El síndrome de la Kundalini como emergencia espiritual

El síndrome de la Kundalini como emergencia espiritual

El síndrome de la Kundalini es un término que la nueva era intenta esconder a toda costa, para evitar que las personas decidan evitar sus prácticas, sin embargo, es una realidad de la cual debemos alertar, no solo por sus efectos físicos, sino por las connotaciones espirituales y el desenlace final de las almas que se meten a tales prácticas.

Comencé a familiarizarme con el tema de “emergencias espirituales” al tiempo que estaba metida de lleno en nueva era y paganismo. En muchas ocasiones llegué a sentirme tremendamente mal: sentía una corriente de energía que corría por mi cuerpo a toda hora, y en ocasiones esta energía era tan intensa que me dejaba en cama por horas, pidiendo que se detuviera. Mientras que mis supuestos guías espirituales me decían que era parte del proceso de iluminación, mi salud empezó a resentirse y empecé a preocuparme bastante por lo que me estaba sucediendo: escuchaba voces, me zumbaban los oídos, sentía las descargas de energía por todo el cuerpo, me mareaba, dejé de comer, me despertaba en las noches… todo esto me sonaba a emergencia espiritual, ya que fuera de que había empezado a practicar meditaciones y me había iniciado en rituales y técnicas de la nueva era, no había nada físico diferente en mi vida que me hiciera sospechar que lo que me pasaba era una enfermedad de tipo físico o incluso mental.  Sabía que existe la esquizofrenia, pero no podía atribuir las voces a esta enfermedad siendo que nunca antes las había escuchado sino hasta que me metí en la nueva era ( y cabe mencionar que nunca volví a escucharlas al ser liberada de los engaños por medio de Jesucristo ).

En los Estados Unidos hay un par de organizaciones que dicen atender “emergencias espirituales”. La mayoría de sus casos son de gente metida en hinduísmo, budismo, contemplación, meditación y nueva era. Describen una emergencia espiritual como una manifestación dañina resultante de realizar ciertas prácticas espirituales, siendo la más común de ellas, el síndrome de la Kundalini, el cual se describe como un grupo de síntomas ligados con la activación y subida de la energía denominada Kundalini, la serpiente energética, en los cuerpos de las personas. Hasta hace unos 20 años, el síndrome de la Kundalini solo se reportaba en la India y otros países donde el interés por activarla y “abrir el tercer ojo” eran parte de su religión, pero actualmente esto está a la orden del día debido a la proliferación de las técnicas de activación de la Kundalini alrededor del mundo. Los gurús de la India incluso advierten a sus estudiantes sobre los riesgos, y aceptan que muchos de sus estudiantes han terminado en el psiquiátrico o con daños en el sistema nervioso de por vida. Algunas prácticas de yoga incluso han desaconsejado que se realicen sus ejercicios por personas iniciadas en reiki o alguna otra técnica de energía, ya que son más propensas al síndrome de la Kundalini. Si somos objetivos, veremos que hay algo muy preocupante con este padecimiento… y aún más preocupante su infiltración en todos los sistemas espirituales, ya no solo en le hinduismo y la nueva era.

Incluso en el cristianismo post-moderno, hay muchos líderes de la iglesia que dicen que tenemos que reinventar el cristianismo. La Palabra de Fe (WoF), la Nueva Reforma Apostólica (NAR) y los movimientos de la Iglesia Emergente están creando alternativas al cristianismo bíblico. Es su punto de vista que es necesario recrear el cristianismo para llegar a la generación posmoderna. En estos movimientos, la verdad es subjetiva, por lo tanto, es relativa. El subjetivismo es la negación de la verdad absoluta, por lo tanto, todos poseen su propia verdad y todos podemos unirnos en uno solo. Han intercambiado un cristianismo racional por un cristianismo irracional basado en experiencias subjetivas humanas y experiencias emocionales. En lugar de excluir objetivamente la Palabra de Dios, la generación posmoderna desea un encuentro más profundo con Dios. Como resultado, se cristianizan el yoga, la oración contemplativa, la oración profunda y muchas prácticas místicas ocultistas. Muchos buscan experiencias para participar en el cristianismo y no están interesados ​​en la Palabra de Dios, sino que buscan probar, sentir y tocar a Dios. Ven a Jesús como alguien que vino a mostrarnos nuestra divinidad, pero este es Dios en el sentido ocultista, no el Dios judeocristiano, es un dios que resuena con los conceptos hindúes y budistas de dios, un dios con el que podrías tener experiencias místicas, un dios que puedes abrazar a través de prácticas de meditación y espiritualidad de la nueva era. Obviamente, el dios que puedes acceder con estas prácticas no es otro más que el dios caído, el enemigo.

Lo que hace que las sesiones místicas de iglesias supuestamente “cristianas” como Bethel Church de Redding CA. sean tan peligrosas es la mezcla de la activación de la Kundalini con la fisiología y un puñado de Escrituras que la etiquetan como “tener una experiencia con Dios”. La experiencia de oración de tipo Kundalini / inmersión / contemplación lo abre a uno al nirvana psico-espiritual en un intento de conectarse con el poder / dios superior. Debido a los problemas dentro de las sesiones de de éstas falsas iglesias, se han introducido nuevas sesiones de Shabar que tratan con individuos con trastornos múltiples. Al igual que la oración contemplativa, los practicantes de estas “sesiones” usan fórmulas de oración tales como “remojarse en la oración” en preparación para la sesión. Relacionamos estas sesiones con la experiencia hindú de la Kundalini, ya que es el modelo para estas sesiones, solo cristianizado. Así que veamos la práctica de Kundalini y el riesgo a largo plazo que sus efectos tienen sobre las personas.

Es un hecho de que esto es ocultismo y no de Dios. Incluso aquellos en el ocultismo que practican la activación de la “Kundalini” y otras formas de meditación tienen fuertes advertencias sobre el daño físico, mental y emocional que producen. Imagina cuán peor será para una persona que se considera cristiana, cuando piensa que éstas experiencias son de Dios, y quiere más.

¿Qué es el síndrome de la Kundalini?

El síndrome de la Kundalini es un proceso psico-espiritual y transformativo que ocurre en conexión con una experiencia cercana a la muerte, o con una práctica espiritual o contemplativa prolongada e intensiva, tal como se practica dentro de unas pocas subdisciplinas de meditación o yoga.

El proceso no siempre es repentino y dramático, también puede comenzar lentamente y aumentar gradualmente en actividad a lo largo del tiempo. Si los síntomas acompañantes se desarrollan de una manera intensa que desestabiliza a la persona, el proceso generalmente se interpreta como una emergencia espiritual.

Los estudios han sugerido algunos criterios comunes que describen esta condición, de los cuales la característica más destacada es una sensación de energía o calor que sube por la columna vertebral.

Otros síntomas:

· La sensación de presiones craneales

· La percepción de los sonidos internos o zumbidos

· Experiencias de ver luces

· Sensaciones de vibración o cosquilleo en alguna parte del cuerpo

· Taquicardia (frecuencia cardíaca rápida)

· Cambios en la respiración

· Movimientos corporales espontáneos

· Sensaciones de calor o frío moviéndose a través del cuerpo

· Dolor corporal localizado que comienza y se detiene abruptamente

· Vibraciones y picazón debajo de la piel

· Sensaciones sexuales inusuales o intensas, orgasmos espontáneos en situaciones en las cuales no hubo ninguna estimulación sexual

· Síntomas mentales y afectivos como miedo, ansiedad, despersonalización

· Emociones positivas o negativas intensas

· Disminución o aceleración espontánea de los pensamientos

· Estados de trance espontáneo

· Experimentarse a sí mismo como más grande que el cuerpo físico

· Experiencias de conciencia paranormal

Todos estos, son los mismos síntomas que los maestros nuevaeristas detallan como “del despertar de la consciencia” pero que en realidad forman parte de la alineación con Satanás a través de la activación de la Kundalini.

Muchas personas cuya Kundalini se desencadenó inesperadamente NO SABEN LO QUE ESTÁ SUCEDIENDO, y la ignorancia social imperante sobre este proceso transformador multidimensional hace que sea difícil encontrar médicos o asesores espirituales alternativos que reconozcan los síntomas. Mucha gente sabe que el Kundalini activado abre puertas a todo tipo de vistas místicas, paranormales y mágicas, pero pocos se dan cuenta de que también puede tener un impacto dramático en el cuerpo. Se han reportado largos episodios de enfermedades extrañas, así como cambios radicales en lo mental, emocional, interpersonal, psíquico, espiritual y de estilo de vida. Una y otra vez escuchamos historias de visitas frustrantes, a veces desesperadas, a médicos, curanderos, consejeros, etc. que ni entendieron ni pudieron ayudar con la miríada de dolores y problemas catalizados por la Kundalini.

Las siguientes son manifestaciones comunes de una Kundalini activada:

  • Contracciones musculares, calambres o espasmos.
  • La energía o la inmensa electricidad que circula por el cuerpo.
  • Sensaciones de picazón, vibración, picazón, hormigueo, escozor o hormigueo.
  • Calor o frío intenso.
  • Movimientos corporales involuntarios (ocurren más a menudo durante la meditación, el descanso o el sueño): sacudidas, temblores, sintiendo una fuerza interna que lo empuja hacia una postura o mueve su cuerpo de maneras inusuales. Se puede diagnosticar erróneamente como epilepsia, síndrome de piernas inquietas.
  • Alteraciones en los patrones de alimentación y sueño.
  • Episodios de hiperactividad extrema o, por el contrario, fatiga abrumadora.
  • Deseos sexuales intensificados o disminuidos.
  • Dolores de cabeza, presiones dentro del cráneo.
  • Latidos del corazón, dolores en el pecho.
  • Problemas del sistema digestivo.
  • Adormecimiento o dolor en las extremidades (especialmente en el pie y la pierna izquierdos).
  • Dolores y bloqueos en cualquier lugar; a menudo en la espalda y el cuello.
  • Arrebatos emocionales; cambios de humor rápidos; episodios aparentemente no provocados o excesivos de pena, miedo, rabia, depresión.
  • Las vocalizaciones espontáneas (que incluyen la risa y el llanto) son tan involuntarias e incontrolables como el hipo.
  • Al escuchar un sonido interno, clásicamente se los describe como una flauta, un tambor, una cascada, un canto de pájaros, zumbidos de abejas pero que también pueden sonar como rugidos, silbidos, o ruidos estruendosos o como zumbidos en los oídos.
  • Confusión mental; dificultad para concentrarse.
  • Estados alterados de conciencia: conciencia elevada; estados de trance espontáneo; experiencias místicas (si el sistema de creencias del individuo está demasiado amenazado por estas, puede conducir a episodios de psicosis o auto-grandiosidad).
  • Calor, actividad extraña y / o sensaciones en la cabeza, particularmente en el área de la coronilla o tercer ojo.
  • Éxtasis, felicidad e intervalos de tremenda alegría, amor, paz y compasión.
  • Experiencias psíquicas: percepción extrasensorial; experiencias extracorporales; recuerdos de supuestas vidas pasadas; viajes astrales; conocimiento directo de auras y chakras; contacto con guías espirituales a través de voces internas, sueños o visiones; poderes curativos.
  • Mayor creatividad: nuevos intereses en la autoexpresión y la comunicación espiritual a través de la música, el arte, la poesía, etc.
  • Intensificación de la comprensión y la sensibilidad: comprensión de la propia esencia; una comprensión más profunda de las verdades espirituales; conocimiento del entorno (incluidas las “vibraciones” de los demás).
  • Experiencias de iluminación: conocimiento directo de una realidad más expansiva; conciencia trascendente.

Fuera de los efectos físicos a corto plazo de la Kundalini, nada produce más asombro y curiosidad que los efectos mentales. Los yoguis como Swami Saraswati revelan que algunos participantes pueden experimentar claridad mental en la medida de una capacidad sobrenatural.

Todo esto suena realmente similar a las promesas de la serpiente en el edén. Curiosamente, y no creemos que sea casualidad, la Kundalini es representada como una serpiente, y la serpiente te promete que serás como un dios. Lo que realmente sucede con la activación de la Kundalini es que el enemigo activa en la persona una energía demoníaca que le dará ciertos poderes y habilidades que el enemigo necesita para poseer, manipular y usar a sus conductos con mayor facilidad. El huésped piensa que se está “empoderando” o ganando poder, sin saber que se está entregando como herramienta del enemigo. No por nada muchos otros gurús de la nueva era como Daniel Cipolat, (de quien puedes leer más aquí) en su proceso de oruga a mariposa indica que se trata de un proceso walk-in, término moderno para describir la posesión de un cuerpo por otro ser. Lo dicen directamente y sin esconderlo.

Alex Grey, de quien ya hablamos en ésta entrada, representa de este modo a la Kundalini. Muy evidente que se vean tantos ojos en sus pinturas y en todo lo relacionado a a Kundalini. El famoso ojo que todo lo vé, es Lucifer / Satanás. La Kundalini es la energía del enemigo, o se pudiera decir, su “marca”. Mientras que en un verdadero hijo de Dios vive el Espíritu Santo, en una persona que se entrega a Satanás vive su espíritu a través de la Kundalini. 

Lo que la gente no sabe es que actualmente estamos ya tan alejados de nuestro Dios y Creador, que muchos están siendo entregados a manos del enemigo. Los que ya vivimos una probadita de estar en manos del enemigo sabemos la destrucción que esto implica, tanto en lo presente como para la vida eterna. En lo personal, la etapa más peligrosa, destructiva y que me dejó secuelas que apenas sigo sanando, es el tiempo donde entré de lleno en la nueva era y probé la influencia en mi vida del enemigo.  Todas las personas que activan la Kundalini en lugar de tener a Dios, su Creador en sus vidas, dan permiso al enemigo de usarlas y terminan muy pero muy mal.

Incluso los gurus de la India dicen que sin la guía de instructores Kundalini entrenados, una persona puede experimentar confusión, depresión, alucinaciones y otras perturbaciones mentales desagradables.

Hablando con personas, no solo ex-nuevaeristas, sino con cristianos que entraron en los engaños de la contemplación y prácticas de falsas iglesias como Bethel, todos ellos han ilustrado cuán peligrosas son las “sesiones” y los efectos que tuvieron sobre ellos, cuánto tiempo tomó superar los efectos, etc. Algunas personas que han estado involucradas como “líderes” ahora están tomando medicamentos para prevenir episodios psicóticos / ataques maníacos, etc. Ahora si las personas que practican Yoga, Meditación Trascendental, Kundalini, oración contemplativa, etc. experimentan estos tipos de síntomas que duran años y posiblemente por el resto de sus vidas … ¿Cómo será con los “cristianos” quienes están practicando lo mismo? En algunos años, muchos serán hospitalizados y con medicamentos, y aún tendrán síntomas persistentes. Es absolutamente aterrador pensar cuánto tiempo ha estado sucediendo.

Aquellos que participan en cualquier actividad que provoca la Kundalini están casi obsesionados con lo que sienten, por lo que están continuamente buscando la próxima experiencia, lo que está aumentando y produciendo rápidamente una “emergencia espiritual” masiva y ya no solo de gente que practica el hinduísmo o nueva era… sino de católicos místicos, de cristianos contemplativos, y de todo aquél que se deje engañar.

Como sobreviviente directa del síndrome de la Kundalini, que me dejó el sistema nervioso destrozado, una fibromialgia causada por un desbalance en los niveles de serotonina del cerebro – que gracias a Dios pudo ser corregida – noches de terror, relaciones orquestadas, voces y guías engañosos que en realidad eran demonios, y decisiones que dejaron mi vida y mis finanzas de cabeza, solo puedo insistir en alzar la voz sobre los peligros de todas las técnicas que niños y adultos actualmente están usando a través de meditaciones, mandalas, laberintos, visualizaciones, oraciones a seres de luz, ángeles, santos, yoga, mindfulness, activar el ADN, activar chakras etc. Señoras y señores, se están entregando al enemigo. Lo están haciendo de forma masiva y se está normalizando la magia negra en la sociedad como si fueran técnicas de mejora personal. El enemigo está ganando terreno por la ignorancia de la gente sobre quien es el verdadero Dios Creador.

Advierte, avisa, y sal de esas prácticas. El mundo se entrega al enemigo y al tiempo, toda la sociedad le pertenecerá, y se dirigirá a su propia destrucción. Dios ha puesto un filtro muy estrecho en la gente que saldrá de los engaños. Dios ha permitido este poder engañoso para que sean probados todos y cada uno de los moradores de la Tierra para ver quiénes quisieron ser como dioses, y tal como el que quiso ser como dios, Satanás… compartan su mismo destino.

Comparte el artículo con: