Yoga Ignaciano: los jesuitas se descaran

Yoga Ignaciano: los jesuitas se descaran

La nueva tendencia entre los jesuitas es la práctica del yoga ignaciano. Si te preguntabas acerca de las creencias jesuitas en sus prácticas espírituales, este artículo terminará de confirmarte lo que realmente los jesuitas promueven.

¿Yoga promovido por jesuitas? sí, lo leíste bien.  En las redes sociales de los creadores del yoga ignaciano, podemos leer ésta frase:

“¿Cómo escuchamos a Dios hablándonos como le habló a Samuel en la primera lectura de hoy? Una de las formas, es abrirte y escuchar a tu cuerpo:¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? ustedes no son sus propios dueños; fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios.” 1 Corintios, capítulo 6. Únete al yoga ignaciano en la costa este mientras exploramos la forma como la espiritualidad ignaciana y el yoga pueden ayudar a escuchar a Dios hablarnos, y podemos glorificar a Dios con el cuerpo”

¿Escuchar a Dios hablarnos? volvemos a lo mismo… Dios nos habla con su Palabra, no mediante prácticas de contemplación… las cuales logran que escuchemos, sí… pero al dios caído… y de muy hábil forma, los jesuitas han torcido las palabras del Apóstol Pablo para dar a entender que hacer yoga es glorificar a Dios con el cuerpo, mientras que el contexto real es mantener el cuerpo en santidad y no se refiere a abrirlo para ser un contenedor de demonios al hacer yoga, activar la kundalini y participar de prácticas paganas orientadas a conectar con dioses caídos.

Y como sabemos que una imagen habla más que mil palabras, vamos a mostrarte una galería de fotos de las prácticas de yoga ignaciano que se están llevando a cabo en las iglesias católicas jesuitas en diferentes partes del mundo, para luego explicarte más sobre este movimiento jesuita:

La presentación del yoga ignaciano en Australia… con todo y un busto de Ignacio de Loyola y una velita… nada idólatra, por supuesto…

Mientras terminas de procesar las imágenes de gente haciendo yoga en un templo, es buen momento de explicar un poco más al respecto de éste movimiento jesuita.

¿Qué es el yoga ignaciano?

La página web describe su misión de la siguiente manera:

El yoga ignaciano es un ministerio colaborativo de jesuitas y laicos que integra la espiritualidad de San Ignacio de Loyola y las prácticas de yoga y meditación. El yoga ignaciano invita a los participantes a reflexionar sobre la presencia de Dios en sus experiencias de vida, conectando el cuerpo y el espíritu de la mente con una gran variedad de prácticas antiguas y nuevas.  (prácticas ocultistas, por cierto)

Los pilares centrales del yoga ignaciano:

1. Comunidad: Jesuitas unificadores, educadores jesuitas, directores espirituales y trabajadores pastorales, parroquianos y buscadores espirituales para construir una comunidad de apoyo mutuo hacia un estilo de vida intencional.

2. Espiritualidad: Practicar la espiritualidad de San Ignacio y del yoga para conectarse más profundamente con Dios, los demás y el yo. Estas prácticas nos ayudan a volver a centrarnos para escuchar más profundamente el llamado de Cristo en nuestra vida. (¿escuchar el llamado del Cristo Bíblico… o del falso Cristo como el que vemos abajo, al cual dibujan haciendo, precisamente… yoga?)

3. Encarnación: integra el cuerpo mental, físico, espiritual y emocional para encarnar más plenamente la alegría del Evangelio. (¿la alegría del evangelio se encarna?  ¿qué no la encomienda es predicar el evangelio? ¿dónde dice en las Escrituras que haya que integrar el cuerpo?)

4. Justicia social: vincula “el servicio de la fe” y “la promoción de la justicia” a través de la defensa, educación y solidaridad: como hijos de Dios en todas las divisiones raciales, económicas y sociales, luchamos por una práctica cada vez más mutua e incluyente.

Si todavía no puedes salir de tu asombro al leer este artículo, la verdad es que pensamos que esto es solo una etapa más evidente de lo que los jesuitas siempre han predicado. En este blog hemos expuesto la intervención jesuita en todo lo que tiene que ver con la nueva era, con las doctrinas de extraterrestres, con las conspiraciones a nivel mundial y con el control mental. Puedes leer más en ésta entrada. Por ello, que se descaren de ésta forma solo viene a terminar de poner la cereza en el pastel del engaño jesuita.

¿Cómo se origina el yoga ignaciano y quien es Bobby Karle?

Bobby Karle, sacerdote jesuita, es originario de Detroit, y es profesor en la Escuela Preparatoria Jesuita Brebeuf en Indianápolis y cofundador de ignatian yoga o yoga ignaciano.

Leamos directamente del mismo Bobby lo que cuenta acerca de cómo se inició todo este movimiento:

“Asistí a mi primera clase de yoga en 2009 mientras trabajaba como Ministro de Campus en la U of D High en Detroit. Hacía poco volví de ser voluntario jesuita en Belice durante dos años y estuve cerca de ingresar a los jesuitas. Inmediatamente me intrigó la forma en que esta nueva “moda estadounidense” me transportó a un estado de profundo consuelo. El yoga reunió tantas partes diferentes de mí mismo: el físico, atlético, espiritual, el deseo de comunidad, la intimidad y el sentido de lo sagrado. Me dejó tranquilo, conectado a  la tierra y más en contacto con mis profundos deseos. ¿Era esto de Dios? ¿Podría ser esto compatible con mi fe católica? Lo que sea que haya sido, el yoga me ayudó a encontrar la claridad y la convicción para aplicar e ingresar a los jesuitas en agosto de 2010.

Durante el primer verano de Estudios de Filosofía en Fordham, participé en un programa de entrenamiento de yoga de 200 horas y viví en la comunidad jesuita de la Universidad de San Francisco con Frank Buckley, un sacerdote jesuita y profesor de yoga. Seis días a la semana durante un mes, pasé en un estudio con otros 40 estudiantes aprendiendo la alineación, la secuenciación, la filosofía, la meditación y otros aspectos del yoga. Los martes por la noche, asistí a la clase de yoga en el laberinto de la catedral de Grace, con 300 a 400 personas más. La maravilla y el asombro llenaron todo mi ser mientras me movía y respiraba junto con el diverso grupo de gente en esta hermosa catedral cristiana. ¿Podría suceder esto alguna vez en una iglesia católica? Iba a intentarlo.

Al regresar a la ciudad de Nueva York, comencé a enseñar yoga en una despensa local de alimentos del Bronx llamada POTS y en la Universidad de Fordham. La clase de yoga de la despensa evolucionó hacia el yoga en español para los clientes dominicanos y puertorriqueños del centro, y la clase Fordham, llamada “Capilla Yoga” porque tuvo lugar en la Capilla de Nuestra Señora, se convirtió en una escuela muy popular ignaciana. La clase de yoga continúa hoy bajo la dirección de la ministra del campus, Carol Gibney. En los últimos cuatro años y medio, he tenido el privilegio de enseñar yoga en las cárceles en las reservas de Pine Ridge y Rosebud, a las personas sin hogar en el distrito de Tenderloin de San Francisco, en The Center en Hollywood, en Sts. Peter y Paul Church en el centro de Detroit, en Australia, Belice, Loyola, España, y en las aldeas rurales del noreste de la India.

Cuanto más me he sumergido en la espiritualidad ignaciana y el yoga, estas dos tradiciones se han vuelto cada vez más interconectadas. Cuando estudio o practico uno, pienso en el otro. Con un pie en el camino de la espiritualidad ignaciana y el otro en el camino del yoga, comencé a ofrecer experiencias de retiro que integran la espiritualidad ignaciana y el yoga.

De estos retiros surgió el Ignatian Yoga o yoga ignaciano, una organización que co-fundé en 2017 con Alan Haras, maestro de yoga, propietario de un estudio de yoga y director espiritual. Ignatian Yoga es un esfuerzo de colaboración entre jesuitas y profesores de yoga no jesuitas que ofrece talleres, retiros diurnos y retiros residenciales de varios días en los que se comparten los principios básicos de la espiritualidad ignaciana y el yoga. Los programas ofrecen instrucción y guía para experimentar estas dos tradiciones a fin de apoyar el viaje espiritual. Ignatian Yoga también busca acompañar a los profesores de yoga en entornos católicos y compartir la espiritualidad y el yoga ignacianos con personas en las fronteras y los márgenes de la sociedad, incluidas las personas que se enfrentan a la falta de vivienda, la adicción y el encarcelamiento, así como a católicos y buscadores espirituales. Estoy profundamente agradecido por mi vocación jesuita y por las maravillosas oportunidades y conexiones que me brindó.”

No debe sorprendernos que Bobby Karle haya encontrado tanta sinergia entre el yoga y las prácticas ignacianas. En otro artículo que te recomendamos leer haciendo click aquí, ya habíamos hablado de los ejercicios espirituales jesuitas, y su parecido con prácticas paganas, de la nueva era y orientales. En otros artículos y un video hemos expuesto la oración contemplativa como un medio de engaño del enemigo, que hace creer a la gente que esa voz que escuchan cuando meditan es Dios, cuando en realidad es el dios caído y sus demonios en disfraz.  En el video de la oración contemplativa exploramos que muchas de las experiencias espirituales, como las de San Ignacio de Loyola o Santa Teresa de Avila cuadran más con demonización y engaño interdimensional que con milagros verdaderos de nuestro Creador.  

Decidimos traducir este breve video introductorio creado por el fundador del yoga ignaciano… te recomendamos verlo atentamente, para que notes exactamente la agenda y a quién están sirviendo con este tipo de técnicas. Claramente podemos notar que lo que este sacerdote jesuita promueve es nueva era, meditación y mindfulness:

Tampoco es de sorprender que en el sitio web del yoga ignaciano promuevan estos libros:

  • Jesús en el loto: la puerta mística entre el cristianismo y la espiritualidad yóguica por Russill Paul
  • Los ejercicios de San Ignacio de Loyola y las tradiciones de oriente por Javier Melloni, SJ
  • Oración del corazón y del cuerpo: la meditación y el yoga como práctica espiritual cristiana por el reverendo Thomas Ryan, CSP
  • La guía jesuita de (casi) todo: una espiritualidad para la vida real por James Martin, SJ
  • El gran reformador: Francisco y la realización de un papa radical por Austen Ivereigh

Muy preocupante saber que el Papa Francisco es precisamente, un jesuita. Ya bastante malo es el engaño del catolicismo, pero aún se pone peor con los jesuitas y sus descaradas prácticas orientales. Podemos saber claramente que NO es al Dios Bíblico al que siguen, que no son verdaderos Cristianos, y que en realidad siguen a la diosa, camuflajeada como la virgen María.

Nos dimos una vuelta por las redes sociales de éste movimiento de yoga ignaciano, y esto es lo que encontramos:

“Un excelente artículo sobre cómo ser católico y practicar el yoga: ¿puedes ser católico y ser un yogui?”  esto no nos sorprende, ya que el catolicismo ha integrado muchas cosas de la nueva era, como puedes leer en ésta entrada anterior

“Un documental sobre un sacerdote católico en la India, que usa el yoga para tratar a los adictos.”

 

“Más prensa para el yoga ignaciano… esta vez del Detroit Metro Times: alumno de la universidad de Detroit dice que puedes hacer yoga y seguir amando a Jesús”… esto suena tan lógico como decir que puedes seguir teniendo un affair y respetando y amando a tu esposa…

 

“Alan y Bobby con Fr. James Marin en American Media. Nos sentimos bendecidos de tener el apoyo de hermanos jesuitas y sus instituciones.”

 

Como podemos ver, este movimiento no está separado de los jesuitas, sino que forma parte integral y está siendo apoyado por ellos mismos. No sorprende, después de todas las cosas que ha dicho el Papa, y de la forma como sutilmente quiere integrar a todas las religiones, tal como lo clama en su video donde dice que todos somos hijos de Dios:

Así que queda muy claro, para donde van con todo ésto… por ello, no te sorprendas de ver yoga mezclado con las prácticas contemplativas ignacianas.

El yoga es una práctica espiritual que no puede ser separada del hinduísmo, y del objetivo que es el de abrir los chakras y activar la kundalini. En éste video se expuso los peligros y el entorno del yoga, y aunque cada vez más personas, médicos, institutos holísticos promueven el yoga como algo “saludable”, todos se han olvidado de las connotaciones espirituales del yoga. Los mismos hinduístas están molestos por la forma como se aborda el yoga como moda o como práctica física solamente, y ellos mismos dicen que NO hay hinduismo sin yoga, NI hay yoga sin hinduísmo.

Es como si de pronto todo el mundo dijera que rezar rosarios es un excelente ejercicio para los dedos de la mano, y lo hicieran sin creer que hay implicaciones espirituales. ¡Es ridículo, pero aquí vemos el poder de las modas y de las creencias populares en temas que ni tienen ni idea de lo que implican!

Jamás debemos olvidar que el yoga proviene del hinduísmo, que no fue creado como práctica de ejercicio sino espiritual, y que es parte de todo un sistema que permite la influencia de espíritus caídos. Simplemente los objetivos de activar la Kundalini y abrir el tercer ojo son claramente parte de lo que el enemigo usa para controlar a sus seguidores. Si tú confundes la yoga con la gimnasia, debes saber que NO es lo mismo.

Las prácticas contemplativas en las iglesias “cristianas” de hoy en día

Al parecer, los jesuitas están logrando avanzar con sus doctrinas e invasión incluso al cristianismo. En lo que parece ser una de las últimas atrocidades en la guerra ecuménica contra la iglesia de Dios, las iglesias de Hillsong se están asociando con Alpha, un programa contemplativo que se originó en la herética iglesia anglicana Holy Trinity Brompton, la iglesia que fue el hogar europeo de la herejía de la “risa santa”.

La megaecumenica “Alpha Conference” 2018 en los Estados Unidos se celebró en Hillsong Phoenix los días 8 y 9 de febrero y contó con la presencia del popular artista católico Matt Maher, el equipo de culto de Hillsong Phoenix, Eleanor Mumford del ejecutivo internacional de la comunidad de Vinyard, y el obispo católico Eduardo Nevares.

Las fotos del evento muestran al clero católico en traje de gala sosteniendo la oblea Eucaristía y dando la misa católica en el escenario supuestamente “cristiano” de Hillsong Phoenix.

Cualquiera que esté familiarizado con los vínculos de Alpha con el misticismo contemplativo, sabe que esto ciertamente no es algo bueno. Hillsong está lejos de ser una comunidad de sana doctrina, y está firmemente anclado en las tendencias carismáticas de la ‘Palabra de Fe’ (word of faith) / ‘Kingdom Now’ (reino ahora). Que Hillsong se haya unido a los católicos contemplativos de Alpha lleva su apostasía a un nivel completamente nuevo, y nos confirma que ambos están controlados por el mismo dios caído.

Ahora más que nunca, debes crecer tu discernimiento. No te dejes engañar, porque el engaño ya está por todos lados. Apégate a las Escrituras y sigue orando porque el Espíritu Santo te guíe y te muestre toda la verdad. 

Comparte el artículo con: