El Vaticano, los Jesuitas y la agenda extraterrestre

El Vaticano, los Jesuitas y la agenda extraterrestre

La historia del Vaticano con los extraterrestres ya es añeja, y nos revela cuál es el engaño del final de los tiempos. En relación con el reciente video que hemos publicado en el canal de YouTube, una persona nos ha enviado un artículo publicado en la revista en línea “PijamaSurf” y el cual queremos compartirles: 

En una entrevista llamada “El Extraterrestre es mi Hermano”, en el diario del Vaticano L’Osservatore Romano, el padre Gabriel Funes, director del Observatorio del Vaticano, dijo “En mi opinión existe la posibilidad de que (la vida en otros planetas) exista”; “seres inteligentes creados por Dios podrían existir en el espacio exterior” y “algunos extraterrestres podrían estar libres del pecado original” ya que “podría haber algunos que se mantuvieron en amistad completa con el creador”.

Interesantes palabras del sacerdote jesuita argentino José Gabriel Funes, que podrían ser interpretadas como parte de una política pro-extraterrestre mundial, donde se eleva a estas creaturas celestes hipotéticas al nivel de dioses en privanza del supremo creador. ¿Es parte de una campaña mundial que prepara al ciudadano común a recibir a sus hermanos espaciales o son sólo las especulaciones naturales a una teología moderna?

En el 2009, el jesuita Guy Consolmagno le dijo a la BBC que los extraterrestres podrían ser los ángeles y que “nuestros primos en otros planetas podrían tener su propia historia de salvación, incluyendo un ejemplo de encarnación de la segunda persona de la Trinidad. Estamos abiertos a lo que nos envíe el universo”.

Así que tal vez el universo envíe encarnaciones mesiánicas del cielo en naves o teofanías. ¿Cristos cósmicos o Anticristos del espacio? Aunque a estas alturas de suceder un evento de esa magnitud ¿quién podrá estar seguro que estos extraterrestres angelicales (o luciferianos) no serán hologramas producidos en un estudio de cine o en una base militar? Y siguiendo el hilo conspiranoico, si es que existen los extraterrestres, ¿cómo saber que no son ellos los responsables de nuestro “pecado original”, de la caída de la unidad y la divinidad?

Notas interesantes de éste artículo:

– El director del observatorio del Vaticano es un Jesuita, tal como al parecer todos los que dentro del Vaticano se han estado pronunciando por avalar la teoría de los extraterrestres.

– Están llevando a que la humanidad confíe en ellos, los considere como primos galácticos y seres más evolucionados a los cuales hay que escuchar.

– Por lo menos, PijamaSurf termina su nota cuestionando lo que el Vaticano trata de vender a través de sus desinformadores Jesuitas.

– El Observatorio, que fue fundado hace 80 años, se encuentra en Castel Gandolfo, sobre un lago, no muy lejos de Roma. Todos sus investigadores son jesuitas que además tienen entrenamiento, la mayoría graduados en astronomía.

Por otro lado, la historia del Vaticano con los extraterrestres parece ya tener cierta antigüedad, puesto que se habla del que el Papa Juan XXIII ya había tenido una experiencia paranormal con seres que atribuyeron ser extraterrestres:

Era una cálida mañana del 23 de julio de 1985 en Los Ángeles, Estados Unidos. Cuando toda la población local comenzó a transmitir y comentar un testimonio publicado por el periódico SUN, el cual había sido enviada por el sacerdote y secretario particular del Papa Juan XXIII, Loris Capovilla. En el testimonio, se relata que en el atardecer de un día de junio de 1961, en los jardines de la residencia de descanso Castelgandolfo, el Papa Juan XXIII y él, habían presenciado un contacto extraterrestre del Quinto Tipo.

En la publicación se relata lo siguiente: “El Papa Juan XXIII y yo, estábamos caminando en los jardines de la residencia papal de Castelgandolfo, en un atardecer de junio de 1961, cuando en el sector sur, vimos varias luces intermitentes de colores anaranjados, azules y ámbar que volaban a mediana altura y sobre nuestras cabezas durante varios minutos, hasta que una de ellas se posa en el sector más amplio del jardín. Esa luz titilante con un resplandor enceguecedor comienza a emanar una luz blanca hasta el punto en que vimos un ser humanoide que salía de ella; sus rasgos eran casi iguales a la de un ser humano, salvo que sus orejas eran alargadas y de su cuerpo emanaba una luz dorada. Su santidad (Papa Juan XXIII) y yo, nos arrodillamos inmediatamente -suponiendo que estábamos en presencia de un ser celestial y divino- y comenzamos a rezar, luego de unos minutos levantamos las cabezas y vimos que el ser seguía ahí mirándonos -en ese momento supimos que no era una visión-. Sin oir nada, el Santo Padre se levantó y me dijo que aguardara, y fue hacía el ser celestial. Desde mi posición se percibía que su santidad estaba entablando una conversación que duró entre unos 15 o 20 minutos, hasta que el ser regresó a su luz brillante y se fue hacía el cielo hasta desaparecer; el Santo Padre regresó a mi y me dijo: Los hijos de Dios están en todas partes, algunas veces tenemos dificultad en reconocerlos como hermanos. Inmediatamente, me indicó que no revelara este acontecimiento con nadie hasta unos 10 años después de su muerte. En los días sucesivos, salíamos a caminar y sin mencionar palabra alguna, ambos mirábamos hacia el cielo, pero nada sucedía. Algunas ocasiones, el Papa Juan XXIII me pedía que no lo acompañara en su caminata rutinaria y cuando volvía, se percibía en su rostro que había vuelto a tener otro contacto extraterrestre”.Es importante señalar que la revelación tardó casi 20 años después de la muerte del Papa Juan XXIII y que el Vaticano aún hoy en día no ha mencionado palabra alguna de esta publicación, pero sí lo han hecho varios integrantes de la curia vaticana y ninguna versión ha desmentido el suceso.

Esta es una de las profecías realizadas por el Papa Juan XXIII publicadas en el libro Las profecías del Papa Juan XXIII por Pier Carpi a inicios de los 80. En esta oportunidad, al parecer Roncalli hablaría sobre lo que probablemente (por lo menos los que muchos, entre ellos incluido, Pier Carpi), sugieren que se trataría de un contacto extraterrestre importante a darse en el futuro. Sin embargo, el tema del contacto extraterrestre y los ovnis, vendrían en los párrafos siguientes. Al parecer, luego del hallazgo de ciertos rollos, se acercará el tiempo del contacto: “… Los signos, cada vez más numerosos. Las luces del cielo serán rojas, azules y verdes, y veloces. Crecerán. Alguien viene de lejos. Quiero conocer a los hombres de la tierra. Ya ha habido encuentros. Pero quien vio realmente ha guardado silencio…”. Según la profecía de Juan XXIII, se verán cada vez con mayor frecuencia “luces” en el cielo, que serán rojas, azules y verdes, además de ser veloces. Claramente la profecía señala que alguien “viene de lejos” para tener un contacto con los hombres. Un dato más nos da Roncalli en su profecía. Nos dice: “Ya ha habido encuentros. Pero quien vio realmente ha guardado silencio”. Lo que nos habla sobre pasados encuentros pero que se han callado en el secretismo.

Creemos que queda muy clara la agenda y en qué consiste el engaño del final de los tiempos, y porqué son siempre Jesuitas detrás de la agenda ET, y detrás de todos los canales de YouTube, libros, blogs donde se habla del tema así como detrás de los desinformadores de la nueva era,  pero para el que le quede duda, recomendamos este video: