¿Cuándo cesaron los dones del Espíritu Santo? ( lenguas, sanación, etc )

¿Cuándo cesaron los dones del Espíritu Santo? ( lenguas, sanación, etc )

Nadie era más “carismático” que el apóstol Pablo. Él escribió a la iglesia de Corinto que “no quedaron detrás de otra iglesia” en lo que respecta a los dones del Espíritu Santo (1 Corintios 1: 7) – ninguna iglesia tenía más de los dones del Espíritu Santo que la iglesia de Corinto, Sin embargo, Pablo dice que él habló en lenguas más que todos ellos (1 Corintios 14:18).

Nadie era más carismático que Pablo, pero el Señor le reveló que aquellas señales de los dones iban a cesar:

“Si hay profecías, fracasarán; Si hay lenguas, cesarán; Si hay conocimiento, desaparecerá “(1 Corintios 13: 8).

Aquí Pablo escribe sobre el don de las lenguas, el don de la profecía y el don del conocimiento (ver 1 Corintios 13: 1-2) y declara que el Señor Jesús le había revelado (1 Co. 11:23; (Gálatas 1: 11,12) que venía un tiempo en que estos dones que se otorgaron como señales,  iban a dejar de funcionar.

La pregunta siempre ha sido: ¿cuándo? ¿Cuándo cesaron estos dones? y ¿porqué hay gente que dice seguir hablando en lenguas, o gente que dice que puede sanar sobrenaturalmente, para luego darnos cuenta que en lugar de tener al Espíritu Santo, lo que tenía ese sanador era un demonio?

Este estudio se centra en esa pregunta: ¿cuándo cesaron los dones y señales?

La clave nos las dará el acomodar las cartas de Pablo en el orden en que las escribió.

Comenzamos por establecer una línea de tiempo del ministerio de Pablo. Pablo fue salvo en Hechos 9 cuando el Señor se le apareció en el camino a Damasco. Pablo seguiría escribiendo 13 cartas en el Nuevo Testamento, desde la Carta a los Romanos hasta la Carta a Filemón. Cuando recordamos que Pablo es el autor de al menos la mitad del Libro de los Hechos, nos damos cuenta de que la mitad de los 27 libros del Nuevo Testamento fueron escritos por él y narraban situaciones sobre él.

Las cartas de Pablo están ordenadas en nuestra Biblia como sigue: Las cartas a las iglesias se ponen en primer lugar, nueve cartas de Romanos a 2a Tesalonicenses, luego las cuatro cartas escritas a individuos – desde 1a Timoteo hasta Filemón.

Las cartas también están ordenadas por longitud: Romanos es más largo y primero, luego las cartas a los Corintios, luego Gálatas, etc. Las cartas más largas son las primeras, las más cortas después.

Pero para entender cuándo cesaron los dones, necesitamos leer las cartas de Pablo en el orden en que las escribió. ¡Cuando arreglamos las cartas en el orden en que fueron escritas, todo queda claro!

Las cartas de Pablo en el orden en que las escribió

Las primeras 6 de las cartas de Pablo pueden encajar en el Libro de los Hechos-podemos leer Hechos y luego leer las cartas de Pablo y podemos ver dónde estaba Pablo cuando escribió estas cartas.

La carta a los Gálatas es la primera

En Hechos 13,14 Pablo y Bernabé emprendieron su primer viaje apostólico que los llevó a Galacia, ciudades como Antioquía, Listra, Derbe, etc. Poco después de que Pablo volviera de este viaje, escribió la carta a los Gálatas (ver Gálatas 1: 6). Donde Pablo escribe a los Gálatas y dice: “os volvéis tan rápidamente”. Gálatas fue escrito poco después de que Pablo volvió de aquel primer viaje, poco después de Hechos 14:27. Eso hace que Gálatas sea la primera de las cartas de Pablo.

1a y 2a Tesalonicenses

Las siguientes cartas que Pablo escribió son las dos cartas a los tesalonicenses. En Hechos 17, Pablo, en su segundo viaje apostólico, fue a Tesalónica y predicó allí. Muchos fueron salvos, pero Pablo fue expulsado de la ciudad. Pablo continuó hacia Corinto donde escribió las dos cartas a los tesalonicenses. El regreso de Timoteo de Macedonia mencionado en Hechos 18: 5 también es reportado en 1aTesalonicenses 3: 6. Y en 2a Tesalonicenses 2: 5 Pablo recuerda a los tesalonicenses su enseñanza, como si no hubiera pasado mucho tiempo desde que estuvo con ellos. Así que la escritura de 1a y 2a Tesalonicenses se puede colocar en Hechos 18 durante el ministerio de Pablo en Corinto, y eso los convierte en la segunda y tercera cartas que Pablo escribió.

1a y 2a Corintios

Las dos siguientes cartas que Pablo escribió son las dos cartas a los Corintios. En Hechos 18 Pablo pasó un año y medio ministrando en Corinto (véase Hechos 18:11). Más tarde regresó a su casa en Antioquía (Hechos 18:22), y más tarde en su tercer viaje apostólico llegó a Éfeso (su ministerio en Éfeso se extiende hasta el final de Hechos 19 -un período de más de dos años, véase el versículo 10). Es aquí en Éfeso durante Hechos 19 que Pablo escribió 1a Corintios – ver I Corintios 16:19. Poco después Pablo viajó a Macedonia (ver Hechos 20: 1 y 2 Corintios 2:13) y es allí donde escribió la segunda carta a los Corintios.

Romanos

En Hechos 20: 2,3, Pablo llegó a “Grecia”, es decir, Corinto de nuevo, y pasó tres meses allí disfrutando de la hospitalidad de un creyente llamado Gayo (mencionado en 1 Corintios 1:14). En la casa de Gayo, en Corinto, Pablo escribió la carta a los romanos (ver Romanos 16:23).

Esta es la última carta escrita durante el Libro de los Hechos. En Hechos 21:33 Pablo fue detenido en Jerusalén, y pasó los siguientes 5 años en prisión, hasta el final del Libro de los Hechos.

Así, para resumir lo que hemos visto hasta ahora, de Hechos 9 a Hechos 28 leemos del ministerio anterior del Apóstol Pablo y encontramos que durante estos años escribió 6 de sus 13 cartas. El orden de estos primeros seis libros es:

Gálatas – fin de Hechos 14

1a Tesalonicenses-Hechos 18

2a Tesalonicenses-Hechos 18

1a Corintios-Hechos 19

2a Corintios

Romanos-Hechos 20

En Hechos 21 Pablo fue arrestado y permaneció prisionero hasta Hechos 28, y más allá.

Poco después del final del Libro de los Hechos, mientras todavía estaba prisionero, ahora en Roma, Pablo escribió cuatro cartas: las “epístolas de la prisión”: Efesios, Colosenses, Filemón y Filipenses. En cada una de estas cartas escribe sobre sus “cadenas” (véase Efesios 6:20, Colosenses 4:18, Filemón 13 y Filipenses 1:13).

Pablo fue liberado de este encarcelamiento y continuó su ministerio por algunos años, quizás 3 años. Durante este tiempo escribió las tres cartas conocidas como las “Epístolas Pastorales”, porque estas cartas fueron escritas a los colaboradores de Pablo, el Pastor Timoteo y Tito. Finalmente al final de su vida está otra vez en prisión. Esta vez se anticipa a ser decapitado por el Señor y escribe su última carta, Segunda a Timoteo.

Resumen:

Hemos examinado las 13 cartas escritas por el apóstol Pablo, ordenándolas en el orden en que Pablo las escribió:

Durante el Libro de Hechos – 6 cartas:

1. Gálatas

2. & 3. Las cartas de Tesalónica

4. & 5. Las cartas a los Corintios

6. Romanos

Luego, después de que el Libro de los Hechos concluye -7 cartas:

Las 4 epístolas de la prisión:

7. Efesios

8. Colosenses

9. Filemon

10. Filipenses

Luego las 3 epístolas pastorales:

11. Tito

12. 1 Timoteo

13. 2 Timoteo

Después de haber examinado las 13 cartas y haberlas puesto en su orden cronológico, veamos lo que nos dicen sobre la pregunta: ¿cuándo cesaron los dones?

En las primeras seis cartas, todas escritas durante el período cubierto por el Libro de Hechos, encontramos que los signos de dones estaban operando en todas estas iglesias. Por todo el libro de los Hechos leemos de las lenguas, el don de la profecía, el don de la curación, etc. -por ejemplo, lenguas y profecía en Hechos 19: 6, el don de profecía en Hechos 21: 10-14, el don de sanidad en Hechos 19: 11-12 y 28: 8,9, etc.

Y en las “Epístolas” leemos de los dones que operan en las iglesias que fundó Pablo. En Gálatas 3: 5, 1 Tesalonicenses 5:20, 1 Corintios 12,13,14, 2 Corintios 12:12, Romanos 12: 6- en todas estas cartas leemos acerca de los dones en operación hasta el final del Libro De los Hechos.

Pero, durante este tiempo en el Libro de los Hechos, el Señor reveló a Pablo que los dones de la señal iban a cesar -1 Corintios 13: 8-12. Los dones estaban en funcionamiento durante todo el período del Libro de los Hechos y se mencionan en las cartas escritas durante ese tiempo, pero el Señor había revelado que los dones iban a cesar en algún momento en el futuro.

¿Cuándo cesó el don de lenguas?

Ahora volvemos a las epístolas de la prisión, las cuatro cartas escritas poco después del final del Libro de los Hechos, mientras que Pablo estaba preso en Roma- Efesios, Colosenses, Filemón y Filipenses … y encontramos que no hay una sola palabra sobre lenguas, o el don de la curación. Aun cuando pudiéramos haber esperado que Pablo escribiera sobre las lenguas en el pasaje acerca de estar “lleno del Espíritu” en Efesios 5:17, no tiene nada que decir acerca de las lenguas. Y en cuanto al don de la curación, leemos acerca de un compañero de trabajo de Pablo, Epafrodito, que cayó gravemente enfermo durante este tiempo (Filipenses 2: 25-30) y Pablo ya no tenía el don de la curación, y ya no era capaz de sanar como lo hizo pocos años antes en Hechos 28: 9. Los regalos ya no estaban operando en el momento en que Pablo escribió las Epístolas de la Cárcel.

¿Lenguas en las epístolas pastorales?

En las 3 Epístolas Pastorales, como en las epístolas de la prisión, no leemos de lenguas o el don de la curación operando en ese momento. Leemos acerca de las profecías que se habían hecho acerca de Timoteo en 1 Timoteo 1:18 y 4:14 y 2 Timoteo 1: 6, pero éstas fueron dadas años antes. En la medida en que leemos en estas tres cartas, ni siquiera sabríamos que hubo un “don de lenguas”.

Y, de nuevo, en los lugares donde hubiéramos esperado que Pablo mencione los dones, está en silencio. Cuando Pablo le da instrucciones a Timoteo y a Tito acerca de la elección de los hombres para ser ancianos en las iglesias, Pablo no dice nada acerca de la conveniencia de que estos hombres tengan un don como profecía, sanidad u otro signo de dones (ver Tito 1: 6-9) y 1a Timoteo 3: 1-10). Los dones de lenguas, profecía, etc. ya no estaban en operación cuando Pablo escribió las epístolas pastorales.

Está claro que el don de la curación ha cesado porque, como en Filipenses, Pablo ya no podía sanar ni siquiera sus compañeros de trabajo. Timoteo estaba sufriendo problemas estomacales y frecuentes enfermedades (1 Timoteo 5:23) y Pablo no puede sanarlo, ni le recomienda que vaya a un sanador en la iglesia, ni le envía un paño de oración o una botella de aceite para unción (recuerde los milagros de unos 8 años antes en Hechos 19: 11-12). Del mismo modo en 2a Timoteo 4:20, Pablo tiene que dejar atrás a su compañero de trabajo Trófimo que había caído enfermo en el último viaje. El don de sanación de Pablo (Hechos 28: 9) ya no estaba operando en Filipenses 2:27, 1 Timoteo 5:23 y 22 Timoteo 4:20.

Resumen

Los dones espirituales, las lenguas, la profecía, el don de sanidad, etc. estaban operando a través del Libro de los Hechos, y estos dones se mencionan en las cartas que Pablo escribió durante el período de los Hechos. Pero cuando nos volvemos a las cartas escritas después del Libro de los Hechos -las 4 Epístolas de las Prisiones y las 3 Epístolas Pastorales- encontramos que los dones no se mencionan en absoluto o vemos -como el don de la curación- que ya no estaban operando en la vida de Pablo. Lo que él podía hacer en Hechos 28, ya no lo podía hacer en Filipenses, o en 1a y 2a Timoteo. Podía sanar a todos los enfermos de una isla en Hechos 28: 9, pero no pudo sanar a ninguno de sus colaboradores más cercanos, Timoteo, Epafrodito y Trofimo, después del cierre del Libro de los Hechos.

Arreglar las cartas de Pablo en el orden en que él las escribió nos permite ver el patrón que se encuentra en la Palabra de Dios:

Los dones estaban operando en Hechos y en todas las Epístolas de los Hechos: Gálatas, 1 & 2 Tesalonicenses, 1a & 2a Corintios y Romanos.

Pero en este período de tiempo, en 1a Corintios 13: 8-12, Pablo nos dice que el Señor le había revelado que estos dones cesarían algún día. Y lo hicieron, porque en las cartas escritas después del Libro de Hechos, los dones habían cesado, tal como el Señor dijo que lo harían.

El patrón no podía ser más claro, y el contraste no podía ser más nítido entre las cartas anteriores y las últimas, entre el momento en que todos los dones estaban operando y el momento en que todos los dones habían cesado.

Ahora podemos dar una respuesta Bíblica a la pregunta con la que comenzamos: ¿cuándo cesaron los dones?

La respuesta: Los dones del Espíritu Santo cesaron al final del Libro de los Hechos. No hay registro en la Escritura de ninguno de los dones operando en ninguna de las cartas que Pablo escribió después del final del período de los Hechos, y está claro que el don de sanidad había cesado, ya que Pablo ya no podía sanar ni siquiera a su más cercano colaborador después del cierre del Libro de los Hechos.

Enorme cantidad de gente engañada por falsos pastores Cristianos que en realidad son ocultistas e hipnotistas… personas que hablan en lenguas supuestamente expulsando demonios o sanando… todos mintiendo sobre la Palabra de Dios y usando el poder de Satanás.

¿Por qué cesaron los dones?

Habiendo visto el patrón con respecto a los dones, necesitamos preguntar, ¿por qué cesaron los dones en este tiempo?

Pablo escribió en 1a Corintios 13: 8-12 :

1 Corintios 13:8-12

8 El amor nunca deja de ser. Pero las profecías se acabarán, cesarán las lenguas y se acabará el conocimiento. 9 Porque conocemos solo en parte y en parte profetizamos; 10 pero cuando venga lo que es perfecto, entonces lo que es en parte será abolido. 11 Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño; pero cuando llegué a ser hombre, dejé lo que era de niño. 12 Ahora vemos oscuramente por medio de un espejo, pero entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte, pero entonces conoceré plenamente, así como fui conocido.

El don de las lenguas, la profecía y el conocimiento durante el período de los Hechos eran sólo “en parte”, eran incompletos, no comunicaban el pleno conocimiento que el Señor tenía que revelar. Pero el Señor reveló a Pablo que “lo que es perfecto” estaba por venir. En español, como en griego, este es un pronombre neutro, “aquello que es perfecto”. Pablo no estaba escribiendo acerca de la venida de “El que es perfecto” sino de la venida de una “cosa” que es perfecta. Cuando llegara, los regalos que sólo estaban “en parte” dejarían de existir.

Sería como la diferencia entre ser un niño y convertirse en un hombre adulto, o entre ver el rostro de alguien reflejado en un espejo antiguo ondulado, y ver a la persona cara a cara.

Antes del final del Libro de los Hechos, durante el período de los Hechos y en las cartas escritas durante el período de los Hechos, el Señor había revelado sólo una parte de la “dispensación de la gracia” (Ef 3: 2) al Apóstol Pablo, Todavía no le había revelado todo el mensaje. Todavía estaba “en parte” durante el período de los Hechos, pero con el cierre del Libro de los Hechos, el Señor completó la revelación del “Misterio” (véase Ef 3: 3,4,9 y Col 1:26 , 27, etc.). “Lo que es perfecto” fue finalmente revelado en toda su plenitud al Apóstol Pablo y en ese momento, aquellas cosas que sólo eran “en parte” pasaron fuera del programa de Dios.

Los “regalos del Espíritu” eran señales para la el pueblo que siempre pedía señales y pruebas: Israel

El cierre del Libro de los Hechos también fue el cierre de los tratos de Dios con la nación de Israel por casi 2000 años. Hechos 28: 25-28 se erige como las últimas palabras de Dios para la nación de Israel durante casi dos milenios. Los judíos buscaban señales (1a Corintios 1:22) por lo que Dios les dio señales entre los gentiles para provocar a Israel a celos (Romanos 11:14). Pero con el cierre de los Hechos, Dios dejó a un lado a Israel por un tiempo, y cuando Dios dejó a Israel por un tiempo, los dones cesaron de su programa.

Pero yo actualmente hablo en lenguas… ¿qué debo hacer?

Muchos cristianos de hoy han tenido experiencias en las que ellos piensan que es el don de lenguas. Si logran abrirse a cuestionarse tales experiencias, que muchos defienden con ferocidad, aún por encima de la Palabra de Dios, y después de estudiar las cartas de Pablo y la enseñanza Bíblica sobre la cesación del don de lenguas, se preguntan: “¿Qué debo hacer ahora?” Hay varias explicaciones posibles para la experiencia: puede ser una experiencia psicológica o incluso una experiencia espiritual, pero claramente, de acuerdo con la Palabra de Dios, lo que les sucede NO es el don del Espíritu de lenguas. Igualmente con un sanador. Podrá supuestamente sanar a una persona pero recordemos que muchas veces quien está sanando es un espíritu impuro, o e sun engaño en el cual el espíritu que estaba oprimiendo a una persona se retira temporalmente, a fin de que la persona crea en sanaciones a través de esa persona y quede dependiente y atada a consultar brujos y adivinos, no importa si se presentan como gente de Dios.

¿Que deberían hacer? Simplemente: Deja de hablar en lenguas, o deja de pretender sanar a los demás,  porque ésto no es del Espíritu Santo.

Para muchos que han caído en iglesias Pentecostales o Carismáticas, esto es un gran alivio. Se les ha enseñado que una persona tiene que hablar en lenguas para demostrar que realmente está salva, o que realmente tiene el Espíritu Santo habitando en su interior. Así que han aprendido a hablar en lenguas, pero cuando ven en la Escritura que este don no está en operación hoy, pueden por fin cesar su esfuerzo para probar su salvación y comenzar a caminar por la fe y no por obras o señales.

Para algunos, las instrucciones de Pablo a los profetas en Corinto serán pertinentes:

1 Corintios 14:30-33

30 Si algo es revelado a alguno que está sentado, que calle el primero. 31 Porque todos pueden profetizar uno por uno, para que todos aprendan y todos sean exhortados. 32 Además, los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas; 33 porque Dios no es Dios de desorden, sino de paz.

Como en todas las iglesias de los santos.

Cuando estamos teniendo una experiencia que nos damos cuenta por las Escrituras que no es del Señor, es hora de “guardar silencio”, y recordar que nuestros espíritus deben estar bajo nuestro propio control- “los espíritus de los profetas están sujetos a la Profetas “.

La advertencia del Señor

El Señor advirtió que las experiencias sensoriales y espectaculares pueden ser engañosas:

Mateo 7:22-23

22 Muchos me dirán en aquel día: ‘¡Señor, Señor! ¿No profetizamos en tu nombre? ¿En tu nombre no echamos demonios? ¿Y en tu nombre no hicimos muchas obras poderosas?’. 23 Entonces yo les declararé: ‘Nunca les he conocido. ¡Apártense de mí, obradores de maldad!’.

Habrán millones de personas que realmente habían tenido estas experiencias. Habían profetizado en el nombre de Jesús, habían expulsado demonios y hecho milagros en Su nombre. El Señor no niega que hicieron estas cosas. Pero entonces les dice que aun mientras hacían estas cosas, Él nunca los había conocido. Es importante que nuestra fe se base en la Palabra de Dios y no en nuestras experiencias, porque las experiencias nos pueden engañar.

Una nota sobre el don de la curación

Como hemos visto, Pablo pudo sanar a muchos enfermos como lo narra del Libro de los Hechos. Él curó a todos los enfermos en la Isla de Malta en Hechos 28. Y escribió a los Corintios sobre el don de sanidad que estaba operando en su iglesia durante el período de los Hechos (1 Co. 12: 9). Pero también hemos visto que con el cierre del Libro de los Hechos, el don de la curación dejó de funcionar. Pablo ya no podía curar a nadie, ni a Epafrodito en Filipenses 2, ni a Timoteo en 1a Timoteo 5:23, ni a Trófimo en 2a Timoteo 4:20. El don de la curación había dejado de funcionar, junto con los otros dones.

Hoy Dios ya no da el don de sanar, y no hay “sanadores” espirituales.  ¡Pero no debemos pensar que Dios mismo, de manera directa, ya no sana! En Filipenses 2 leemos acerca de una curación que Dios hizo. En Filipenses 2 leemos acerca de una curación que Dios hizo después de que el don de sanidad había dejado de operar:

25 Mas tuve por necesario enviaros a Epafrodito, mi hermano y colaborador y compañero de milicia, vuestro mensajero, y ministrador de mis necesidades;

26 porque él tenía gran deseo de veros a todos vosotros, y gravemente se angustió porque habíais oído que había enfermado.

27 Pues en verdad estuvo enfermo, a punto de morir; pero Dios tuvo misericordia de él, y no solamente de él, sino también de mí, para que yo no tuviese tristeza sobre tristeza.

Pablo recomienda a Epafrodito por su fidelidad hasta la muerte. Pero cuando Epafrodito cayó enfermo, cerca de la muerte, Pablo ya no podía curarle por sí mismo, porque el don de la curación había dejado de funcionar. Pero leemos que Epafrodito fue sanado directamente por el Señor: “Estaba enfermo de muerte, pero Dios tuvo misericordia de él …”.

Hay sanidad hoy, pero no hay don de curación, no hay “sanadores divinos”. No hay don de curación hoy, pero Dios todavía cura directamente por sí mismo, si así lo decide. Él sanó a Epafrodito, pero no sanó a Pablo en 2 Corintios 12: 8-9 o en Gálatas 4: 13-15, o Timoteo en 1 Timoteo 5:23, o a Trofimo en 2 Timoteo 4:20. Él cura de acuerdo a Su voluntad. Pero la promesa que dio a Pablo es todavía nuestra promesa hoy,  en la dispensación de la gracia:

“Mi gracia te baste, porque mi fuerza se perfecciona en la debilidad” (2 Corintios 12: 9).

Si estamos sanos o enfermos, si somos como Epafrodito o como Timoteo, siempre podemos reclamar esta promesa del Señor,  que SU gracia y SU fuerza son suficientes para nosotros. Él nunca nos permitirá sufrir algo que Él no nos dé la fuerza para soportar.  Y esta paciencia nos enseña a ser humildes y a no seguir forzando nuestra voluntad sobre un Dios santo y sabio, que sabe mucho mejor que nosotros el porqué de todo lo que sucede en este planeta.

Por otro lado, como ex-nuevaeristas debemos advertir que la práctica de hablar en una lengua totalmente desconocida ( no en idiomas diferentes, como lo que se menciona en la Biblia, que tenía el propósito de poder predicar el Evangelio en diferentes idiomas reales ) es una práctica muy conocida también por brujos y brujas quienes mencionan hacerlo en sus rituales. También se nos ha comentado por parte de gente que estaba metida en meditaciones con seres “extraterrestres” tales como pleyadianos, el uso de un “lenguaje estelar” con el que hablaban sin siquiera saber lo que estaban diciendo. El riesgo de estar hablando cosas que la mente no entiende, es que la persona puede terminar invocando a los caídos sin saberlo. Hemos escuchado casos de personas que en avivamientos supuestamente Cristianos empezaron a hablar en lenguas extrañas y algunas de las palabras fueron identificadas por un ex-nuevaerista como invocaciones satánicas y blasfemias a nuestro Creador.  Por tanto es un riesgo demasiado grande hablar de forma que la mente no entienda lo que dices.

Un buen video al respecto de las falsas sanaciones y dones carismáticos es éste:

La Palabra de Dios es primero y es muy clara. Sigue lo que dice la Palabra, y no lo que te diga tu congregación o tu ego o las sensaciones de tu cuerpo.