Preguntas y respuestas: ¿puede un narcisista ser salvo?

Preguntas y respuestas: ¿puede un narcisista ser salvo?

¿Puede un narcisista ser salvo en el sentido bíblico? aunque no podemos responder eso directamente porque no somos Dios, y creemos que él es el único que tiene la respuesta final sobre estos asuntos, podemos tener una idea basándonos en las Escrituras.

Primero y más importante, hay que considerar el destino de Lucifer en la Biblia. Satanás, la serpiente, el diablo mismo se rebeló contra Dios y se le ha dado un juicio final que no lo disculpa ni le da segundas oportunidades. A diferencia de nosotros como humanos, que tenemos una puerta abierta para arrepentirnos y volver al cielo, el enemigo no tiene ninguna puerta abierta.

Ahora, ¿por qué Dios no está dispuesto a decir: “bueno, vamos a hablar con Lucifer o el diablo para ver si ha cambiado”? la razón es que Dios conoce los corazones de los hombres y los corazones de los seres angélicos, y él sabe que no hay cambios en Lucifer. Incluso si Lucifer pudiera decir algo hábil para hacer que alguien piense que ha cambiado, Dios sabe más. Él sabe que si le quita el castigo a Lucifer, eso le dará otra oportunidad de intentar tomar el trono de Dios. Lucifer lo seguiría intentando tantas veces como Dios le daría oportunidades. Lo más importante a notar es la falta de un corazón arrepentido. El hecho es que todos pecamos, todos y cada uno de nosotros somos personas imperfectas, muchos de nosotros hemos hecho muchas cosas de las que estamos terriblemente avergonzados y sentimos pena, pero esa es la cuestión, estamos arrepentidos. Hasta el punto incluso cuando ya nos perdonaron, seguimos lamentándonos por una situación determinada.

Necesitamos hacernos la pregunta: ¿puede el narcisista arrepentirse? He tenido conversaciones con mi madre, quien era narcisista y nos abusó desde la infancia, sobre este tema. Una vez le dije: “puedes jugar estos juegos todo lo que quieras, pero te das cuenta de que Dios tiene todo registrado, no podrás engañar a Dios”. Mi madre respondió: “no tengo motivos para mentirle a Dios, Dios sabe que no te hice daño y que era una buena madre quien hizo todo lo que pudo.” Esa fue la respuesta que dio mi madre. Mi madre no se arrepiente y, cuando se enfrenta a la verdad, niega haber actuado mal y, cuando se encuentre en presencia de Dios, parece que ella hará lo mismo.

¿Liberará Dios a estas personas de la influencia de los demonios y les dará una mente sana? No lo sé, pero el triste hecho en muchos de estos casos, es que muchos narcisistas voluntariamente se entregaron a estos demonios y a los sentimientos de poder que obtuvieron al dañar a otros, y al no arrepentirse se entra a un estado que se conoce en las Escrituras como una “mente reprobada”. Esto significa que ya están perdidos y, como la Biblia lo menciona algunas veces, simplemente son entregados al enemigo y a su propia voluntad caída. La clave es el arrepentimiento: ¿están arrepentidos? ¿pueden ellos arrepentirse? ¿Quieren arrepentirse?

No queremos que nuestros padres vayan al infierno, pero eso es lo que hace que las personas tengan sentimientos de compasión, incluso si tuviéramos padres malvados, no queremos ver que se condenen. Estamos bastante seguros de que, a pesar de que muchos niños fueron abusados ​​por un padre o madre de la peor manera, apuestamos a que el niño todavía ama a sus padres. En cierto modo, es una situación enfermiza, porque ¿cómo pueden los padres dañar a sus hijos todo el tiempo, sabiendo que su hijos los aman? pero eso es lo que hace que el niño sea humano, y los padres que están haciendo el maltrato estén influídos por demonios y por su propia disfunción narcisista, y eso también es lo que hace que un niño sea una buena fuente de suministro para un narcisista.

Muchas veces vemos reflejos de éste narcisismo en personas que llegan a contactar al blog para enojarse o atacar. Sus frases siempre giran alrededor de sí mismos, por ejemplo, nos contactan y dicen: He escuchado tus videos, pero a MI no me gustan. Cuando se les confronta con que no es sobre gustar o no gustar, sino sobre la verdad, sacan la lista de cursos y preparación que tienen para querer justificar que están en lo correcto. Pero todo gira alrededor de ellos, lo que ellos quieren, lo que les hace sentirse especiales. Para el enemigo no ha sido nada difícil apelar al lado narcisista del humano para jalarlo a sus engaños.

¿Qué hay de alguien que tiene rasgos narcisistas, pero no es un narcisista en toda regla? depende de cuán perdido esté y si puede arrepentirse de verdad, y no solo para salir de problemas. Los hombres y las mujeres pueden ser igualmente narcisistas e igualmente abusivos, pero las cosas que están ocurriendo en nuestra sociedad están deliberadamente diseñadas para alterar las relaciones entre mujeres y hombres, y algunas de esas cosas son para impulsar los rasgos narcisistas en las personas. Si alguien se despierta y sale del lavado de cerebro, y esa persona no es un narcisista en toda regla sino alguien que fue condicionado a aprender basura toda su vida, puede haber esperanza, y tal vez esta persona comenzará a leer la Biblia y luego puede desarrollar una relación con Dios a través del arrepentimiento y el amor, pero ¿era esta persona una narcisista desde el inicio? la respuesta es NO, porque tiene la capacidad de arrepentirse. Esta persona tiene la capacidad de ver sus errores, tanto por lo que son como por el hecho de que estuvo mal influenciado y engañado durante una parte de su vida.

Tanto hombres como mujeres son capaces de hacer el mal, pero ¿sentimos pena? ¿Nos arrepentimos? ¿Nos esforzamos más la próxima vez para mejorar? ¿Nos caemos, lloramos y avergonzamos, no para salir de un aprieto, sino en un verdadero arrepentimiento?

Cada narcisista que hemos conocido, al menos que sepamos, disfruta del dolor de los demás y no siente pena por el dolor que causaron. Y las pocas veces que dicen que lo sienten, es solo para salir de un aprieto, para decirle a la persona lo que quiere escuchar y poder seguir en contacto con ella… y antes de que te des cuenta, están abusando nuevamente. Esto se remonta a Lucifer. Dios nunca lo llevará de vuelta al Cielo porque sabe que el diablo no tiene ninguna habilidad en él para sentir pena por nada y no puede ni quiere arrepentirse, y cualquier arrepentimiento que mostrara no tendría sentido, porque si se le da otra oportunidad, nuevamente intentará apuñalar a Dios por la espalda. El diablo lo haría una y otra vez, en un abrir y cerrar de ojos.

¿Qué significa esto para ti? aprende del ejemplo de Dios. Mantén a las personas impenitentes y narcisistas fuera de tu vida lo mejor que puedas. Sabes que el abuso sucedería una y otra vez e incluso empeoraría, las mentiras continuarían y destruirían tu vida hasta que no quede nada.

Puede sonar duro el marcar límites y poner espacio entre aquellas personas que simplemente no quieren arrepentirse y volver a Cristo. Esto no quiere decir que no les testifiques, o que los odies. Es normal verlos con compasión, y más si son seres cercanos, familiares o amigos. Pero el camino a la salvación es extremadamente individual, se nos pide que hagamos el esfuerzo para testificar, pero al final cada persona responderá por sí misma. No podemos tomar el rol de Dios en esta situación, pero sí podemos estar enterados de que hay personas que ya han sido entregadas a una mente reprobada, y que al estar ya perdidos y en manos del enemigo, tratarán de hacer tu vida muy difícil o de acercarte al pecado nuevamente. Debes aprender a identificarlos, y saber poner primero tu salvación y al Señor, antes que cualquier otra persona, sea familiar, pareja o amigos. Si no te es posible alejarte físicamente, puedes intentar blindarte espiritualmente de tal modo que no permitas abusos ni que te afecten esas personas. Ora por ellos, porque realmente necesitan de ayuda divina para sanar.

Bien lo ha dicho el Apóstol Pablo:

2 Timoteo 3

Carácter de los hombres en los postreros días

3  También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos.

2 Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos,

3 sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno,

4 traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios,

5 que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita.

6 Porque de éstos son los que se meten en las casas y llevan cautivas a las mujercillas cargadas de pecados, arrastradas por diversas concupiscencias.

7 Estas siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad.

8 Y de la manera que Janes y Jambres resistieron a Moisés, así también éstos resisten a la verdad; hombres corruptos de entendimiento, réprobos en cuanto a la fe.

9 Mas no irán más adelante; porque su insensatez será manifiesta a todos, como también lo fue la de aquéllos.

10 Pero tú has seguido mi doctrina, conducta, propósito, fe, longanimidad, amor, paciencia,

11 persecuciones, padecimientos, como los que me sobrevinieron en Antioquía, en Iconio, en Listra; persecuciones que he sufrido, y de todas me ha librado el Señor.

12 Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución;

13 mas los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados.

14 Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido;

15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.

16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redarguir, para corregir, para instruir en justicia,

17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

Te recomendamos este video sobre el tema, ya que el aspecto narcisista ha sido constantemente mencionado en los testimonios respecto a la nueva era, y es un elemento común muy notable entre todos los maestros nuevaeristas que propagan las agendas del enemigo. No es de extrañar, porque el enemigo convierte en clones de sí mismo a estas personas, por ello son denominados hijos de Satanás.

Comparte el artículo con: