El animal de poder y la mente de una bestia

El animal de poder y la mente de una bestia

Mucho se habla en la nueva era y en chamanismo sobre el animal de poder. Gran parte de las iniciaciones paganas indican la necesidad de buscar un animal de poder para cada persona, con el cual se puedan identificar y del cual emanen ciertas características de ese animal que son trasladadas como poderes mágicos a las personas. 

Sabemos que los animalitos son parte de la creación de Dios, fueron creados para habitar éste planeta, y que el humano tiene dominio sobre ellos. Cualquier persona sabe que la inteligencia de un animal no puede compararse a la de un humano, y esto no lo decimos para denigrar a los animalitos, los cuales merecen ser tratados bien, como seres que están bajo nuestro cuidado. Lo que queremos decir es que la mente (o inteligencia) dada a un animal no tiene comparación con la mente (o inteligencia) de un humano, y que mientras que los animales no tienen maldad en sí porque actúan en base a instinto y a las limitaciones de su mente, el humano tiene conocimiento del bien y del mal, la capacidad de conocer a su Creador y tiene mucha más consciencia que un animal.

Entonces, ¿de dónde viene todo eso del animal de poder? vamos a explicarlo primeramente con lo que dicen los chamanes y nuevaeristas al respecto.

¿Qué es un animal de poder según el chamanismo y la nueva era?

Cada uno de nosotros tiene un animal particular como su medicina personal. Los tótems o animales personales de poder son los espíritus protectores que nos ayudan tanto en nuestra vida cotidiana como en nuestra búsqueda espiritual de armonía. Estos animales de poder son comúnmente un reflejo de tu yo más profundo, y también representan las cualidades que necesitas en este mundo, pero que con frecuencia están ocultas u oscurecidas.

Los animales de poder no necesariamente son animales exóticos, pueden ser cualquier animal de las familias de los mamíferos, reptiles, insectos o aves. O podría ser un animal mítico, como el unicornio o el pegaso. Por otro lado, tu animal personal de poder puede cambiar varias veces en tu vida, dependiendo de tus necesidades específicas. Cuando exhortas el poder de un animal, estás pidiendo ser envuelto en armonía completa con la fortaleza de la esencia de esa criatura. Adquirir comprensión de estos hermanos y hermanas es un proceso de curación, y debe ser abordado con humildad e intuición. Ciertos aspectos de las lecciones dadas por estas criaturas han sido elegidos para reflejar las lecciones que cada espíritu necesita aprender. Estas son las lecciones de ser humano, de ser vulnerable y de buscar la totalidad con todo lo que existe. Son parte del camino hacia el poder. El poder yace en la sabiduría y la comprensión del papel de uno en el gran misterio, y en honrar el hecho de que cada cosa viviente es un maestro.

Hay varios puntos a notar en éste texto que explica lo que es el animal de poder. Primeramente, deslinda al animalito en sí, y dice que en realidad son tótems o espíritus “protectores” que “nos ayudan” en la vida y en la búsqueda espiritual. Para este concepto, el simple animalito como tal no tiene nada que ver, sino que se extrapola una entidad, un espíritu que se personifica como “animal de poder”. Por ejemplo. supongamos que me gustan las aves y elijo como animal de poder al águila. Esto no quiere decir que voy a comprar un águila, ni siquiera quiere decir que voy a encontrarme alguna o incluso tenerla de mascota…el águila no tiene ni idea que la he elegido como tótem o animal de poder… todas las águilas de la Creación están haciendo exactamente lo que su Creador las hizo, lo cual es cazar, volar, criar. A diferencia de los humanos, los animales sí hacen lo que fueron creados para hacer… y a ninguna águila le ha venido el pensamiento de concederle poderes mágicos a una persona.

Como vemos, la misma descripción indica que el animalito elegido viene siendo solo la careta de un espíritu familiar que se manifestará a esa persona, camuflajeado de animal.

Un ejemplo de este concepto fue lo sucedido con los canalizadores de la ley del uno, el material de Ra, donde unos seres que se identificaron como Venusinos y como los dioses egipcios, y en particular el rey sol, Ra, empezaron a canalizar información de la nueva era a un grupo de ufólogos. Este grupo empezó a identificar a Ra y a Horus con el halcón, y comentaban que muchas veces veían halcones que se relacionaban con sincronías que estos seres engañosos les mandaban. Los espíritus familiares buscan cualquier forma de lograr una conexión psicológica con una persona, y usar animales no es la excepción.

Mientras que los animalitos deben ser respetados, no maltratados y vistos como parte de la creación de nuestro Dios, la nueva era ha desviado el concepto de respeto y convivencia con animales hacia declarar que son “nuestros hermanos” e incluso nuestros “maestros”. Nosotros no vamos a negar que muchos animales demuestran más fidelidad y amor que los humanos (y eso ya habla muy mal de nosotros como humanos, siendo que los animales no tienen nuestra inteligencia ni la posibilidad de conocer a su Creador y tener una relación con él) pero de eso a asignar características a los animalitos que el Creador no les dió, y a ponerlos como maestros, eso es una desviación de lo especial que fue la creación del humano, y porqué fue puesto por encima de los animales.

En el paganismo y en especial la wicca y la brujería, vemos que muchas personas asumen el nombre de su animal de poder, por lo general revelado a través del espíritu familiar que los está controlando mentalmente. No es raro que las escritoras brujas más conocidas se denominen como “Silver Ravenwolf” (lobo-cuervo plateado) o “Starhawk” (alcón de las estrellas). No es raro ver los tótems de lobos, búhos, mariposas, delfines etc como fotos de perfil de personas metidas en paganismo y magia. Esto es parte de la creación de un “alter-ego” de control mental. Si conoces un poco más de control MK Ultra, sabrás que cuando a una persona se le programa, puede obtener diferentes personalidades, y cada personalidad es llamada a escena con una palabra clave. En el caso de la programación ocultista, las palabras clave se convierten en el alter-ego, una segunda personalidad, la cual es la manifestación plena del espíritu familiar dentro del vehículo de una persona. Esto lo vemos también constantemente en la farándula, como en el caso de Beyoncé y su alter ego, Sasha Fierce. En el caso de los brujos y brujas wiccanos, o chamanes, el alter ego es invocado por el segundo nombre que usan, así pasan de una personalidad mundana a una personalidad mágica (la cual es la manifestación del espíritu en ellos, con todo y sus poderes). 

Tenemos el caso de Pachita, la chamana, que cuando entraba en trance canalizaba a “hermanito”, un supuesto indio. Tenemos el caso de JZ Knight, quien canaliza al patán de Ramtha (puedes leer más aquí) y quien asume el control del cuerpo de JZ, quien siendo mujer, empieza a caminar, hablar, sentarse y actuar como un hombre.   

Muchos super héroes integran el alter ego de sus tótems o animales de poder para obtener sus poderes, un ejemplo es spiderman. La idea es que una persona es un don nadie, un humano simple y aburrido, hasta que “un animal, o un tótem, o un espíritu familiar” lo dota de poderes sobre-humanos. Y lamentablemente todos los humanos manifestamos una atracción especial por tener “súper poderes” y hacer cosas que los demás no pueden hacer… el “serán como dioses” dicho por la serpiente sigue siendo muy tentador para el humano que se siente limitado siendo “uno más del montón”.

El humano parece estar fascinado con tener los poderes de los animales… ¿pero nos hemos puesto a pensar si los animales no preferirían más bien ser humanos? poder volar, poder nadar, la fuerza del oso etc finalmente no les concede la inteligencia y la consciencia que un humano tiene… además de que el humano SI tiene la capacidad de entender que fue creado y sí puede aspirar a conocer a su Creador.  Los ateos por ejemplo, se enfocan a equiparar al humano como una simple especie animal que es más inteligente (por la razón que sea). Si esto fuera cierto, si fuéramos solo como animales, no habría culpa por el pecado, no habría responsabilidad de hacer lo correcto… ¿han visto cómo hay madres de animales que se comen a sus crías? ¿o a la hembra de la manta religiosa que se come al macho después de aparearse con él?  Si los ateos dicen que solo somos animales, ¿porqué como humanos nos escandalizamos e indignamos con asesinatos, violaciones, etc?  los ateos no pueden explicar la moralidad con sus ideas de que somos otra raza animal, solo más inteligente.  La única respuesta a la diferencia moral entre humano y animal, es la capacidad dada por un Creador que decidió los niveles que daría a sus creaciones, y hace a los humanos responsables y con calidad moral, mientras que a los animales, que no fueron creados a imagen y semejanza de Dios, no tienen culpa o calidad moral.

Reconociendo entonces que Dios nos ha creado con una capacidad intelectual y moral que nada tiene que ver con los animales… ¿podemos seguir justificando querer ser como animales? ¿podemos seguir creyendo en los tótems o animales de poder?

En la Biblia se nos cuenta la historia de Nabucodonosor, quien fue castigado por Dios por creerse superior y por su egolatría. Parte del castigo a Nabucodonosor fue el “darle la mente de una bestia”, es decir, quitarle su mente humana, su consciencia humana, y darle la de un animal. Leamos lo que nos dicen las Escrituras, para que analicemos si el haber adquirido la mente de un animal le funcionó bien a Nabucodonosor. Pongan especial atención a lo que está resaltado:

Daniel 4

 Nabucodonosor rey, a todos los pueblos, naciones y lenguas que moran en toda la tierra: Paz os sea multiplicada.

Conviene que yo declare las señales y milagros que el Dios Altísimo ha hecho conmigo.

!!Cuán grandes son sus señales, y cuán potentes sus maravillas! Su reino, reino sempiterno, y su señorío de generación en generación.

Yo Nabucodonosor estaba tranquilo en mi casa, y floreciente en mi palacio.

Vi un sueño que me espantó, y tendido en cama, las imaginaciones y visiones de mi cabeza me turbaron.

Por esto mandé que vinieran delante de mí todos los sabios de Babilonia, para que me mostrasen la interpretación del sueño.

Y vinieron magos, astrólogos, caldeos y adivinos, y les dije el sueño, pero no me pudieron mostrar su interpretación,

hasta que entró delante de mí Daniel, cuyo nombre es Beltsasar, como el nombre de mi dios, y en quien mora el espíritu de los dioses santos. Conté delante de él el sueño, diciendo:

Beltsasar, jefe de los magos, ya que he entendido que hay en ti espíritu de los dioses santos, y que ningún misterio se te esconde, declárame las visiones de mi sueño que he visto, y su interpretación.

10 Estas fueron las visiones de mi cabeza mientras estaba en mi cama: Me parecía ver en medio de la tierra un árbol, cuya altura era grande.

11 Crecía este árbol, y se hacía fuerte, y su copa llegaba hasta el cielo, y se le alcanzaba a ver desde todos los confines de la tierra.

12 Su follaje era hermoso y su fruto abundante, y había en él alimento para todos. Debajo de él se ponían a la sombra las bestias del campo, y en sus ramas hacían morada las aves del cielo, y se mantenía de él toda carne.

13 Vi en las visiones de mi cabeza mientras estaba en mi cama, que he aquí un vigilante y santo descendía del cielo.

14 Y clamaba fuertemente y decía así: Derribad el árbol, y cortad sus ramas, quitadle el follaje, y dispersad su fruto; váyanse las bestias que están debajo de él, y las aves de sus ramas.

15 Mas la cepa de sus raíces dejaréis en la tierra, con atadura de hierro y de bronce entre la hierba del campo; sea mojado con el rocío del cielo, y con las bestias sea su parte entre la hierba de la tierra.

16 Su corazón de hombre sea cambiado, y le sea dado corazón de bestia, y pasen sobre él siete tiempos.

17 La sentencia es por decreto de los vigilantes, y por dicho de los santos la resolución, para que conozcan los vivientes que el Altísimo gobierna el reino de los hombres, y que a quien él quiere lo da, y constituye sobre él al más bajo de los hombres.

18 Yo el rey Nabucodonosor he visto este sueño. Tú, pues, Beltsasar, dirás la interpretación de él, porque todos los sabios de mi reino no han podido mostrarme su interpretación; mas tú puedes, porque mora en ti el espíritu de los dioses santos.

19 Entonces Daniel, cuyo nombre era Beltsasar, quedó atónito casi una hora, y sus pensamientos lo turbaban. El rey habló y dijo: Beltsasar, no te turben ni el sueño ni su interpretación. Beltsasar respondió y dijo: Señor mío, el sueño sea para tus enemigos, y su interpretación para los que mal te quieren.

20 El árbol que viste, que crecía y se hacía fuerte, y cuya copa llegaba hasta el cielo, y que se veía desde todos los confines de la tierra,

21 cuyo follaje era hermoso, y su fruto abundante, y en que había alimento para todos, debajo del cual moraban las bestias del campo, y en cuyas ramas anidaban las aves del cielo,

22 tú mismo eres, oh rey, que creciste y te hiciste fuerte, pues creció tu grandeza y ha llegado hasta el cielo, y tu dominio hasta los confines de la tierra.

23 Y en cuanto a lo que vio el rey, un vigilante y santo que descendía del cielo y decía: Cortad el árbol y destruidlo; mas la cepa de sus raíces dejaréis en la tierra, con atadura de hierro y de bronce en la hierba del campo; y sea mojado con el rocío del cielo, y con las bestias del campo sea su parte, hasta que pasen sobre él siete tiempos;

24 esta es la interpretación, oh rey, y la sentencia del Altísimo, que ha venido sobre mi señor el rey:

25 Que te echarán de entre los hombres, y con las bestias del campo será tu morada, y con hierba del campo te apacentarán como a los bueyes, y con el rocío del cielo serás bañado; y siete tiempos pasarán sobre ti, hasta que conozcas que el Altísimo tiene dominio en el reino de los hombres, y que lo da a quien él quiere.

26 Y en cuanto a la orden de dejar en la tierra la cepa de las raíces del mismo árbol, significa que tu reino te quedará firme, luego que reconozcas que el cielo gobierna.

27 Por tanto, oh rey, acepta mi consejo: tus pecados redime con justicia, y tus iniquidades haciendo misericordias para con los oprimidos, pues tal vez será eso una prolongación de tu tranquilidad.

28 Todo esto vino sobre el rey Nabucodonosor.

29 Al cabo de doce meses, paseando en el palacio real de Babilonia,

30 habló el rey y dijo: ¿No es ésta la gran Babilonia que yo edifiqué para casa real con la fuerza de mi poder, y para gloria de mi majestad?

31 Aún estaba la palabra en la boca del rey, cuando vino una voz del cielo: A ti se te dice, rey Nabucodonosor: El reino ha sido quitado de ti;

32 y de entre los hombres te arrojarán, y con las bestias del campo será tu habitación, y como a los bueyes te apacentarán; y siete tiempos pasarán sobre ti, hasta que reconozcas que el Altísimo tiene el dominio en el reino de los hombres, y lo da a quien él quiere.

33 En la misma hora se cumplió la palabra sobre Nabucodonosor, y fue echado de entre los hombres; y comía hierba como los bueyes, y su cuerpo se mojaba con el rocío del cielo, hasta que su pelo creció como plumas de águila, y sus uñas como las de las aves.

34 Mas al fin del tiempo yo Nabucodonosor alcé mis ojos al cielo, y mi razón me fue devuelta; y bendije al Altísimo, y alabé y glorifiqué al que vive para siempre, cuyo dominio es sempiterno, y su reino por todas las edades.

35 Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada; y él hace según su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga su mano, y le diga: ¿Qué haces?

36 En el mismo tiempo mi razón me fue devuelta, y la majestad de mi reino, mi dignidad y mi grandeza volvieron a mí, y mis gobernadores y mis consejeros me buscaron; y fui restablecido en mi reino, y mayor grandeza me fue añadida.

37 Ahora yo Nabucodonosor alabo, engrandezco y glorifico al Rey del cielo, porque todas sus obras son verdaderas, y sus caminos justos; y él puede humillar a los que andan con soberbia.

En este caso vemos que al darle la mente de un animal, Nabucodonosor enloqueció, se empezó a comportar como animal, dejó de pensar como un humano. Esto fue un castigo, no una bendición.

Los animalitos viven y hacen exactamente para lo que fueron creados, e incluso sufren cuando son usados de formas que no son de su naturaleza, tal como vemos que se explica que los perros no deben ser tratados como bebés, porque finalmente son perros, y necesitan ser perros para ser felices. Igual los animales de zoológico no son felices, porque no están haciendo lo que naturalmente fueron creados para hacer. La felicidad de una criatura de Dios está en hacer lo que exactamente fue puesto en su mente hacer por su Creador. Ellos no saben que fue un Creador quien los hizo de ese modo, y que son felices cuando hacen exactamente lo que fueron creados para hacer. Los animalitos no están sujetos a la ley del pecado, porque no tienen consciencia del bien o del mal. Pero los animales no tienen la imagen y semejanza de Dios, por ello sus almas no son eternas como las del Creador. Cualquier persona que crea que los animales al morir se siguen comunicando (siendo que ni siquiera los humanos pueden hacerlo) está bajo el mismo engaño de siempre, los espíritus leales al enemigo usarán a quien sea para engañar y se pueden presentar de la forma que quieran, incluso como animales.

Habría que preguntarnos si realmente quisiéramos convertirnos enteramente en un “animal de poder”, con todo lo que eso implica. La gente cree que deriva poderes de un animal, cuando la explicación es clara que no se trata del animal en sí, sino del espíritu familiar o engañador que adquiere acceso a la mente de una persona y le otorga ciertos poderes, ciertos beneficios, finalmente para su propia agenda. Así es como se usan a cantantes, actores, escritores, políticos, celebridades, músicos etc.

La próxima vez que te inviten a buscar tu animal de poder, diles que tú no eres un animal, ni necesitas las características de un animal. Que fuiste creado a imagen y semejanza de Dios, y eso los animales no lo tienen, por tanto, los animales son los que les gustaría ser como humanos, y tener la posibilidad de tener una relación personal con su Creador.

Comparte el artículo con: