Desastres Naturales, Sismos… ¿y Cristianos que los reprenden o comandan?

Desastres Naturales, Sismos… ¿y Cristianos que los reprenden o comandan?

Aunque pareciera que este es un tópico bastante obvio, no quisimos dejarlo pasar sin dar nuestros puntos de vista, ya que están a la alza los falsos Cristianos que hacen creer a otros que tienen el poder de reprender, comandar y cancelar fenómenos naturales como sismos, inundaciones, huracanes, etc… y es que no solo falsos Cristianos dicen hacerlo, sino que brujos y nuevaeristas pretender tener este poder, como lo pudimos ver en los comentarios de la “portadora del plan de las llamas gemelas” diciendo que con su mantra podía detener un sismo… revisa las entradas recomendadas para leer al respecto.

Quisiéramos abordar el tema sobre todos esos falsos Cristianos que creen que comandan a los elementos, pero también al respecto de aquellos Cristianos que tan pronto hay una catástrofe natural, de inmediato la consideran un juicio de Dios porque está enojado con un país o ciudad en particular. La verdad, la verdad… es que Dios no solo está enojado con un país y ciudad… como nos quedará claro al leer su Palabra… Dios está enojado con el pecador todos los días, tal como un padre de familia se enoja con los hijos si siguen haciendo lo malo, malgastando el dinero o de flojos sin estudiar. Pero queremos dar nuestros puntos de vista también al respecto de personas que le asignan todo a un juicio, sobre todo después de haber estado leyendo en las redes del sismológico y en comentarios de cadenas informativas, que siempre salen los comentarios del tipo “juicio de Dios” sobre cualquier catástrofe que sucede. Hay una parte de cierto en que todos estamos bajo juicio por estar en un estado caído de la gracia, y que ese juicio solo se detiene si naces de nuevo y tomas el ticket de “pagado en la cruz” que te ofrece Jesucristo, pero hay que saber aplicar el contexto adecuadamente, para no provocar el efecto contrario en las personas que aún no son salvas.

Recordemos que este tipo de cuestiones son las mismas para falsos Cristianos, nuevaeristas, ocultistas etc. Tanto un falso profeta Cristiano “Dios” le da mensajes, como una shamana o vidente puede recibir las mismas confirmaciones, o un canalizador de extraterrestres, o una persona a la que la virgen le da mensajes… ¡Todos escuchan al mismo!

Primero : ¿Puede un Cristiano comandar a fenómenos naturales o al clima?

¿Tienen los cristianos la autoridad para dar órdenes al clima o a eventos naturales? ¿Pueden ordenar a las tormentas, tornados, huracanes y cosas por el estilo?

Me gusta ir directamente al grano. Mi respuesta es no.

Muchas personas sinceras que se identifican como Cristianos, creen que los Cristianos pueden tomar autoridad sobre el clima o la naturaleza. Incluso tienen versos bíblicos aparentes para respaldarlo. Creo que estas personas sinceras han sido mal informadas. Esta falsa enseñanza es sostenida por una compleja estructura de apoyo doctrinal (conocida como la doctrina de la filiación). Abordar ésta estructura podría ser largo y tedioso, y podría hacer que muchos pierdan el interés. Voy a abordar esta enseñanza sin tratar de abordar el complejo sistema que la sostiene.

La creencia de que los Cristianos pueden comandar a los fenómenos naturales parece estar basada en esta línea de razonamiento:

  1. Jesús comandó al clima. Marcos 4:39 2. Jesús dijo que aquellos que creen en él harán las mismas obras y aún más. Juan 14:12

Como Jesús comandó al clima, y porque dijo que haríamos lo mismo que él y obras mayores, los Cristianos también pueden comandar al clima o a la naturaleza.

Creo que tenemos que entender el alcance de lo que Jesús quiso decir en Juan 14:12.

Hechos 11 nos narra acerca de una profecía sobre el hambre en todo el mundo durante el tiempo de la iglesia primitiva.

27 En aquellos días unos profetas descendieron de Jerusalén a Antioquía.

28 Y levantándose uno de ellos, llamado Agabo, daba a entender por el Espíritu, que vendría una gran hambre en toda la tierra habitada; la cual sucedió en tiempo de Claudio.

29 Entonces los discípulos, cada uno conforme a lo que tenía, determinaron enviar socorro a los hermanos que habitaban en Judea;

30 lo cual en efecto hicieron, enviándolo a los ancianos por mano de Bernabé y de Saulo.

No hay nada mencionado sobre la necesidad de que los Cristianos tomen el control del clima para detener la hambruna. ¿Qué hicieron en su lugar? Hicieron provisión de comida y enviaron socorro. Ciertamente, si el alcance de Juan 14:12 es que nosotros comandemos el clima, uno de los apóstoles habría alentado hacerlo.

En Hechos 27 el apóstol Pablo estaba en una barca y se encontró con mal tiempo. No intentó dominar el clima. Seguramente si comandar al clima era una enseñanza fundamental de Jesús, el apóstol lo habría hecho… y no lo hizo.

Hay algunas cosas que Jesús hizo que fueron ejemplos para nosotros, y algunas cosas él las hizo como ejemplos para demostrarnos que él es Dios y está en control total, y esas cosas no deben ser hechas por nosotros.

Jesús comandó el clima para mostrarnos que él es Dios. Si lo hubiera hecho para mostrarnos un ejemplo de algo que nosotros podemos hacer, entonces habríamos visto a los apóstoles y creyentes haciéndolo en Hechos 17 y 27.

Hay muchas cosas que Jesús hizo que no podemos hacer. Nadie, y quiero decir nadie, incluso aquellos que creen en los grandes milagros modernos, enseñan que podemos alimentar a los hambrientos tomando una hogaza de pan y llevándola a las partes del mundo hambrientas, y multiplicándola como lo hizo Jesús. Si no estás de acuerdo, por favor, ve a la tienda, compra el pan, reserva un boleto de avión y vuela a Africa a visitar a la gente hambrienta.

Entonces, ¿qué pueden hacer los cristianos con respecto al clima?

Podemos orar y pedir a Dios. ¿Por qué? Porque Dios controla el tiempo.

Segundo: ¿Es buena idea estar diciendo, de inmediato tras un desastre natural, que es un juicio?

Otro aspecto del abanico sobre los desastres naturales son los Cristianos, que tan pronto ocurre uno, se lo asignan a algo que ellos piensan que pudo haber desencadenado tal catástrofe. Por ejemplo, si hay un tifón luego de la aprobación del matrimonio gay en un país. O si hay un sismo como el de México y se asigna a la idolatría hacia la reina del cielo. Mientras que es cierto que estos hechos son algo que a nuestro Creador no le agrada porque van contra su Palabra, hay personas que llevan las cosas mucho más lejos y lo que provocan es generar un malestar que aleja a las personas no salvas aún más de Dios.

Creo que la mejor manera de invitar al arrepentimiento de una persona es con nuestras acciones, exponiendo y compartiendo información que lleve a otros a la Palabra de Dios. Pero tengamos algo de sentido común… supongamos que están en pleno momento del sismo, al lado de una mujer que desesperada lucha para encontrar a su hijo de 2 años entre los escombros. ¿Se les ocurriría en ese momento decirle a la mujer que esto es un juicio por la idolatría del país? ¿No, verdad? Mucha gente encuentra fácil redactar mensajes de juicio en la red pero ni siquiera ir a ayudar a las víctimas. Nos comportamos como el hermanito que sabe que le van a dar un correctivo a su hermano, y en lugar de ayudarlo y exhortarlo para que finalmente no le den el correctivo, se sienta cómodamente a ver cómo llega el castigo a su hermano. Esta NO es una actitud Cristiana, y aunque el temor a Dios es el inicio de la sabiduría, hay que tener un poco de tacto e inteligencia para hacer llegar nuestro mensaje.

Otro ejemplo de la falta de compasión y discernimiento de algunos Cristianos en sus comentarios, consistió cuando alguna persona les respondía enojada a los supuestos Cristianos que porqué si era un juicio lo del sismo, murieron niños inocentes. Lejos de dar respuestas con sentido común, les respondían que esos niños eran hijos de pecadores e idólatras y que murieron para castigar a sus padres, y que aparte los niños va directo al cielo así que fue mejor que se murieran de niños. Para empezar, éste señor ni idea tiene si hubo algún niño de familia Cristiana que haya fallecido, y por otro lado, esta NO es la manera de responder a tales interrogantes. Porque en catástrofes naturales mueren también muchos Cristianos, en ningún caso hemos visto que el 100% de los Cristianos haya podido librarse de una muerte por enfermedades graves, accidentes, desastres naturales o persecución. Nuestro Padre otorga su protección en base a su sabiduría, pero finalmente la forma de cada persona al morir nada tiene que ver con que sean “favoritos” o no.

Ante esa respuesta sin sentido común, las personas cuestionaban a éste señor que se dice Cristiano diciendo que si entonces los hijos tienen que pagar por lo que hacen mal los padres, y pagar con una muerte tan terrible. Esta persona ya no les respondió y se quedó un ambiente de descontento, y decidimos responder con nuestro punto de vista: Los niños NO tienen que pagar por los pecados de los padres. Es un hecho que los padres que viven en pecado pueden influir a sus hijos (como los niños que nacen en linajes de ocultistas por ejemplo) pero una cosa es la influencia y otra es que ellos sean culpables por los padres. Tal como si un padre maneja borracho y choca y se muere toda la familia, la culpa de ir manejando borracho es del padre, pero la esposa y los hijos pagaron un alto precio por estar en el mismo carro estando el padre bajo la influencia del alcohol.

En la dispensación del Antiguo Testamento, una persona que cometía pecado era inmediatamente condenada a muerte. Pero actualmente estamos bajo la dispensación de la gracia, ahora las personas tienen hasta el momento de su muerte para arrepentirse. Tenemos muchos casos de personas que llegaron a Cristo que venían del catolicismo, ocultismo, nueva era, hinduismo, etc por lo cual no creemos que los hijos están pagando los pecados de los padres cuando sucede un desastre natural.

Los desastres naturales no necesariamente son juicios de Dios en directo, aunque las empresas de seguros muy desafortunadamente usan el término “actos de Dios” para referirse a desastres naturales. Es cierto que Dios usa los elementos para ejecutar sus juicios como se muestra en el Antiguo Testamento, pero hay tragedias que suceden como resultado de la naturaleza, del reacomodo de las placas terrestres, entre otros factores.

Sería como decirle a alguien que lo mordió un perro, un animalito sin conciencia del bien y del mal, que Dios hizo que el perro lo mordiera. ¿Verdad que suena extraño? El perro muerde porque es su naturaleza hacerlo en algunos casos donde se sienta agredido. Los huracanes se forman porque es parte de la naturaleza y de la forma como las corrientes marinas interactúan con la atmósfera. Los sismos son reacomodos de las placas terrestres. Todo fue creado por Dios y Dios controla todo, pero no todo es directamente provocado por Dios como un juicio, si acaso, es permitido… y poco sabemos de que es muy posible que Dios contenga la fuerza de la naturaleza para que no fuesen peores los desastres, y de eso ni cuenta nos damos.

Sin embargo, las catástrofes naturales, como muchas cosas que pasan en nuestras vidas como lo puede ser la enfermedad, la pérdida financiera o de seres amados, etc pueden ser usados para hacer a las personas reflexionar sobre el tipo de vida que llevan, antes de que la pierdan y pasen al estado de vida eterna, ya sea con Dios, ya sea en el lago de fuego.

Veamos lo que dice nuestro Señor al respecto de éste tema:

Lucas 13

Arrepentíos o pereceréis

13 En este mismo tiempo estaban allí algunos que le contaban acerca de los galileos cuya sangre Pilato había mezclado con los sacrificios de ellos.

2 Respondiendo Jesús, les dijo: ¿Pensáis que estos galileos, porque padecieron tales cosas, eran más pecadores que todos los galileos?

3 Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.

4 O aquellos dieciocho sobre los cuales cayó la torre en Siloé, y los mató, ¿pensáis que eran más culpables que todos los hombres que habitan en Jerusalén?

5 Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.

Todos estamos expuestos a los peligros que son parte de vivir en este planeta y sabemos que desde la caída, el humano tiene que enfrentar peligros en una variedad de formas (sismos, inundaciones, enfermedades, crimen, bestias salvajes, etc). Y es muy bueno orar para pedir protección, ya que la vida humana encarnada es frágil si no fuera por la protección del Creador.

Sin embargo, mucho de lo que vemos actualmente se considera dolores de parto del final de los tiempos, y una consecuencia del aumento de la maldad y engaño de la humanidad. Vemos tragedia, violencia y desastre, pero tan pronto como la iglesia haya sido removida en el rapto, los verdaderos juicios iniciarán, y nos dice la Palabra de Dios que si no se acortaran esos días, no quedaría nadie al regreso a la tierra de nuestro Redentor.

El Cristianismo VERDADERO tiene mucho sentido común. Como lo hacemos en este blog, simplemente nos ponemos a analizar lo que las Escrituras ya decían, a la vista de casos prácticos. Podemos ver que en todos estos casos, la verdadera actitud de un Cristiano tiene lógica y sentido común y se adhiere a la Palabra de Dios sin sensacionalismo. Hace mucho daño al Cristianismo cuando hay personas que no saben como abordar las cosas correctamente y se dicen “Cristianos”.

Como Cristianos, no nos dejemos engañar por un falso poder para comandar a los fenómenos naturales, y sepamos tener tacto y saber la forma correcta de ayudar a los no creyentes a llegar a Cristo sin morbo y con mucha más compasión, invitando a entender la gravedad de morir sin Cristo, la gravedad de no conocer que están en pecado, pero de una forma que realmente escuchen un mensaje constructivo.

Comparte el artículo con: