a ser tomados literalmente (por ejemplo, las siete cabezas y diez cuernos de la bestia, las siete iglesias que inicialmente recibieron el libro de Apocalipsis, 42 meses (correspondientes a 1260 días y un tiempo). , tiempos y medio tiempo). Steve Gregg agrega:

El número “mil” se usa con frecuencia en las Escrituras sin la intención de transmitir información estadística. Se da como el número de generaciones a las que Dios guarda sus convenios (Deuteronomio 7: 9), el número de colinas sobre las cuales Dios posee el ganado (Sal 50:10), el número de tropas enemigas que un israelita perseguirá (Josh 23:10), el número de aquellos que caerán “a tu lado” en oposición a los diez mil que caerán a tu “mano derecha” (Salmos 91: 7), etc. Además, la expresión ” mil años “nunca se usa en ninguna otra parte de la Escritura durante un número real de años, sino solo para sugerir la idea de un tiempo muy largo (véase Salmos 90: 4, Eclesiastés 6: 6, 2 Pedro 3: 8). Así también aquí, el reinado de los mártires durante el tiempo de la encarcelación de Satanás es simplemente un tiempo muy largo, como la cifra “mil años” generalmente significa (pp. 467-468).

Pero ahora, dejando de lado el tema del “mil”, ¡aquí es donde las cosas comienzan a ponerse realmente interesantes! El dragón, por supuesto, es Satanás, que el versículo uno identifica; revisa también Génesis 3: 1-5; Apocalipsis 12: 3,16.

He mencionado un fuerte vínculo entre Apocalipsis 20: 12-3 y Apocalipsis 12: 5-12, este fuerte vínculo comienza a dejar en claro cuándo ocurren estos eventos:

Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones;y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono.

Y la mujer huyó al desierto, donde tiene lugar preparado por Dios, para que allí la sustenten por mil doscientos sesenta días.

Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles;

pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo.

Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.

10 Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche.

11 Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.

12 Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos. !!Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo.

Entonces, esto nos da la configuración de tiempo para estos eventos, al igual que otras Escrituras que veremos más adelante. El niño varón (12: 5) es, por supuesto, Jesús. El diablo buscó atacarlo y perseguirlo, pero tan pronto como su misión terrenal fue completa, regresó al cielo (12: 5). “La mujer” (12: 6) ya no es Israel, sino la Iglesia, se la cuida durante “1,260 días” (12:6), este es un período de tiempo simbólico para el período de tiempo que la Iglesia de Dios opera en la tierra. La Iglesia puede ser perseguida, incluso algunos cristianos pueden ser asesinados, pero, como cuerpo, la iglesia está divinamente protegida. Durante nuestra era actual, las puertas del infierno nunca pueden prevalecer contra la Iglesia (Mateo 16:18). En este punto hay “guerra en el cielo” (12:7), lo que resulta en que Satanás sea arrojado a tierra, y deja de operar como ‘el acusador de los hermanos’. (12: 8-10) ¿Cuándo ocurrió todo esto? Ahora queda claro: Todo esto ocurrió cuando Jesús salió victorioso en la cruz del Calvario (12: 6,10-12). Observa también que cuando ocurren estos eventos, el tiempo de engaño de Satanás está llegando a su fin: “él sabe que su tiempo es corto” (12:12).

Debemos entender que la cruz del Calvario y la posterior resurrección de nuestro Señor fue un tiempo de gran victoria para el plan redentor de Dios. En ese momento, el ‘dios de este mundo’ fue expulsado del cielo y ahora vaga por la tierra con sus demonios. Él está en el abismo espiritual, pero todavía tiene el poder de confundir y engañar, sin embargo el estar atado significa que no puede impedir que aquellos a quienes Dios llamó a la salvación salgan de engaños y conozcan la verdad del Evangelio.

Podemos ahora comparar a Satanás con un perro peligroso con correa. Ese perro sigue siendo peligroso, pero solo si uno se acerca demasiado a él. Por ello, el enemigo de Dios busca formas de engañar a la gente para que se acerquen a él lo suficiente como para que él pueda hacerles daño, y si es posible, que pierdan la salvación. Como si fuera depredador, pone telarañas y anzuelos usando lo que sabe que el humano tiene como debilidad, para luego atrapar a la presa. Pero para poder atrapar a la presa, se necesitan muchos engaños… engaños como la nueva era, la meditación, el yoga, la moda por lo hinduista o budista, los estados alterados de consciencia como con la ayahuasca, la idolatría, etc. Cuando una persona ya queda atrapada por el enemigo, será usada para atrapar a más personas, y controlada mentalmente por el enemigo. Pero para ello, la víctima tuvo que haberse acercado, incluso una sesión “inocente” de ouija o de tarot, ya abre las puertas, y no se diga si un familiar o pariente cayó en el engaño, porque aquí es donde se tiene el riesgo de contaminar al resto de la familia en los engaños.

El enemigo ciertamente tiene poder. Si lo piensas, antes de la venida de Cristo, todos los sistemas e imperios mundanos estaban controlados por Satanás bajo una u otra forma de paganismo, excepto por el pueblo Judío. Desde las comunidades en Mesoamérica, Perú, como en Inglaterra con los druidas, como en Egipto con sus dioses, como en Roma o en China. Después de la venida de Cristo, incluso el Imperio Romano, anteriormente inmerso en el paganismo, se convirtió oficialmente en “cristiano” dentro de los 500 años después la derrota de Satanás, Constantino incluso promulgó una ley que permitía a los cristianos observar el “Día del Señor”. Eso es seguramente muy significativo. Nuestro punto no es, por supuesto, que el imperio Romano se hubiera desviado hacia el Catolicismo, pero nos referimos a que tales nuevas leyes nunca podrían haber sucedido hasta que Satanás hubiera sido encadenado y restringido.

Se compara a Satanás con un “hombre fuerte que está atado” durante esta era del Evangelio. Consideremos otras Escrituras al respecto:

Mateo 12:28-29

28 Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios.

29 Porque ¿cómo puede alguno entrar en la casa del hombre fuerte, y saquear sus bienes, si primero no le ata? Y entonces podrá saquear su casa.

Ten en cuenta que Jesús hizo estos comentarios en el contexto de la posibilidad de expulsar demonios. Tal poder y posibilidad eran algo nuevo. Como se ha señalado muchas veces, la misma palabra griega ‘deo’ (G1210 en el sistema de concordancia de Strong) se usa tanto en Apocalipsis 20: 2 como en Mateo 12:29. Jesús estaba claro que esto ahora podría suceder, porque el reino de Dios había llegado.

En el relato de Lucas, el hombre fuerte es representado como armado y custodiando su palacio o residencia. Pero una vez desarmado por un oponente más fuerte, es privado de sus despojos (Lucas 11: 21-22). La afirmación de Cristo, entonces, es muy clara. Él ha “atado” a Satanás y puede saquear su casa a voluntad … Satanás no puede resistir con éxito a Cristo. El tirano ha sido derrotado. Puede y contraataca, pero ya ha perdido la guerra. Él sabe que su tiempo es corto (Apocalipsis 12: 12). Lo mismo hacen sus ángeles caídos cuando le preguntan a Cristo: ‘¿Has venido aquí para atormentarnos antes de tiempo?’ (Mateo 8: 29). Saben que el tormento les espera en el infierno, un lugar ‘preparado para el diablo y sus ángeles’ (Mateo 25: 41).

Notarás cómo se señala que la restricción sobre los demonios comenzó cuando el Evangelio empezó a ser predicado:

Lucas 10: 17-20

Regreso de los setenta

17 Volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre.

18 Y les dijo: Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo.

19 He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará.

20 Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos.

Jesús realmente fue capaz de observar a Satanás “caer como un rayo del cielo”, pero lo más importante que debemos considerar es que esto nos da el tiempo: sucedió cuando el Evangelio comenzó a ser predicado – en el primer siglo DC.

Justo antes de su ascensión, Cristo les dio a sus discípulos la gran comisión: “Id y haced discípulos a todas las naciones” (Mateo 28:19). En este punto uno puede imaginarse a los discípulos planteando una inquietante pregunta: ¿Cómo podemos hacer esto, si Satanás continúa engañando a las naciones de la misma manera en que lo hizo en el pasado? En Apocalipsis 20: 1-3, Juan da una respuesta tranquilizadora a esta pregunta. Parafraseado, su respuesta es algo como esto: “Durante la era del evangelio que ahora ha sido introducida, Satanás no podrá seguir engañando a las naciones de la manera en que lo hizo en el pasado, porque él ha estado atado. Durante todo este período, por lo tanto, ustedes, los discípulos de Cristo, podrán predicar el evangelio y hacer discípulos de todas las naciones “.

Juan 12: 31-32

31 Ahora es el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este mundo será echado fuera. 32 Y yo, cuando sea levantado de la tierra, a todos atraeré a mí mismo.

Observa también lo que Colosenses 2 dice:

Colosenses 2: 13-15

13 Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados,

14 anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz,

15 y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.

Notarás que fue una parte vital de la obra de Cristo en la cruz el hecho que “desarmó los poderes y las autoridades, hizo un espectáculo público de ellos, triunfando sobre ellos por la cruz”. Entonces esto representó una gran derrota para Satanás, que ahora opera con un poder muy reducido. Cristo ya estableció su reino, lo cual sucedió en su primera venida.

También considera las palabras claras de Hebreos 2:

Hebreos 2: 14-15

14 Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo,

15 y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre.

La victoria de Cristo en la cruz causó que Satanás quedara atado y así es como Jesús “quebró el poder de aquel que había tenido el poder de la muerte”, es decir, Satanás. De nuevo, en la cruz, Jesús ‘desarmó a los poderes y autoridades’ . Ahora, después de su muerte física, los Cristianos entran al cielo.

I Juan 3: 8 también enseña las buenas nuevas que proclamamos aquí: “El Hijo de Dios se manifestó para destruir las obras del diablo”.

Mateo 28: 18-20

18 Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.

19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;

20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

Entonces vemos que la restricción puesta en las actividades de Satanás es precisamente lo que causó que “toda autoridad en el cielo y en la tierra” sea otorgada a Jesús y claramente vemos que es cuando el Evangelio pudo empezar a predicarse en pleno poder.

Lucas 17: 20-21

20 Preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios, les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia,

21 ni dirán: Helo aquí, o helo allí; porque he aquí el reino de Dios está entre vosotros.

El reino de Dios es un reino espiritual, aunque los premilenialistas quieren convertirlo en un reino físico.  No es un reino terrenal / nacional / político futuro que se asentará en Jerusalén. Cristo ya derrotó a Satanás y estableció su reino, eso sucedió en el siglo I . ¿Podría la Escritura ser mucho más clara? Esta es la razón por la cual las personas pueden venir a Cristo, borrar sus pecados y vivir el resto de sus vidas como creyentes Cristianos. Esto es lo que facilitó el haber atado a Satanás: no podría haber sucedido antes. Nadie ha sugerido (hasta donde yo sé), que el hecho de atar al enemigo significa que la paz mundial puede comenzar inmediatamente, no, tenemos que esperar cuando la voluntad del Mesías se lleve a cabo completamente en la tierra, tal como está en el cielo (Mateo 6:10). Sin embargo, el haber atado a Satanás ha permitido a millones el convertirse y conocer la verdad del Evangelio.

Los adventistas y los dispensacionalistas han luchado por saber qué hacer con  Escrituras como las siguientes:

Mateo 3: 1-3

3  En aquellos días vino Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea,

2 y diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.

3 Pues éste es aquel de quien habló el profeta Isaías, cuando dijo:
Voz del que clama en el desierto:
Preparad el camino del Señor,
Enderezad sus sendas.

Estos pasajes enseñan que el reino llegó en el primer siglo y causan problemas para el concepto de que toda la fuerza del reino aún estaba a miles de años de distancia. En resumen, es precisamente porque el reino de Dios ha llegado, que el evangelio ahora puede ser predicado a todas las naciones (consultar Mateo 13: 24-30, 47-50).

Nunca olvides que Jesús dijo esto:

“Mi reino no es de este mundo” (Juan 18:36), sin embargo, algunos persisten con la creencia de que el reino nunca llegará completamente hasta que se establezca sobre la tierra. “Hágase tu voluntad sobre la tierra como en el cielo” se refiere a al estado eterno.

Cuando hayan pasado los mil años, Satanás será liberado de su prisión

Comentarios:

El final de los mil años es el final de la era de la iglesia sobre la tierra, y Satanás será liberado por un corto tiempo. Él se moverá rápidamente y astutamente para atacar a la iglesia y al pueblo de Dios. Los eventos del año 70 en Jerusalén fueron un tipo de precursor delo que está por venir. Es desafortunado que algunos, viendo que el “fin”  del viejo pacto efectivamente llegó en el año 70, no son capaces de percibir que, aunque ese fue un verdadero “fin”, especialmente paradlos Judíos, fue solo un precursor para eventos que están por venir.

y saldrá a engañar a las naciones en los cuatro rincones de la tierra, Gog y Magog, y juntarlas para la batalla. En número, son como la arena en la orilla del mar.

Comentarios:

Juan toma prestado de Ezequiel 38-39 en referencia a una profecía que casi con certeza se cumplió en el pasado, ya sea en el tiempo de Antíoco Epífanes, o durante el imperio Persa (en los días de Ester). El ataque estaba sobre Israel como nación en aquel entonces, pero ahora la ira estará sobre la Iglesia de Jesucristo, el Israel espiritual, alrededor del mundo.  Los inicios ya podemos verlos con las leyes “anti-intolerancia” que incluso ya implican penas de cárcel y multas, o bien la censura de redes sociales. El enemigo lleva algunas generaciones de trabajo con sus engaños a través de medios masivos, entretenimiento e incluso infiltrándose en las iglesias.

El mundo entero va a perseguir a la iglesia. La oposición será mundial. No hay, por lo tanto, el menor motivo para considerar nuestro pasaje como una referencia al ataque final de ciertas naciones. El Nuevo Testamento simplemente no contiene ninguna predicción que se aplique a ciertas naciones o estados específicos actuales … describe la lucha entre la Iglesia y el mundo.

‘El número de los cuales es como la arena del mar’ es una expresión bíblica común para innumerables personas, por ejemplo, Génesis 22:17; 32: 12; 41: 49; 1 Samuel 13: 5.

Satanás mueve al mundo entero para declarar la guerra al Cristianismo.

Marcharon a través de la anchura de la tierra y rodearon el campamento del pueblo de Dios, la ciudad que él ama. Pero descendió fuego del cielo y los devoró.

Comentarios:

No hay duda de que los eventos del año 70 fueron al menos un precursor típico de lo que, en mi opinión, se cumplirá nuevamente aún más en el futuro. Recordemos que ahora podemos estar bastante seguros de que Juan escribió en los años 60, justo antes de los horrendos eventos que se desarrollarían en el año 70 con la destrucción de Jerusalén. La idea de que Juan escribió después del año 90 está prácticamente demolida.

Sin embargo, el ‘fuego que baja del Cielo’ no ocurrió entonces, aunque siempre debemos tener en cuenta que el estilo aquí es apocalíptico, no literal. Así que mi creencia es que la marcha “a través de la anchura de la tierra” (aunque ciertamente podría argumentarse que se cumplió en el ataque del primer imperio Romano sobre Jerusalén, ya que era un imperio mundial que representaba a todas las naciones sobre la tierra), todavía no ha sido totalmente agotado como una profecía.

Esto implica un ataque internacionalmente acordado contra el Cristianismo. ¿Podría ser incluso un ataque aprobado y sancionado por las Naciones Unidas? En el pasado, he mencionado que la ONU se opone al Cristianismo. Muchas de sus iniciativas son de izquierda liberal. En el pasado, al menos una o dos figuras asociadas con la ONU han hablado sobre la necesidad de una “religión mundial” liberal y controlada por la ONU.

Y el diablo, que los engañó, fue arrojado al lago de azufre ardiente, donde la bestia y el falso profeta habían sido arrojados. Serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.

Comentarios:

Quizás poco se necesita agregar aquí. Probablemente el ser atormentados “día y noche por los siglos de los siglos” se refiere a los resultados constantes y eternos de su caída.

Entonces vi un gran trono blanco y el que estaba sentado en él. La tierra y los cielos huyeron de su presencia, y no había lugar para ellos.

Comentarios:

Ahora llegamos al juicio del gran trono blanco, una completa evaluación y conclusión de cada individuo humano que haya vivido en este planeta, ¡nadie escapa de esto! Sobre este trono, Cristo está sentado; véase Mateo 25:31; Apocalipsis 14:14. “La tierra y los cielos huyeron de su presencia” – una verdadera renovación espiritual y reorganización de los elementos es ciertamente la indicación, el viejo sistema ya no continuará, Dios usará un gran calor para cambiar y remodelar las cosas, 2 Pedro 3:10, será una liberación completa de la esclavitud de la corrupción – Romanos 8:21.

Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante el trono, y se abrieron libros. Se abrió otro libro, que es el libro de la vida. Los muertos fueron juzgados de acuerdo con lo que habían hecho según lo registrado en los libros.

Comentarios:

Ahora llegamos al tiempo del juicio que Mateo y Lucas mencionaron (Mateo 10:26, Lucas 8:17, 12: 2), cuando no se permitirán más secretos, todas las mentiras serán descubiertas, todos los negocios “sombríos” expuestos, a la vista de todos. Daniel escribió sobre esto de la siguiente manera:

Daniel 7: 9-10

9 Estuve mirando hasta que fueron puestos tronos, y se sentó un Anciano de días, cuyo vestido era blanco como la nieve, y el pelo de su cabeza como lana limpia; su trono llama de fuego, y las ruedas del mismo, fuego ardiente.

10 Un río de fuego procedía y salía de delante de él; millares de millares le servían, y millones de millones asistían delante de él; el Juez se sentó, y los libros fueron abiertos.

La inferencia aquí seguramente es que cada persona que haya vivido asistirá a esta corte. Los Cristianos salvos están siendo juzgados en esta vida presente y serán pronunciados como salvos, cubiertos por la sangre de Cristo; sin embargo, todos sin duda asistiremos y ninguno escapará a una lectura completa de sus vidas. Los “libros” (plural) son la referencia de todas nuestras obras. ¡Afortunadamente también se abre el Libro de la Vida, y cada persona salva se encontrará registrada en ese libro! Apocalipsis 3: 5; 13: 8. Los muertos son juzgados de acuerdo con sus obras. Mateo 25:31, Romanos 14:10, 2 Corintios 5:10. Ninguno escapa de esta corte final de la raza humana. Esta comprensión es alentada por el uso de “grandes y pequeños” (versículo 12), en este mundo actual, los ricos e influyentes a menudo pueden escapar de la justicia mediante sus vínculos de alto nivel y sobornos: ¡ese ya no será el caso!

El mar entregó los muertos que estaban en él, y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos, y cada persona fue juzgada de acuerdo con lo que habían hecho.

Comentarios:

Una vez más, la enseñanza de que este es un juicio que abarca todo, sin escapatoria, es fomentado por el lenguaje que se despliega. Muchos han muerto en el mar, por lo que se nos dice que incluso el mar “entregó los muertos que había en él”, al igual que “la muerte y el Hades”. Nadie en ningún lugar, en ningún momento, escapa al juicio divino.

Entonces la muerte y el Hades fueron arrojados al lago de fuego. El lago de fuego es la segunda muerte.

Cualquier persona cuyo nombre no se encontró escrito en el libro de la vida fue arrojado al lago de fuego.

Comentarios:

La muerte, la separación del alma y el cuerpo, y el Hades, el estado de separación, ahora cesan. Por lo tanto, simbólicamente hablando, la Muerte y el Hades, ahora personificados, son arrojados al lago de fuego.

Este versículo también confirma para nosotros que ‘la segunda muerte’ es ‘el lago de fuego’. Aquellos que ingresan al Cielo después de su muerte reciben la protección prometida para no terminar en al lago de fuego.

Finalmente, el versículo 15 confirma que solo aquellos cuyos nombres están escritos en El Libro de la Vida se salvan y pueden evitar el lago de fuego.

La enseñanza impartida aquí ciertamente no es mi propia interpretación. Agustín de Hipona, a menudo considerado como el primer gran teólogo de la Iglesia, describió el mismo enfoque esencial de Apocalipsis 20 en su “Ciudad de Dios”, en el siglo V. La gran mayoría sustancial del cristianismo ha aceptado este punto de vista, esto incluye a Lutero, Calvino y todo el movimiento reformado protestante. Solo con el auge del adventismo y los muchos cultos y sectas en América del siglo XIX (así como las influencias derivadas de Edward Irving y John Nelson Darby en Gran Bretaña), se ha desarrollado el premilenialismo. 

La atadura actual de Satanás es efectiva, pero tiene un propósito específico y, en muchos sentidos, esta atadura puede hacer que Satanás sea más peligroso.

Está más furioso que nunca “porque su tiempo es corto”. (Apocalipsis 12:12). ¡Ahora se resiste como un animal herido cuya maldad es más peligrosa, precisamente porque sabe que está muriendo! Tales pensamientos deberían evitar cualquier triunfalismo en nuestros corazones, hacernos diligentes para estar “al tanto de los planes de Satanás” (2 Corintios 2:11) y realistas sobre el esfuerzo necesario para reclamar este mundo para Cristo. La actividad de compartir la verdad con la que ahora somos encargados ​​como la iglesia victoriosa, debe llevarse a cabo de la misma manera costosa que la victoria de Cristo: a través del sufrimiento, a través de la sangre de los mártires, a través de la iglesia demostrando su semejanza con Cristo llevando su cruz: estas son las formas en que se logra la victoria. Como Jesús mismo dijo: “Si el mundo te odia, sabes que me odiaba antes de odiarte. Recuerda la palabra que te he hablado. Ningún siervo es más grande que su amo. Si ellos me persiguieran, también perseguirán. tú. Si guardaran mi palabra, también guardarían la tuya”.

El reino milenial de Cristo es ahora, tanto en el cielo como en la tierra. Jesús mismo declaró ante Poncio Pilato: “Mi reino no es de este mundo “(Juan 18:36). Él reina actualmente en los corazones de la gente que ha recibido su nuevo pacto, incluso mientras están en la tierra: “Pondré mi ley dentro de ellos y en su corazón la escribiré; y yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo “(Jeremías 31:33). Él también reina en el cielo sobre la hueste de los redimidos ya presentes allí y también sobre los ángeles, definitivamente no se trata de un reinado terrenal.

Aclaro para concluir este estudio que los premilenialistas y postmilenialistas siguen siendo mis hermanos y hermanas en Cristo (siempre que la herejía sea rechazada), pero necesitan que se les recuerde que las creencias que siguen fueron apoyadas por numerosos fundadores de sectas. El amilenialismo (prefiero el término “milenarismo realizado”) evita un área peligrosa de especulación bíblica, ya que nos dice exactamente dónde estamos en la secuencia bíblica temporal, confirma la salvación de los fieles y su entrada al Cielo cuando sus vidas están completas en esta tierra. También evita la idea no bíblica de un rapto, aunque a menudo lo acepten personas muy sinceras. Entonces, sin lugar a dudas, la aceptación de la visión que les he compartido brinda mucha protección contra ideas y esquemas falsos de los cultos y sectas de tipo adventista.

¿Volverá la Roma pagana?

Una de las profecías expuestas dentro del análisis de Apocalipsis 20 es la implicación de que una “armada” enorme proveniente de todas partes del mundo perseguiría y haría la guerra contra la ciudad amada y los santos. Sabemos que la ciudad amada ya no es Jerusalén, sino que es la iglesia de Cristo, puesto que a Jerusalén se le describió como la ramera.

Al comparar esta batalla con Gog y Magog, es importante entender que el contexto de esa batalla, la cual fue un ataque de pueblos paganos hacia los hijos de Dios (en ese tiempo, Israel) en la cual Dios los protegió y les otorgó la victoria sobre los pueblos paganos, al mismo tiempo que le sirvió de juicio sobre los pueblos paganos.

Desde hace ya años ha sido notorio el regreso del paganismo a la sociedad mundial. Nuestro próximo estudio será precisamente sobre el regreso del paganismo, e iremos más a fondo sobre ese tema, pero no podemos negar que actualmente más y más personas se están involucrando en prácticas de neo-paganismo, nueva era y prácticas que corresponden por ejemplo al hinduísmo con el yoga, la apertura del tercer ojo, la “activación de los chakras” etc. Vemos también la degradación moral de la sociedad, que empieza a volver a prácticas que eran comunes de los pueblos paganos, como la sodomía, el incesto, la pederastia y la fornicación.

Lamentablemente la iglesia está cada vez más involucrada en la aceptación del regreso de todas estas prácticas. En Julio pasado, se llevó a cabo un evento de corte supuestamente Cristiano llamado “Revoice 2018” cuyo objetivo era: “Apoyar, alentar y empoderar a los homosexuales, lesbianas, atraídos por el mismo sexo y otros cristianos LGBT para que puedan florecer mientras se observa la doctrina cristiana histórica del matrimonio y la sexualidad.”

Acabamos de leer en este estudio una descripción de cómo los cristianos fueron tratados en la antigua Roma. Esto nos debe de poner a reflexionar sobre la empatía bienintencionada de Revoice con la cultura gay. Un toque de realismo histórico es lo que a veces hace falta, ya que este tipo de movimientos solo pueden acelerar un declive cultural hacia el paganismo. Es preocupante ver al cristianismo ortodoxo implicado de alguna manera en este triste proceso, cuando debería estar firmemente en contra de él. A medida que observamos que nuestra cultura rechaza cada vez más al Dios de la Escritura y adopta diversas formas de paganismo (de las cuales la homosexualidad abierta siempre ha formado parte), la Roma antigua puede servir como un impresionante ejemplo y una advertencia necesaria.

¿Qué tipo de cultura aparecerá cuando la Palabra de Dios quede virtualmente borrada de la conciencia humana? ¿No nos encontraremos viviendo en un paganismo completo, como el de la Roma pagana?

Roma era una potencia política y socio-religiosa, abarcando una gama de dioses. Los templos de las divinidades no solo eran lugares de veneración sino también centros de actividad económica; las elites culturales y políticas estaban inseparablemente ligadas al medio religioso. La etnia estaba vestida de dioses ancestrales y linajes místicos, lo que agregaba una dinámica familiar al mundo espiritual. Escuelas de misterios y oráculos, influencias egipcias y mitraicas, festivales públicos para honrar a los dioses, cultos imperiales y adoración al Emperador ( tal como ahora se adora al Papa Católico )  todo formaba parte de la mezcla. Las exportaciones e importaciones espirituales fluyeron por todo el Imperio, retransmitiendo tradiciones cultuales e ideales romanos.

Los puntos de vista paganos sobre el sexo eran esenciales para una cultura fluida. No solo sería necesario tener en cuenta el comportamiento sexual del emperador y sus principales políticos, sino que la integración de la esclavitud, tan crucial para la economía pagana de Roma, dependía del dominio heterosexual y homosexual de los esclavos por parte de sus dueños.

Ser un seguidor de Jesucristo sin integrarse al orden religioso y moral aceptado del día, fue considerado perturbador para la comunidad en general. Vistos por las autoridades romanas con desconfianza y acusados ​​de supersticiosos, los primeros cristianos vivían bajo constante desprecio y hostilidad. Conspicuos por su ausencia en las grandes fiestas cívicas romanas, los primeros cristianos a menudo eran vistos con recelo y desconfianza.

Esta necesidad de conformidad social puede explicar cómo el intelectual y respetado senador romano e historiador Tácito (56-120 d. C.) habla del cristianismo como una “superstición destructiva”, y de los cristianos como “infames por sus abominaciones” justamente castigados por su crimen de “odio a la raza humana”. El “discurso de odio” cristiano (es decir, la claridad evangélica) era inaceptable.

¿Donde hemos escuchado que se clasifique a algo como incitación al odio actualmente?

 

Un amigo de la comunidad recientemente nos mandó esto que le enviaron desde YouTube. Y sabemos que otras redes sociales como Facebook hacen lo mismo. Incluso en los Estados Unidos las leyes han ido cambiando al grado de multar o encarcelar a Cristianos que no provean servicios o que no apoyen la agenda LGBT, y no tarda mucho en aplicarse esto mismo para la pederastía, la poligamia, el bestialismo, etc.

¿Qué harán los paganos de hoy? Incluso si los homosexuales de Revoice no necesariamente los favorecen, ¿por qué la agenda gay no incluye las relaciones incestuosas comprometidas entre un padre y un hijo, o una esposa y una hija, ya que no habría hijos naturales y por lo tanto no niños deformados? Un favorito entre los pensadores gay contemporáneos es Harry Hay considerado una autoridad espiritual sobre el valor de “las personas del tercer género” que espiritualmente “manejan las fronteras entre lo visto y lo invisible, lo conocido y lo desconocido”. Es bien sabido que Hay siempre abogó por la inclusión de la asociación norteamericana del amor entre un hombre y un niño (NAMBLA) en desfiles de orgullo gay, es decir, la pedofilia, como se practicaba en la antigua Roma.

A pesar del gran llamado a la generosa aplicación de los “valores” modernos para el bien de todos, esta agenda exige a la sociedad, acogiendo “relaciones fuera de lo establecido que puedan ser estables y santificadas” como un bien espiritual, implícitamente para adoptar el paganismo inmoral desenfrenado. Es exactamente ese paganismo lo que la fe bíblica siempre ha tratado de contrarrestar, desde el imperio Romano hasta la actualidad, para el bienestar de la humanidad y para el honor del Dios verdadero y viviente.

Sería tremendamente irónico si la normalización de la agenda presentada a través de currículos de educación sexual pornográficos inspirados en el paganismo que ahora se enseña en miles de escuelas públicas en todo Estados Unidos, afectando profundamente el pensamiento de las generaciones futuras de nuestros hijos y reforzado por programas de televisión y películas, proponiendo que todo vale sexualmente, fue instigada y apoyada por creyentes reformados y evangélicos.

¿Podría la “tolerancia” haber salvado a los primeros cristianos de la persecución? Es muy improbable, debido al poder entrelazado de la cosmovisión pagana de la política, la espiritualidad y la sexualidad, una vez que se arraigue. Por la época en que Pablo fue a Roma, Nerón se casaba con dos hombres, Sporus y Pythagorus, uno como su esposa y el otro como su esposo. Honrar a Dios como Creador incluye honrar las distinciones que él pone en la creación. Esto es parte del evangelio del cual Pablo no se avergonzó (Romanos 1:16). Pablo siempre hace de la obediencia una cuestión del corazón; la obediencia radical y positiva sobre la base de nuestra identidad en Cristo, alcanzada por el poder de Cristo resucitado dentro de nosotros. Ciertamente, no recomienda, en aras de la apertura al Evangelio, una aceptación general no discriminatoria de las prácticas de las culturas paganas como la romana.

Los cristianos siempre están fuera de sincronía con la comunidad pagana. Plinio el Joven, un magistrado romano pagano, explicó en una carta al emperador Trajano cómo manejó a los cristianos: debían renunciar a Cristo rindiendo homenaje a los dioses paganos y ofreciéndoles vino e incienso. Si se negaban serían ejecutados. Plinio estaba preocupado por el hecho de que el comercio local, íntimamente ligado a los templos paganos, como en Éfeso con el templo de Artemisa, estaba siendo obstruido por el Evangelio. Los cristianos no encajaban dentro del orden mundial omnicomprensivo de Roma, tal como no encajaremos en el nuevo orden mundial que pretenden nuevamente implementar todas las organizaciones, dirigentes y gente en general en los tiempos actuales, quienes han regresado claramente al paganismo y al control del enemigo de Dios. 

Los cristianos se están dando cuenta de que podemos sufrir multas o cosas peores por vender una Biblia o realizar una conferencia sobre sexualidad. Aún así, por el momento, nuestros miedos no son nada en comparación con lo que enfrentaron los cristianos en la antigua Roma. Y uno puede encontrar tal persecución en todo el mundo, en todas las eras. Debemos estar preparados y activos.

Si la Roma antigua es una indicación de nuestro futuro cultural, te sorprenderá descubrir que no será “amor libre para todos”. No podemos esperar justicia o tolerancia para los cristianos, una vez que la cosmovisión pagana tome totalmente el control. Si ya desde ahorita hemos mostrado en este blog el feroz ataque de quienes buscan callarnos, y comentarios de gente que proclama defenderá a su nueva era, a sus maestros ascendidos, a sus brujos y brujas o a su papa y santitos a costa de lo que sea… si esto sigue creciendo, será muy cercano a la explicación de Apocalipsis 20.

Pecadores como somos, no juzgamos a nadie, pero nos vemos obligados a clamar a la gente de Dios: manténgase firmes en la claridad de las diferencias que Dios ha puesto en el mundo. Manténgase firmes al declarar el evangelio de Jesucristo. Incluso si nos mantenemos firmes, no se nos garantiza la paz. La libertad que tienen los cristianos para mantener nuestro compromiso con la Palabra de Dios puede desaparecer en un instante, clasificada como “discriminación”. Cualquier cultura basada en la mentira no está comprometida con la verdad y eventualmente conducirá a entornos como los de la antigua Roma, los tiempos de Noé, Lot, Sodoma y Gomorra. El materialismo, el orgullo, la violencia y la burda inmoralidad sexual prevalecieron, y la adoración a Dios fue abandonada (Mateo 24:12; Lucas 17: 26-30). ¿Cuántos se salvarán en el día de la ira de Dios?

Lo más amoroso que podemos hacer es predicar el Evangelio en su plenitud, a la luz de las consecuencias futuras que ya se ven venir de una sociedad paganizada y degenerada. Declaremos las buenas nuevas de que Dios, el Creador bueno y santo, el Juez Justo y Poderoso, vivió entre nosotros para rescatar a los pecadores mediante la vida recta y la muerte expiatoria de Jesús, para tener comunión con ellos por su Espíritu Santo, que da poder para ser nacido de nuevo en la imagen de Jesucristo, y así vencer el pecado y cualquier influencia del enemigo.

Si este estudio te ayudó, compártelo con los demás.

Comparte el artículo con: