¿Sanaciones de la obscuridad o enfermedades con propósito divino?

¿Sanaciones de la obscuridad o enfermedades con propósito divino?

¿Cuándo son las sanaciones algo de Satanás y cuándo son las enfermedades algo de Dios? Te sorprenderá la respuesta.

Este es un tema que tenía pendiente desarrollar e investigar a fondo. Una de las razones para investigarlo es mi propia experiencia, ya que como comenté en mi testimonio, tras meterme a la nueva era y andar de canalizadora de “seres de luz y familia cósmica” terminé desarrollando una condición crónica conocida como fibromialgia, y de la cual hablo más extensamente en una de las entradas relacionadas al final de éste artículo, la cual te recomiendo leerla.

Al parecer, la fibromialgia era algo que ya venía de familia, pero una serie de cuestiones me inquietaban. Venía por el lado francés de mi familia, que fueron los que sufrieron de interferencias interdimensionales por generaciones. Así mismo, la fibromialgia parecía haberse disparado en ellos tras el inicio de experiencias psíquicas. En algunos casos el dolor y la depresión fue tan intenso, que terminaron con la vida de la persona, en este caso de mi abuela, no por la fibromialgia en sí, sino por el dolor constante y la depresión que ésta le generaba.

En mi caso, el inicio de los síntomas de la fibromialgia coincidió cuando toqué fondo en la nueva era. Estaba aún viviendo con el chico que conocí y con el que me habían orquestado, otro nuevaerista que tuvo dos tomas de ayahuasca y estaba muy metido en material canalizado. Yo ya estaba hasta lo profundo en reiki, rituales, meditaciones, recién iniciada sacerdotisa de la diosa, y canalizando diario a mis “guías”. Había llegado a un punto en el cual yo siento que el Padre dijo: “hasta aquí”, y en esos momentos empecé a sentir los dolores y malestares de la fibro. Al poco tiempo mi pareja orquestada se regresó a su país dejándome sola y muy enferma y deprimida. Sabía que algo andaba muy mal en mí pero aún no entendía porqué, hasta ese momento en que doblada de dolor y depresión finalmente pedí ayuda a Jesucristo.

A medida que fui saliendo de engaños, el dolor de la fibro se iba intensificando, como si fuera un castigo por mi decisión de dejar la nueva era y el ocultismo. Visité a varios doctores y ninguno me dio una cura, el reumatólogo a lo más me dijo que había paliativos para el dolor pero que no había una cura total para la fibromialgia. Estos controladores vengativos durante esa etapa que aún los escuchaba, me decían que podía ir con cuantos médicos quisiera, que no sabrían como sanarme.

Por otro lado, pese al dolor y los malos momentos, hubo algo purificante en ese dolor físico, algo que me hizo llegar a cierta humildad y a depender solo del Padre para pedirle la sanación. Y es bueno recalcar que a medida que fui entendiendo las cosas, fui orando al Padre para pedirle que si lo consideraba prudente, me fuera ayudando a sentirme mejor físicamente, y he tenido una enorme mejoría comparada con como estaba cuando salí de los engaños, sin embargo algunos días me llega el recordatorio de la fibro y lo acepto con paz y serenidad. Cabe mencionar que la ayuda médica sí fue de utilidad… ya que como buena ex-nuevaerista estaba convencida que todos los doctores solo quieren mi dinero y que toda la medicina alópata es mala y peligrosa… y tanto en este caso del control de la fibromialgia como otras situaciones donde un médico alópata me ayudó, me di cuenta que tampoco puede uno ser extremista, que los avances de la ciencia son de utilidad y que no todos los médicos son iguales, en efecto Dios puede sanar a través de un doctor tradicional y muchas personas lavadas de cerebro por conceptos nuevaeristas terminan en bio-descodificaciones, terapias shamánicas, y sin siquiera consultarse con un médico… el que las personas no vayan al médico primero, o que dejen sus tratamientos ya ha sido causa de muertes y enfermedades sin diagnosticar, por ello en esta comunidad siempre recomendamos que se obtenga un diagnóstico médico profesional ante cualquier problema de salud.

Una parte muy triste de mi proceso con la fibro fue cuando algunas personas, tal vez con buena intención pero sin conocimiento, me decían que a lo mejor no me había sanado totalmente aún porque todavía estaba yo haciendo algo mal o todavía el enemigo me tenía en sus redes, por lo cual no me había sanado de la noche a la mañana. Comentarios de amistades con diferentes errores de creencias tales como: “a lo mejor es porque no estás guardando el Sabbath y por eso no te alivias…” “a lo mejor como no te has bautizado, aún no te curas”…. o “deberías ir a que te imponga las manos el pastor fulano de tal, para que te sane de inmediato” fueron cosas que sinceramente no me sacaron mucho de la confusión. Ahora veo que estas personas tenían errores de creencias muy evidentes, y que mi sanación y el grado de ella estaba en manos de Dios, y que para todo había un propósito, pero de momento cuando te sientes mal, todo lo que te dicen te lo terminas creyendo y te pones peor pensando que a lo mejor estás haciendo algo mal.

Buscando respuestas a este tema fue como llegué a un pasaje Bíblico que me hizo tener una nueva perspectiva sobre este tema, y es el que les quería compartir. Sabiendo de primera mano que los nuevaeristas, los “seres de sirio”, los “ángeles de luz” y muchos otros seres claman en sus comunidades lograr sanaciones espectaculares, y lo usan como anzuelo para captar a más personas, y recordando el testimonio de Johanna Michaelsen (lo encuentras en nuestro canal de YouTube) sobre su tiempo ayudando a la bruja Pachita a realizar las más extrañas sanaciones mediante un demonio denominado “hermanito”, empecé a correlacionar el tema de la sanación proveniente de la obscuridad y la enfermedad purificadora. Cabe mencionar que habiendo yo recibido una sanación por parte de mis “guías”, la cual detallo en mi testimonio (sanaron mi sistema reproductivo…. a fin de que quedara embarazada del hombre con el que me orquestaron) sabía que estos demonios tienen la habilidad de afectar el cuerpo mediante operaciones etéricas sobre el cuerpo energético de una persona. Posiblemente como ángeles aunque caídos, tienen tal poder que era parte de las atribuciones que Dios les otorgó a un inicio, y ahora lo usan para su agenda satánica. Es un anzuelo muy efectivo el ofrecer sanación instantánea y gratuita a los humanos, porque el humano, muy lejos de tener la fidelidad de Job por ejemplo, lo que busca es soluciones rápidas a todo, incluso a la enorme prueba de sentirse mal físicamente. El humano para preservar su vida y bienestar, no le importa si es con Satanás con quien la obtiene. Y el enemigo ofrece los anzuelos más atractivos como dinero, poder y bienestar físico a la humanidad.

Uno de los posts de sanaciones con seres de sirio. Revisa las entradas recomendadas abajo para saber más de quienes son los demonios de sirio y el engaño masivo que están realizado en “abducciones” donde la gente les está dando acceso a sus cuerpos energéticos con tal de recibir sanaciones. Esta comunidad está ligada a Ashtar y a Sananda, a quienes ampliamente hemos expuesto como demonios de la jerarquía de Lucifer.

Si ustedes visitan comunidades de extraterrestres o de supuestos ángeles, verán muchas historias de sanación, que esas páginas promueven con bombos y platillos para atraer a la gente. Sabemos de muchos sanadores brujos, shamanes, curanderas, y todas esas personas están cundidas de entidades. La respuesta común que recibimos cuando les avisamos del riesgo es que si los resultados son buenos, si la gente sana y queda agradecida, entonces no puede venir de la oscuridad, sino que es de Dios. Esto es un sesgo tremendo a lo que realmente hace nuestro Creador con tal de asegurar que nuestra alma regrese con él, aún si esto implica un sufrimiento físico. El Creador actúa como un Padre que sabe lo que tiene que restringir para lograr un resultado en un alma que le interesa salvar, y el enemigo te lo da todo en estos momentos porque se lo cobrará con cada alma cuando lo acompañen al lago de fuego. El Padre, como verdadero padre que es, como actuaría todo buen padre, castiga, restringe y exige para obtener un resultado a largo plazo y duradero. El enemigo te malcría, te da lo que quieres ahora en este mundo encarnado, pero el resultado final es desastroso.

La comunidades de extraterrestres de sirio y su maestro canalizador, cuando se vio confrontado por nosotros y lo que hemos expuesto de ellos en éste blog, contra-atacó con un mal uso de la Palabra de Dios diciendo “por sus frutos los conoceréis” e indicando que sus frutos son buenos porque “sanan” a miles de personas a través de permitir la interferencia de seres caídos. Para una persona cualquiera, ese es un buen fruto, sin ver a largo plazo, más allá, lo que va a suceder con todas esas almas que intercambiaron la curación de una dolencia por el destino eterno de sus almas. Tal como un ratón piensa que encontrar un queso delicioso enfrente de su madriguera es algo buenísimo, lo come con gusto y le cae la ratonera y lo mata, así están estas personas, solo que aún no han fallecido ni ha llegado el tiempo en que la ratonera les caiga encima.

El pasaje Bíblico al que deseo remitirme está en el Nuevo Testamento, y es el siguiente:

2 Corintios 12:7-10 Reina Valera

7 Y para que no me enaltezca sobremanera por la grandeza de las revelaciones, me ha sido dado un aguijón en la carne, un mensajero de Satanás, que me abofetee para que no me enaltezca. 8 En cuanto a esto, tres veces he rogado al Señor que lo quite de mí 9 y me ha dicho: “Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en la debilidad”. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que habite en mí el poder de Cristo. 10 Por eso me complazco en las debilidades, afrentas, necesidades, persecuciones y angustias por la causa de Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Veamos otra versión del mismo pasaje:

2 Corintios 12:7-10 Traducción en lenguaje actual (TLA)

6-7 Claro que hablar bien de mí no sería una locura, porque estaría diciendo la verdad. Pero no lo voy a hacer, porque no quiero que, sólo por las cosas que hago o digo, o por las cosas maravillosas que Dios me ha mostrado, alguien piense que soy más importante de lo que en realidad soy. Por eso, para que no me llene de orgullo, padezco de algo muy grave. Es como si Satanás me clavara una espina en el cuerpo para hacerme sufrir. 8 Tres veces le he pedido a Dios que me quite este sufrimiento, 9 pero Dios me ha contestado: «Mi amor es todo lo que necesitas. Mi poder se muestra en la debilidad.» Por eso, prefiero sentirme orgulloso de mi debilidad, para que el poder de Cristo se muestre en mí. 10 Me alegro de ser débil, de ser insultado y perseguido, y de tener necesidades y dificultades por ser fiel a Cristo. Pues lo que me hace fuerte es reconocer que soy débil.

Pablo habla de un “aguijón en la carne” en 2 Corintios 12: 7. Muchas explicaciones se han presentado, pero si Pablo se está refiriendo a una aflicción física, espiritual o emocional -o algo completamente distinto- nunca se ha respondido.

Como no hablaba de un aguijón literal, debía haber estado hablando metafóricamente. Algunas de las teorías más populares de la interpretación del aguijón incluyen la tentación, un problema ocular crónico, malaria, migrañas, epilepsia y una discapacidad del habla. Algunos dicen que el aguijón se refiere a una persona, como Alejandro el calderero, que le hizo a Pablo “mucho daño” (2 Timoteo 4:14). Nadie puede decir con certeza cuál era la espina de Pablo en la carne, pero era una fuente de verdadero dolor en la vida del apóstol.

Algunos incluso proponen que Pablo trató con tentación carnal o depresión. Una dolencia física, sin embargo, parece más probable aquí, aunque la falta de detalles prohíben un diagnóstico apropiado. Las enfermedades físicas que parecen encajar en la situación son la malaria, la fiebre de Malta, la epilepsia, los ataques convulsivos y la oftalmía crónica.

Pablo nos explica sobre el propósito del aguijón: “Para evitar que me vuelva engreído debido a estas revelaciones increíblemente grandes”. Así que la meta de Dios al permitir un aguijón en la carne era mantener humilde a Pablo.

Cualquiera que haya realmente visto a Jesús y haya sido comisionado personalmente por Él (Hechos 9: 2-8), en su estado natural, podría haberse vuelto engreído. Añadamos a eso el hecho de que Pablo fue movido por el Espíritu Santo a escribir gran parte de la Nuevo Testamento, y es fácil ver cómo Pablo podría llegar a ser “altivo” o “demasiado orgulloso”.

Pablo también dice que la aflicción vino por un “mensajero de Satanás”. Justo como Dios permitió que Satanás atormentara a Job (Job 1: 1-12), Dios permitió que Satanás atormentara a Pablo por el propio propósito de Dios. El aguijón de Pablo vino por medio de un mensajero de Satanás para atormentarlo. Sin embargo, al mismo tiempo se le dio para que no se hiciera engreído. La paradoja actual puede compararse con la de la historia de Job. A Satanás se le permitió afligir al siervo de Dios, pero sólo dentro de los parámetros establecidos por Dios (Job 2). Pablo también escribió acerca de entregar un hermano inmoral a Satanás para que su carne pudiera ser destruida pero su espíritu salvado en el día del Señor (1 Cor 5: 5). Satanás se usa a veces como un instrumento para reforzar la fe o probar la justicia de los creyentes.

A Dios le importa más salvar nuestras almas eternas del tormento del infierno que será para siempre, que curar padecimientos del cuerpo y que la persona termine en sufrimiento para la eternidad. Un médico prefiere causarte un dolor pasajero de una inyección o una operación y no simplemente paliar un dolor que llevará a complicaciones más graves.

Esto es interesante cuando en mi caso personal, analizo que cuando más opresión estaba viviendo por parte del enemigo es cuando más busqué a Dios para ayudarme. En cierta forma sentía que el Padre me estaba dando una probadita del poder destructivo de Satanás para que entendiera con quién me estaba metiendo. Por otro lado, las coincidencias de que siempre ésta enfermedad crónica se desarrolló en los miembros de mi familia cuando hubo una interacción directa con Satanás y sus enviados, me hizo pensar que esto no era una simple casualidad y que el enemigo es el que oprime a nivel de salud cuando el Padre lo permite.

Prácticamente todos los casos de canalizadores terminaron muy enfermos, con mucho dolor o en accidentes, muertes violentas o suicidios, lo mismo vemos con cantantes y mk ultras en la farándula. Creo que en cierta forma son entregados a Satanás pero en algunos casos, es una entrega temporal para aprender las lecciones ( como en mi caso y el de muchos en esta comunidad ) o una entrega para evitar que se envanezca una persona ( como en el caso de Pablo, pues el Padre bien conoce la naturaleza humana ) pero en otros casos hemos visto a muchos que se juraron a Satanás por dinero, poder, fama y desafortunadamente son entregados al enemigo para ser devorados y para no volver más.

Estaba recientemente escuchando un video sobre Robin Williams quien se suicidó, y pese a toda su fama, fortuna y éxito, Satanás le pasó la factura y murió de una manera muy triste. Lo mismo a miles y miles de celebridades, nuevaeristas y ocultistas con muertes trágicas o similares.

              

 

Tal vez si la gente que busca favorcitos con el enemigo entendiera lo mucho que disfruta destruyéndolos al final de cuentas, se la pensarían dos veces.

Volviendo a Pablo, a nadie le gusta vivir con dolor. Pablo buscó al Señor tres veces para quitarle esta fuente de dolor (2 Corintios 12: 8). Probablemente tenía muchas buenas razones por las que debería estar libre de dolor: podría tener un ministerio más efectivo; podría llegar a más gente con el evangelio… ¡él podría glorificar a Dios aún más! Pero el Señor estaba más interesado en la construcción del carácter de Pablo y en la prevención de su orgullo. En lugar de eliminar el problema, sea cual fuere, Dios le dio a Pablo una gracia más abrumadora y una fuerza compensadora. Pablo aprendió que el “poder de Dios se perfecciona en la debilidad” (versículo 9).

Dios probablemente quería que el aguijón de Pablo se describiera en términos bastante generales para aplicarse a cualquier dificultad que podamos enfrentar ahora. Si el “aguijón” con el que luchamos hoy es físico, emocional o espiritual, podemos saber que Dios tiene un propósito y que Su gracia es suficiente.

La existencia de enfermedad o sufrimiento en la vida de un creyente no necesariamente constituye una vida pecaminosa o una vida que carezca de fe. Pablo imploró al Señor en tres ocasiones distintas para que el Señor retirara la espina, pero la gracia de Dios fue suficiente para el apóstol y Su poder se perfeccionó en las debilidades de Pablo.

Me recuerda un poco cuando estaba con fuertes ataques en sueños y experiencias de parálisis al salir de la nueva era. Recordaba lo engreída que era antes pensando que yo tenía poder de comandar seres a irse de mi “espacio energético”. El mismo ego de quienes dicen remover “implantes” o “exorcisar”. Recuerdo las peores experiencias donde estaba en parálisis de sueño, con las manos sudorosas y el corazón a todo lo que daba, y en esos momentos gritando el nombre del Señor y pidiendo ayuda al Padre. Toda soberbia se te retira cuando ves que son principados muy poderosos y muy malignos a lo que te enfrentas y que sin la ayuda del Padre, ningún poder tenemos.

Cualquier poder que tengamos, o viene del enemigo quien te pasará factura y te llevará al lago de fuego con él, o viene del Padre quien manifiesta su poder amoroso que es más fuerte que del de la oscuridad. Nosotros nada podemos, por eso el cuentito de que somos “dioses” la verdad es que es la mentira más grande jamás inventada, y títulos de libros como “tú puedes sanar tu vida” son una gran falacia.

Esto también nos muestra que toda enfermedad o sanación ultimadamente están en manos de Dios y que nadie sana a nadie por su propio poder. Esto es importante que cualquiera que está metido en sanaciones con energía o reiki aprenda. Si sana con técnicas de la nueva era a una persona, o con seres extraterrestres o supuestos ángeles, en realidad está sanando a través de demonios, y está haciendo un daño al eterno destino de un alma. Por otro lado, si alguien sana luego de orar al Señor, es el Señor quien limitará a Satanás en sus ataques a una persona, o quien se los permitirá hasta cierto punto con el fin de lograr una reacción que le gane la vida eterna a un alma.

Tal vez un ejemplo es el de un papá que ya le dijo a su hijo de no caminar por una barda peligrosa, porque se puede caer y lastimar. Si se lo ha dicho hasta el cansancio y el niño no entiende, tal vez permita que el niño resbale y se lastime un poco, para que aprenda y ya no lo haga, antes que dejar que se caiga y fallezca. Ese padre sabría que el niño no va a entender hasta que lo experimente porque sigue en su necedad. Tampoco va a dejar que la vida del niño corra riesgo. Pero en el caso de niños pequeños, está visto que los aprendizajes por experiencia son los que más efectivos resultan en casos de niños muy obstinados, porque simplemente luego de vivirlo, no lo volverán a hacer.

En el caso de aquellos que ya fueron totalmente entregados al enemigo, yo pienso que tuvieron una vida y muchas oportunidades para volver al Padre y hacer lo correcto, pero llega el momento en que nuestro Creador ya sabe ( porque es omnisciente ) que esa alma no va a responder, y termina entregada al enemigo, lo cual es algo muy triste. Me imagino que para el Creador es como estar agarrando a un hijo que insiste en soltarse para meterse a la jaula del león. Insiste e insiste y hasta patea a su padre para que lo suelte, le dice que no pasa nada y que será una experiencia genial, logra soltarse y corre a la jaula donde termina devorado. Esto es por el libre albedrío que tenemos de elegir el camino de la vida o el de la destrucción.

Tras entender lo que vivió Pablo y cómo explicó sobre su padecimiento, que éste era un mensajero de Satanás afectándolo, y el propósito, tuve una nueva perspectiva no solo sobre mi propio caso, sino sobre la forma como el enemigo está ofreciendo desesperado a diestra y siniestra sanaciones por todos lados. Sabe que no tiene otra cosa que ofrecer, conoce la naturaleza humana y pone la ratonera de una forma tentadora.

Tal vez seamos pocos los que preferimos un aguijón que estar totalmente sanos. Y es que el humano quiere siempre tenerlo todo, menos a Dios, que es lo más importante. Cuando ores quejándote de un dolor, de un enojo, de una situación económica, lo que sea, acuérdate que ya tienes lo más grande del universo: tienes a Dios. Tienes vida eterna si has recibido a Jesús. Realmente no hay nada más importante, aunque actualmente no lo puedas ver con tus ojos. Y es muy posible que si oras al Padre en nombre de Jesús, también puedas pedirle por sanación o por lo que necesites. Y debes confiar en lo que te dará… y que si algo persiste en tu vida que te da dolor o tristeza, en su amor podrás enfrentarlo.

«Mi amor es todo lo que necesitas. Mi poder se muestra en la debilidad.»
Comparte el artículo con: