La cólera de Jonás y la compasión del Señor

La cólera de Jonás y la compasión del Señor

Después de ver que la ciudad de Nínive se arrepiente, Jonás se pone furioso. Estaba enojado porque el Señor mostraría compasión a esta ciudad.

En los primeros cuatro versículos, Jonás ora al Señor. Esta es la segunda de las oraciones de Jonás. La primera en el capítulo 2, tuvo lugar en el vientre del pez. El escritor nos invita a comparar y contrastar el corazón y la actitud de Jonás entre estas dos oraciones. En esta segunda oración, vemos el verdadero corazón de Jonás en toda esta situación. Vemos por qué él realmente no quería ir a Nínive… temía que Dios fuera misericordioso con ellos.

Jonás sabe que Dios es un Dios misericordioso y compasivo. Él da segundas oportunidades. Él retiene hasta lo más posible su ira. Jonás ora y dice: “Sabía que eres un Dios misericordioso, lento para la ira, que abunda en amor firme y que cede ante el desastre”. Aunque Jonás aprecia cuando Dios le muestra compasión a él (Capítulo 2),  está enojado con Dios cuando se la muestra a Nínive (Capítulo 3). Jonás quiere recibir la misericordia del Señor, pero no quiere que Dios muestre su misericordia a los demás, especialmente a los ninivitas. En el versículo 3, Jonás se pone un poco dramático y concluye que su vida no vale la pena. Él le dice a Dios que es mejor morir que vivir. 

Jonás no es un suicida, solo está siendo exagerado. Él está actuando como un niño. Él no se salió con la suya, así que dice que ya no vale la pena vivir. Él está tratando de manipular a Dios con su angustia, y está tratando de hacer que Dios cambie de opinión. Dios responde con una simple pregunta: “¿Haces bien en enojarte? ¿Es correcto que te enojes por esto?” En otras palabras, Dios está cuestionando el enojo de Jonás: “¿Por qué esto te molesta tanto?”

El Señor le enseña a Jonás a ser compasivo (Jonás 4: 5-11)

Después de esta oración, Jonás sube a la colina para sentarse al este de la ciudad. Él está esperando ver qué hará Dios con la ciudad. Jonás parece estar esperando que su actuación manipuladora haya cambiado la mente de Dios. Él está esperando que Dios la destruya. Mientras Jonás está sentado allí, Dios hace que una planta brote. Notarás que ésta es la tercera vez que Dios designa algo. La primera vez fue el gran viento que Dios arrojó sobre el mar (1: 4), la segunda fue el gran pez (1:17), y la planta es la tercera (4: 6). El texto nos recuerda quién tiene el control de su creación. Él soberanamente designa lo que quiere, y gobierna la creación. Él puede hacer que una planta brote instantáneamente. Y la planta brota sobre la cabeza de Jonás y le proporciona consuelo.

Esta planta cambia el estado de ánimo de Jonás. Él pasa de estar enojado, a estar contento. Luego, al día siguiente, Dios designa un gusano para venir y atacar la planta, por lo que la planta se marchitaría y moriría. Entonces se nos dice que Dios designó un viento abrasador del este, y el fuerte sol para golpear a Jonás en la cabeza. Jonás nuevamente se molesta y dice que es “mejor morir que vivir”. De nuevo, Jonás está siendo demasiado dramático.

Luego, en el versículo 9, Dios le hace una pregunta importante a Jonás: “¿Has hecho bien en enojarte por la planta?” Notarás el paralelo entre la pregunta de Dios en el versículo 4, en la que Dios cuestiona el enojo de Jonás hacia Nínive. Pero Jonás le dice a Dios: “¡Es correcto que me enoje con esta planta, estoy tan enojado como para morir!”. También notarás que esta es la primera vez que Jonás desea que algo no perezca. No le importaba si los marineros perecieron durante la tormenta. No le importaba si Nínive pereciera. ¡Pero cuando se trata de esta planta que le proporciona consuelo, le importa mucho que esta planta no perezca! Luego, en el versículo 10, recibimos la lección que Dios está tratando de enseñar a Jonás.

Dios le dice a Jonás que se compadece de esta planta insignificante, y ¿no debería Dios tener compasión de Nínive, una ciudad de 120,000 personas? En otras palabras, Dios le está diciendo a Jonás, ¿qué es más importante, que una planta o que 120,000 personas perezcan? Si Jonás no tiene lástima de la gente de Nínive, ¡al menos se compadecería de los animales! Si la planta es tan importante para él, ¡quizás sean los animales! Dios está haciendo una fuerte reprensión hacia Jonás. Jonás se preocupó tanto por sí mismo, por sus propias necesidades y comodidad, que necesita ser reprendido. A lo largo de todo este libro, Jonás no ha sido más que un mocoso mimado. Él quiere recibir la misericordia de Dios para sí mismo, pero no quiere que Dios se la muestre a otros. Él mismo no quiere perecer en el océano, pero cuando se trata de los marineros o de Nínive, a él no le importa que mueran.

Ahora, ¿qué significa esto para nosotros?

1. Dios tiene compasión por todas las personas, no solo por nosotros

Las personas son importantes para Dios. Dios está decidido a llevar a Jonás a Nínive. Orquesta soberanamente la creación para hacer su voluntad. Él hace todo esto para llevar a Jonás a Nínive.

2. Debemos arrepentirnos de nuestra hipocresía egocéntrica

No debemos ser como Jonás. No podemos ser egocéntricos y preocuparnos solamente por nosotros mismos. No podemos esperar recibir la gracia de Dios, pero luego negarnos a compartirla con otros. Salir de engaños pero que luego te dé pena abrirle los ojos a los demás, es como Jonás dejando que Nínive sea destruída.

No se trata de nuestra comodidad. No se trata de lo que queremos hacer. ¡Existimos para compartir las buenas nuevas de Jesús con todos! Sin embargo, muchos de nosotros vivimos vidas centradas en nosotros mismos y sin pensar en el destino de los demás. El Evangelio va en contra de nuestra autosuficiencia. Debemos sacrificar nuestras vidas por su reino.

3. Debemos estar dispuestos a ir donde Dios nos dice que vayamos

Dios les va a pedir que hagan algunas cosas difíciles. Él podría pedirte que vayas a algún lugar con el que no te sientas cómodo. Él podría pedirte que testifiques a los de tu casa y de tu familia. Él podría pedirte que vivas en otra parte del país para ser su embajador. Él podría pedirte que vivas en otro país para ser su misionero. Podría pedirte que contactes a personas engañadas en cultos, aunque sepas que te van a criticar. O podría ser tan simple como ir a la casa de tu vecino para contarle acerca de Jesús. Sin embargo, una cosa que el libro de Jonás nos enseña, es que debemos ser obedientes a él. Cuando Dios nos dice que vayamos, debemos ir.

4. Recuerda que Dios da misericordia a aquellos que se arrepienten

Dios no vacila en mostrarnos misericordia. Dios está deseoso de mostrar gracia a la gente. ¡Él quiere que ellos conozcan la alegría que se encuentra solo en Jesús! El Evangelio, las buenas nuevas de Jesús, es una invitación abierta a aquellos que están pereciendo, para arrepentirse y creer en Él.  Al igual que la ciudad de Nínive, la destrucción está llegando a este mundo. Puedes confiar en Cristo. Él es nuestro Salvador. Por lo tanto, arrepiéntete y cree en Jesús. Confía en él para la salvación.

“Es difícil hacer crecer tu fe cuando estás en tu zona de comodidad. Ve.”

Comparte el artículo con: