Conexiones, Lazos o Ataduras de Almas: Saludables / Divinas o Negativas / Demoníacas

Conexiones, Lazos o Ataduras de Almas: Saludables / Divinas o Negativas / Demoníacas

Las ataduras o lazos de alma, también conocidas como “soul ties” en Inglés, son un término muy común en el ambiente de la nueva era, y algo un poco olvidado dentro del Cristianismo. Sin embargo, es necesario conocer del tema y abordarlo desde una perspectiva Bíblica, ya que la misma Biblia reconoce la existencia de lazos entre las almas.
La nueva era tiende a correlacionar los lazos de almas a vidas pasadas o incluso a conceptos como los del alma gemela, pero nuevamente su conocimiento está deformado y adaptado a los engaños del enemigo. Ellos hablan de lazos de almas irrompibles como los de las almas y llamas gemelas, y al mismo tiempo hablan de lazos de alma que hay que cortar con personas negativas y “reptilianos”. Mientras que es cierto que con cada persona que conocemos se entabla un cierto lazo energético, debemos comprender a fondo lo que nuestro Creador en su Palabra nos ha revelado sobre tales conexiones de almas.
Empecemos por definir: ¿Qué es una conexión o lazo de almas? su nombre lo explica, ya que consisten en la unión espiritual o alineamiento de dos almas que puede producir bien sea resultados beneficiosos, o perjudiciales, para ambas. La Biblia no hace referencia al término en cuestión, pero si habla de almas que se unen para volverse una sola carne. Una atadura almática puede tener varias funciones, pero en su forma más sencilla, su finalidad es unir dos almas en el ámbito espiritual.
De antemano sabemos que existen muchas formas de lazos de almas y en diferentes niveles. Una persona puede desarrollar un lazo de almas con un gurú, falso profeta o maestro nuevaerista y soñar con él y conectar con él de una forma sobrenatural ( lo cual explica la influencia de gurús en las vidas de las personas… mucha gente reporta soñar con sus maestros espirituales y existe mucha programación mental que se realiza en sueños ). Otra persona puede desarrollar un lazo de almas con alguien que conoció por internet. Otra persona incluso puede desarrollar cierto tipo de lazo de almas con un actor o cantante y hasta pensar que es su alma gemela. Algunas personas desarrollan estas ataduras con animales, personajes imaginarios, objetos inanimados e incluso con espíritus familiares y seres desencarnados. Como podemos ver, hay lazos de alma puros e impuros.
La mayoría de las conexiones de almas que los humanos crean en el mundo son pecaminosas y poco saludables para nuestras vidas. Existe el falso concepto de pensar que si se tiene una conexión con alguien,tiene que ser positiva o divina. Por ello, es necesario hablar de las diferencias entre las positivas o divinas, y las negativas o del enemigo.

Conexiones de almas positivas
Hay un muy buen ejemplo de una conexión almática de padre – hijo entre Jacob y Benjamín. Génesis 44:20, 30 nos narra: “…y su padre lo ama…como su vida está ligada a la vida de él”. El amor de Jacob por Benjamín era tan intenso porque él pensaba que José había muerto. El problema en las conexiones de almas padre – hijo puede presentarse cuando no permiten la independencia para que el hijo haga su vida o contraiga matrimonio, cuando debemos separar ciertos aspectos de nuestras ataduras paternas y maternas, a fin de que los hijos puedan tener su vida y sus propios matrimonios.
Tenemos ejemplos en la Biblia de conexiones de almas entre amigos. 1 Samuel 18:1, 3-4 nos narra: “Aconteció que cuando él hubo acabado de hablar con Saúl, el alma de Jonatán quedó ligada con la de David, y lo amó Jonatán como a sí mismo. E hicieron pacto Jonatán y David, porque él le amaba como a sí mismo. Y Jonatán se quitó el manto que llevaba, y se lo dio a David, y otras ropas suyas, hasta su espada, su arco y su talabarte”. David y Jonatán hicieron un pacto porque se querían como amigos de forma muy profunda. Sus almas estaban atadas o conectadas. Mientras más fuerte es el lazo o la conexión almática entre amigos, más profunda y más duradera resulta la relación. También las fortalezas mentales y emocionales de uno sostendrán al otro en momentos de adversidad y les permitirá gozarse juntamente en tiempos de victoria. Ellos atraerán ánimo, seguridad y comunión a través de su relación.
Cuando el amor entre amigos es puro y no está corrompido por deseos egoístas, el lazo entre ambas personas será una bendición. Jesús hablo acerca de este tipo de amor en Juan 15:13 “Nadie tiene mayor amor que este, que uno dé su vida por sus amigos”.
A fin de tener este tipo de conexiones, debes ser muy selectivo y tener la sabiduría de Dios. El Espíritu Santo te enseñará como tener este tipo de relaciones y de qué personas es mejor alejarse. Si tienes a un amigo/a en tu vida ahora mismo y ves que tiene estas características, eso es bueno. Si tus amigos son egoístas y controladores, esa amistad podría volverse peligrosa, porque sus almas están enlazadas emocionalmente, y esta no es una conexión álmica positiva.
Las conexiones de almas positivas comparten ciertos elementos con las negativas, pero bajo un contexto totalmente diferente. Ambas pueden captar o percibir los sentimientos de la otra persona, presentir en ocasiones peligros del uno al otro, y conectar de una forma más compleja que solamente en el aspecto físico. La diferencia son los resultados y los frutos que generan.
Conexiones de almas negativas
La Biblia nos advierte contra entrar en relaciones pecaminosas. Proverbios 1:10, 15 “Hijo mío, si los pecadores te quisieren engañar, No consientas. Hijo mío, no andes en camino con ellos. Aparta tu pie de sus veredas”. Pasajes bíblicos como estos nos advierten contra estos tipos equivocados de amigos. Dios nos hizo criaturas sociales y fue su intención para nosotros que tuviésemos interacción social y relaciones con otras personas, pero necesitamos ejercitar el discernimiento.
Las conexiones de almas pueden ser una tremenda bendición para la comunión y el crecimiento en el Señor, pero también pueden ser usadas para que el enemigo saque ventaja de ellas. Nuestro Padre Celestial diseñó el universo para que funcionase regido por leyes naturales y espirituales que trajesen libertad en tanto que fuesen obedecidas, pero también esclavitud y destrucción cuando fuesen quebrantadas y violadas. Así como dos almas pueden estar unidas o apegadas en una relación positiva, también pueden estar unidas o apegadas para conformar una atadura que produzca esclavitud.

Ataduras de almas por lazos sexuales
Una de las formas más seguras que tiene el enemigo para atar a una persona con alguien que no le conviene espiritualmente es mediante la unión sexual. Es por ello que en la Biblia, en el Antiguo Testamento, se ordenaba que el pueblo elegido no se casara con mujeres paganas, e incluso en el Nuevo Testamento se habla del yugo desigual. Satanás sabe que la relación sexual es la puerta de entrada para formar lazos, y la usa como forma de crear lazos con personas a las que él controla.
La relación sexual fue ordenada por Dios para hacer que los compañeros de un matrimonio se conviertan en una sola carne delante de Él, pero las relaciones extramaritales y las relaciones promiscuas premaritales, misteriosamente tienden a atar el alma de uno a otros compañeros. Se trata de una atadura espiritual entre dos personas; nosotros no podemos ofrecer un concepto de cómo la promiscuidad fuera del matrimonio afecta nuestras almas y destruye nuestra capacidad de estar completamente comprometidos a un cónyuge. Parece que nosotros mal interpretamos la seriedad de este asunto de las ataduras álmicas y esto se debe principalmente a una falta de conocimiento sobre el tema.
Debido a que la unión sexual de un matrimonio ata dos almas como una sola, ¿Qué crees que sucede si una persona comete fornicación o adulterio con otra persona fuera del matrimonio? Ellos se unen como si estuviesen casados en un matrimonio. Las ataduras álmicas que se establecen a través de relaciones sexuales ilícitas pueden ser tan fuertes y tan vinculantes como aquellas que se establecen a través del matrimonio.
Las ataduras álmicas que se forman a través de relaciones sexuales fuera del matrimonio, causa que las personas involucradas se contaminen y sean deshonradas. Génesis 34:2,3 “Y la vio Siquem hijo de Hamor heveo, príncipe de aquella tierra, y la tomó, y se acostó con ella, y la deshonró. Pero su alma se apegó a Dina la hija de Lea, y se enamoró de la joven, y habló al corazón de ella”. Esta Escritura nos ofrece una buena ilustración de cómo la fornicación y la inmoralidad producen ataduras álmicas deshonrosas. Génesis 34:8 “Y Hamor habló con ellos, diciendo: El alma de mi hijo Siquem se ha apegado a vuestra hija; os ruego que se la deis por mujer”. El involucramiento sexual puede producir ataduras álmicas con tal nivel de complicación que resulta extremadamente duro romper la relación, incluso si es una relación tóxica, que provoca dolor u obsesión. Por esto es que es muy común para una persona decir que todavía tienen ‘sentimientos’ hacia algún ex amante por el cual no tienen ninguna razón para sentirse atraídos de esa forma. Inclusive 20 años después, una persona todavía puede pensar en su primer amor… y esto es porque existe aún una atadura álmica.
Los demonios pueden sacar ventaja de las ataduras álmicas pecaminosas, para usarlas como vehículo de transferencia de espíritus del cuerpo de una persona a otra. Los rituales sexuales son algunos de los principales medios para traer nuevos miembros a una esclavitud espiritual, como la adoración a la diosa Diana en el libro de los Hechos o los pactos de brujería de los grupos satánicos de hoy en día. Ezequiel 23:17 dice: “Así, pues, se llegaron a ella los hombres de Babilonia en su lecho de amores, y la contaminaron, y ella también se contaminó con ellos, y su alma se hastió de ellos”.
I Corintios 6:16-18 “¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un cuerpo con ella? Porque dice: Los dos serán una sola carne. Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él. Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; más el que fornica, contra su propio cuerpo peca”.
Algo espiritual sucede cuando dos personas se unen físicamente en el acto sexual. Sus almas se enlazan o se atan. Algunas veces hay hombres que tienen una relación con una prostituta y después, incluso muchos años después, ellos aun piensan acerca de esa mujer. Sin importar lo que el diablo te diga, y como él te diga que está bien tener relaciones sexuales fuera del matrimonio ya que estas enamorado(a), tu vida igual se va a enredar e igual vas a terminar en una esclavitud espiritual. Las consecuencias de un encuentro sexual de tipo casual pueden ser perjudiciales y duraderas porque las ataduras almáticas que se forman pueden en realidad atar a una persona de por vida. Pero el deseo de Dios para nosotros es que seamos libres espiritualmente.
Dios diseñó de tal forma a las mujeres que en el momento en que tienen relaciones sexuales con el primer hombre, este adquiere una forma de dominio sobre ella. Génesis 3:16 “A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti”. El espíritu humano y el alma de las mujeres han sido diseñados para responder al hombre brindándole afecto y siendo la fuente de satisfacción para él a través de su vida. Dios hizo a las mujeres para desarrollar un deseo duradero por su primer amante. El dominio que una atadura álmica le entrega a un hombre sobre su mujer es algunas veces tan fuerte que él puede insultarla y maltratarla pero ella permanece inexorablemente esclavizada a él. Muchas mujeres toleran cualquier cantidad de abusos y pareciera que no entienden el porqué de este comportamiento: finalmente, terminan odiándose a sí mismas, porque no entienden que se trata de una atadura álmica. ¡Es por esto que es crucial elegir bien a la pareja con la que se compartirá la vida y las relaciones sexuales!
Si una persona es incapaz de entregarse a sí misma por completo a su pareja, pudiese ser que su espíritu y emociones estén siendo continuamente orientados al recuerdo de un amante anterior.
I Corintios 6:18-19 dice “Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; más el que fornica, contra su propio cuerpo peca. ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?”. Aquellos que han sido promiscuos, sus almas no solamente son atraídas a sus amantes previos, sino que también cuando se casan, suelen tener problemas sexuales y de comunicación con sus cónyuges. Son incapaces de alcanzar la plena satisfacción sexual a través de sus cónyuges porque sufren de un alma fragmentada y no pueden compartirse a sí mismos de forma integral con sus parejas. Así que usualmente buscan satisfacción, no solo con parejas múltiples, sino que también a través de experimentos sexuales.

El engaño de las conexiones de almas orquestadas o “llamas gemelas”
Muchas personas quieren justificar situaciones como el adulterio o la fornicación con el tema de que una persona es su alma gemela o que tienen un lazo de almas con ella. El enemigo se ha encargado de divulgar a través de la nueva era, la idea de que debes unirte a una persona con la que compartes un lazo de almas especial ya que fueron creados juntos, y que al unirse tales parejas, traerán luz y paz al mundo. El enemigo también usa el concepto de la reencarnación y las vidas pasadas juntos como un elemento de engaño para que una persona crea que ha tenido vidas pasadas con alguien.
Lo que el enemigo hábilmente ha logrado con toda la programación de la “llama gemela” es que muchas personas caigan en pecado, terminen sus matrimonios, abandonen a sus parejas e hijos, o entren en adulterio solamente porque les dicen que “no tiene nada de malo tener sexo con tu alma gemela, sino que lo debes hacer para el beneficio del planeta y de la ascensión”. Todo esto del programa de la llama gemela lo puedes leer aquí, aquí y aquí, así como en la siguiente lista de reproducción en video.
Niveles de comunicación de almas
Existen diferentes niveles de conexiones álmicas; físicas, álmicas y espirituales, del mismo modo en que hay diferentes formas a través de las cuales nos relacionamos con otras personas. Me permitiré usar el ejemplo de Luis y Ana, aclaro que la siguiente secuencia de relatos no es real. Cuando ellos eran jóvenes, Luis conoció a Ana en la Escuela y se dijeron “Hola” y ambos siguieron sus vidas de forma natural. La relación entre ellos era algo casual y no tenía nada que ver con el nivel sexual, aunque la relación se desarrollaba en el plano físico. Después de un tiempo, Luis decide que desea conocer mejor a Ana y la invita a salir en una cita. Mientras más tiempo pasa con ella, más le gusta.
Eventualmente ellos comienzan a hablar acerca de sus expectativas y sueños, sus heridas y decepciones, acerca de sus deseos, de lo que quieren hacer con sus vidas y de lo que quieren lograr en la vida. Ellos ahora se están comunicando en el nivel álmico, están desarrollando un lazo álmico. Luego, ambos deciden formar una familia y una pareja formal. A partir de aquí, comienzan a relacionarse en un nivel espiritual porque están invitando al Señor a su relación.
La relación marital es aquella en la cual los tres niveles se encuentran presentes de forma mucho más intensa e intima. No te equivoques con respecto a esto: las relaciones sexuales entre una pareja casada involucra todas las tres partes de nuestro ser: cuerpo, alma y espíritu. Nunca ha sido solamente un acto físico y nunca lo será porque esa es la forma en la que Dios lo diseñó que fuese.
Efesios 5:31 nos dice: “Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne”. Las relaciones sexuales dentro del matrimonio fortalecen una atadura álmica ordenada por Dios. En cualquier relación sexual fuera del matrimonio, bien sea física, fantasía, o de cualquier forma, una atadura pecaminosa se forma también siempre. Estas ataduras almáticas son lazos íntimos con otro ser humano que Dios nunca tuvo la intención de que sucediesen.

Ataduras de almas y fragmentación del alma
Las ataduras álmicas fragmentan el alma y son altamente destructivas. El tema de la fragmentación de almas, aunque muy utilizado en círculos nuevaeristas, es un hecho real, solo que la nueva era lo ha manipulado asignando tal fragmentación a situaciones que no son la verdadera causa, y como algo que se puede sanar fuera de la Palabra de Dios.
Esas antiguas ataduras deben ser rotas o vas a tener serios problemas en las nuevas relaciones que estás estableciendo.
Cuando nuestra alma se divide, eso afecta nuestra capacidad de recibir afecto y amor de parte de otros y también de parte de Dios. No puedes recibir el amor de desesperadamente deseas y necesitas recibir de parte de tu cónyuge, aunque te lo ofrezcan, te lo demuestren, te lo digan, pero no puedes percibirlo y terminas por concluir que nadie te ama. Uno se esfuerza por entregar y dar y hacer todo lo posible a favor del otro, pero eso no es percibido ni recibido, así que obtienen muy poco o nada a cambio. Es una relación unidireccional. Por esta razón, las ataduras álmicas afectarán tu capacidad de confiar en tu cónyuge. Eres incapaz de recibir el amor que te están dando, así que le considerarás indigno de tu confianza incluso sin pensar en ello.
Hay historias de esposas que sienten como si otra mujer estuviese en la cama con ellas cuando tratan de tener relaciones sexuales con sus esposos. Es que ellas están sintiendo una atadura álmica no rota aun, el lazo espiritual de su esposo con una compañera previa. Es esta misma intuición lo que permite a las esposas descubrir cuando sus maridos las engañan. Cuando el lazo se ha roto, el sentido de la presencia de alguien más en medio de la relación, se irá para siempre.
Los resultados de conexiones de almas impuras
Las ataduras almáticas entre fornicarios pueden atraer a una mujer abusada y maltratada a un hombre del cual en el ámbito natural ella huiría y odiaría, pero en lugar de eso, ella se siente atraída a él incluso cuando no la ame y abuse de ella. En el mundo demoniaco, las ataduras pecaminosas pueden servir como puentes entre dos personas para transmitir una atadura demoníaca. Otras ataduras álmicas pueden hacer cosas tales como permitir a una persona manipular y controlar a otra, y esta persona es inconsciente de lo que ocurre, o lo sabe pero sin ninguna razón lógica, permite que así sea.
Las ataduras álmicas no saludables incluyen relaciones que se caracterizan por la manipulación, la culpa, el abuso emocional, la codependencia, el afecto innatural, la envidia o la lujuria.
Puedes determinar el tipo de atadura álmica por el fruto que produce. Una atadura álmica santa fortalecerá tu plenitud emocional y tu andar con Dios. Producirá el fruto del amor, la fidelidad, la lealtad, el honor y la justicia.
Una atadura álmica pecaminosa producirá el fruto de la carne y no del espíritu; como el odio, el resentimiento, la manipulación, la ira, la contienda, los celos y el querer controlar a otros. Esto te impedirá tener y disfrutar una buena relación con Dios y traerá atadura en lugar de libertad a tu vida.
Una conexión álmica sana es una atadura almática que se da dentro de la Voluntad de Dios para tu vida. Una atadura álmica pecaminosa es cuando tú procuras algo fuera de la voluntad de Dios para ti.
La conexión álmica más importante, es la que debe existir entre Dios y tú. Lucas 10:27 “Aquél, respondiendo, dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo”. Cualquier cosa que te detenga de esto es simplemente idolatría. Cualquier cosa que se interponga entre tú y Dios, que te detiene de servirle a Él y de amarle por encima de todo, es un ídolo, un pequeño dios en tu vida. Cualquier cosa que te detiene de obedecerle a Él y a Su Palabra es un ídolo y debe ser quebrantado y removido de tu vida, si pretendes servirle con un corazón puro e integro y ser partícipe de Su Reino.
Dios nos ama tanto que ha diseñado un Plan para cada uno de nosotros. Cuando permanecemos conectados a Él y obedecemos Su Voluntad para nuestras vidas, esto nos protege de atarnos a gente mala. Si te juntas o relacionas a creencias, cosas, gente y/o lugares que están fuera de la Voluntad del Padre, comenzarás a perder control sobre tus propios pensamientos que el Espíritu Santo ha puesto en tu corazón, y mientras más esto suceda mas te separas a ti mismo de la Comunión con el Padre.
Tus oídos espirituales pierden su capacidad natural para oír Su Voz, y cuando no puedes escuchar Su Voz entonces no puedes hacer lo que Él te está pidiendo que hagas. Él siempre está tratando de advertirnos de los peligros que pueden surgir en nuestro andar diario, pero también Él va a mostrarte la forma para escapar y evitar que te suceda algo malo.

Conexiones de almas con… ¿animales? ¿entidades? ¿cosas?
He visto personas que se encuentran tan atadas a un animal, que este se convierte en lo más importante de sus vidas, incluso por encima del cuidado que deben tener por otros miembros de la familia. A ellos no les importa gastar miles de dólares para tratar de salvar a un perro que debe necesariamente morir.
Otros están muy atados a la televisión. ¿Acaso estás tan ocupado con la televisión que no puedes oír que el Espíritu Santo te está hablando? Muchas mujeres son capaces de dejar de hacer cualquier cosa para no perderse la novela; las novelas pueden ser muy peligrosas espiritualmente, porque se trata todo de un mundo de fantasía. Todos engañan a todos y realizan todo tipo de maldad y el mirar o ser parte de esto siembra semillas en tu alma. Muchos son absorbidos por las novelas a tal punto en que en un momento determinado comienzan a actuar y a pensar como si se tratara de algo real ¡hasta se atreven a orar por el protagonista de la novela! Por esto es necesario que corten y anulen esa atadura con ese mundo engañoso de la imaginación.
Hay personas atadas a un empleo, un puesto que los valida como personas, al dinero o al sexo. Hay personas atadas a sus ángeles, sus vírgenes o al gurú espiritual que siguen. ¡Hay personas que dicen tener un pariente difunto o un ángel o un extraterrestre de guía y desarrolla lazos con lo que realmente es un espíritu familiar o demonio! esos lazos son tan reales como los que se forman con una persona de carne y hueso.
Los niños creen y son atrapados de tal modo por lo que ven, que ellos tratan de imitarlo, colocándose algunas veces en situaciones de riesgo o peligro. Los niños pueden entrar en ataduras álmicas a temprana edad a las cosas de este mundo. Algunos son atados a un determinado artista, cantante o grupo musical. La música tiene un poder tremendo, y el enemigo usa la industria de la música, cine y TV para programar a millones.
Conclusiones
En conclusión, las ataduras álmicas pecaminosas te impedirán que alcances el destino que Dios tiene para ti. Recuerda que hemos sido hechos a la Imagen y Semejanza de Dios, pero si no nos mantenemos enfocados en caminar a Su Semejanza, el diablo tratará de que sigamos a otras imágenes para volvernos a la semejanza de aquello que estamos siguiendo. Hay mucha gente que desea hacer la Voluntad de Dios y que quieren tener una relación más profunda con Él; sin embargo a la vez, no quieren dejar ir a las personas, lugares o cosas que están atadas a sus emociones más profundas.
Romper las ataduras álmicas es algo que se hace desde nuestro corazón, que se expresa con la boca y a través del Nombre de Jesús. Romanos 10:9-10 “que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación”. Apocalipsis 12:11 “Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos”.
Primero debemos estar seguros que nuestros corazones están limpios antes de intentar romper ataduras álmicas. Una buena manera de reflexionar sobre nuestros errores, pecados y las puertas que abrimos a ataduras de alma negativas, la puedes leer en ésta entrada.
Si las ataduras álmicas no son tratadas apropiadamente, podrían causar que tu corazón se endurezca. Comenzarás a justificarlas y a darle la espalda a lo que dice la Palabra de Dios, o cuando escuchas la Palabra de Dios, comienzas solamente a escuchar aquello que encaja en el molde de la atadura almática en lugar de la Verdad completa. La obra del diablo es tratar de robar tu alma y si él puede, ayudar a que tu alma sea atada de cualquier forma pecaminosa a la persona, cosa, lugar o hábito equivocado; en la medida en que te encuentres atado, el continuará tratando de hacerte ir cada vez más bajo en el pecado y evitar de este modo que sirvas a Dios con todo tu corazón.
II Corintios 10:4-5 nos deja un buen consejo: “…porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos [que hablan de imágenes en la mente que se convierten en razonamientos] y toda altivez [actitudes erradas] que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”. Necesitamos tener el espíritu de nuestra mente renovado de modo que pensemos y actuemos en nuestras vidas de acuerdo a lo que establece la Palabra y la Verdad de Dios, y no a lo que la moral de otras personas o de la sociedad indiquen.
Comparte el artículo con: