Llamas Gemelas, Parasitación y Opresión demoníaca por Internet : El Testimonio de Verónica Alejar

Llamas Gemelas, Parasitación y Opresión demoníaca por Internet : El Testimonio de Verónica Alejar

Soy Verónica Alejar, de Filipinas, esposa de Dong Alejar y madre de 4 niños pequeños. Soy también una devota seguidora de Cristo. Volví a nuestro Señor Jesucristo el 1 de Septiembre de 2013, y he re-descubierto la alegría y la maravilla de leer la Biblia, no sólo para la adoración sino como un modo de instrucción en mi vida Cristiana. Mi meta en la vida es hablar a tantas mujeres Filipinas y por todo el mundo sobre el gran diseño de Dios para el matrimonio, mientras que escribo sobre mi propio camino. Mi propia sabiduría no es nada comparada con la de Dios, así que siempre discierne mis palabras, toda sabiduría e inspiración son de Dios, todas las faltas e imperfecciones son mías.

Sólo algunas personas sabían esto, pero en 2003, durante un mes o más, estuve poseída por demonios.

La posesión demoníaca, según Wikipedia, es la posesión espiritual de un individuo por un ser sobrenatural malévolo. Las descripciones de posesiones demoníacas a menudo incluyen recuerdos difusos o personalidades borradas, convulsiones, “ataques” y desmayos como si  se estuviera muriendo. Otras descripciones incluyen el acceso a conocimientos ocultos (gnosis) y lenguas (xenoglosia), cambios drásticos en la entonación vocal y estructura facial, aparición repentina de lesiones (arañazos, marcas de mordida) o lesiones, y fuerza sobrehumana. A diferencia de la opresión, el grado de posesión provoca que el sujeto pierda el control sobre la entidad poseedora y por lo tanto persistirá hasta que sea forzado a abandonar a la víctima, generalmente a través de una forma de exorcismo.

Siempre he sabido que algún día tendría que dar testimonio de lo que me había sucedido, a fin de glorificar a Dios, pero nunca supe que sería en 2014 a través de este blog.

Recuerdo este período doloroso en mi vida y cómo la misericordia infinita de Dios y el amor de mi ahora marido me ayudó a recuperarme de esta experiencia muy aterradora y mortal.

Para que conste, me entregué al Señor a la edad de 9 años. Juré mantenerme casta hasta el matrimonio a la edad de 15 años. Yo amo al Señor, pero yo también era una niña muy lastimada, que combatía un trastorno alimenticio, tendencias suicidas y oscuros períodos de depresión durante muchos años de mi vida – debido en su mayor parte a mi relación (o falta de ella) con mi padre. He tenido mi parte justa de períodos oscuros, pero ése fue el MÁS OSCURO. Casi perdí mi vida si no fuera por la Gracia de Dios y el amor de mi ahora esposo.

Era el año 2003. Fue el período más oscuro de mi vida. Yo tenía problemas con mi papá que trajo a su novia (y un hijo de una relación anterior) a vivir con nosotros en nuestra casa sin consultar conmigo o con mi hermana. (Mamá había muerto hacía diez años). Como papá solía hacer, ya que tenía grandes dificultades para comunicarse con nosotros, sus hijos, simplemente hacía las cosas sin preguntarnos ni decirnos, ni siquiera sobre algo tan importante como esto.

Al principio, recibí la “nueva familia instantánea” de papá con los brazos abiertos, pero cuando los límites comenzaron a ser superados y los espacios físicos invadidos, fue cuando surgieron problemas profundos para todas las partes involucradas.

Voy a saltar esa parte de lo que exactamente sucedió en esa casa porque era una cuestión de familia muy personal, pero basta con decir que sin Dios, me habría auto-destruído. Y lo hice en realidad, pero Él me salvó de mí misma.

Debido a la asfixiante situación, huí a casa. Los dejé y conseguí mi propio apartamento. Me rebelé contra Papá. Quería demostrarle que podía hacerlo sola.

Tenía 27 años en ese momento y mi actual marido y yo ya teníamos una relación de noviazgo durante seis años.

Al principio, el cambio fue maravilloso. Tuve un hermoso apartamento. Tenía ingresos amplios y era empleada remunerada. Mi novio me visitaba de vez en cuando. Me sentía independiente. Me sentí toda adulta. Me sentí liberada. Necesitaba el espacio lejos de mi papá después de todo, y sentí que él mismo necesitaba algún tiempo para pensar en su propia vida. Durante este tiempo, alrededor de agosto de 2003, yo seguía orando con frecuencia.

Pero, toda esa libertad para un adulto relativamente joven e ingenuo era simplemente demasiado.

También estaba fingiendo estar bien y muy contenta por la puesta a punto, pero estaba llorando por dentro. Yo estaba muy deprimida.

Mi actual esposo siempre había sido mi mejor amigo y me consolaría y me apaciguaría durante este doloroso período. Siempre estuvo a mi lado. Pero, a pesar de su bondad y devoción, todavía no me bastaba. En realidad, la razón también de por qué me fui de casa en ese momento fue porque sentí que a papá no le gustaba mi novio por mí. Yo quería el tiempo y el espacio para pensar por mí misma si necesitaba romper con él. Estaba preocupada por Papá y su aprobación porque apenas me mostró atención creciendo.

Una conversación que mi novio y yo tuvimos un mes antes de salir de casa, le haría entender cómo mi padre era mi “ídolo”. No sólo una persona admirada, sino un ídolo como en la idolatría. Para mí, su aprobación era como el oxígeno que necesitaba para vivir. Él era como Dios para mí.

Esto establecerá lo obsesionada que estaba con la búsqueda de la aprobación de Papá y cómo el diablo me ocultó su identidad y utilizó este tiempo miserable para llegar a mí. Se puso mucho peor cuando salí de casa y viví sola. Todas esas largas horas sola en mi apartamento me llevaron a buscar compañerismo en otro lugar cuando mi novio no estaba cerca. Y esa compañía, la encontré prácticamente a través de Internet.

Nunca he entrado en salas de chat antes, pero durante este período de mi vida, me pareció una gran fuente de entretenimiento para pasar mi tiempo. ¡Tanta gente, tantos intereses, tantos temas para hablar! En una de mis sesiones de chat, un hombre mucho más viejo de un país del Caribe comenzó a charlar conmigo. Tenía la edad de mi padre. Muy inteligente. Muy arrogante. Muy snob. Me recordó a papá. Él dijo que él era un autor bien conocido en su país y después de investigar sobre él, encontró su historia y era verdad. Las cosas ahora tomarían un giro sórdido de lo peor a lo peor.

Cada vez que estaba en esa sala de chat, él me hablaba en privado. Siempre me halagaba, decía que yo era hermosa, talentosa, inteligente … cosas que una jovencita insegura quería oír para validarse.

Antes de que yo lo supiera, ya estaba desarrollando sentimientos de profundo respeto y admiración por este hombre que muy bien podría haber sido mi padre. Ya que mi papá ni siquiera intentó ponerse en contacto conmigo durante este tiempo, aunque dije que lo “odiaba”, en el fondo sabía que era lo contrario. Anhelaba el amor de mi padre más que nunca. Le amaba. Simplemente no sentía que él me amaba.

No tener un padre que me protegiera (y como todavía no estaba casada con mi novio en aquel momento, y todavía no estaba bajo su protección por el sacramento del Santo Matrimonio) estaba realmente sola e indefensa. Yo era una peón lista para el diablo.

Estaba deprimida. Y empecé a estar oprimida.

Y no pasó mucho tiempo antes de quedar poseída.

Este autor del Caribe me sedujo a tener una relación sexual con él a través de Internet. Durante todos mis 27 años en la tierra, yo era realmente crédula y todavía bastante inocente a los caminos del mundo. Me sorprendió esta proposición, pero también fui curiosa. Me sentía necesaria y deseada. Al principio dudé, pero poco a poco cedí.

No era SEXO real. Era más como un juego.

Dijo que jugaría al maestro. Yo debería ser la esclava. Ese fue el escenario que jugamos cada vez.

Me pareció ridículo y bastante gracioso para ser honesta, pero yo caí porque siempre me dicen cosas halagadoras. Estaba tan sedienta de atención, y no obteniendo eso de mi padre, me conformé con la validación de este enfermo extraño.

(Nota: Yo no deseaba a mi padre sexualmente, y mi papá por todos sus defectos era realmente un hombre temeroso de Dios, así que no piensen que yo quería un incesto. Sólo ansiaba tanto por su amor filial y atención porque él era muy, muy distante emocionalmente.)

Quedamos de acuerdo en charlar en una hora específica todos los días y jugar este juego de Maestro-Esclava. (Mucho antes de Cincuenta Sombras de Grey, aparentemente muchos ya disfrutaban de este juego sexual perverso). Las cosas empeoraron, cuando una vez, se mostró desnudo a mí a través del webcam.

No soy por naturaleza una persona muy sexual, pero durante este período, me sentí extremadamente lujuriosa y tenía pensamientos perversos que nunca había tenido antes. Perpetrarían en mi mente durante días y días.

Las cosas se elevaron cuando este hombre comenzó a introducir la idea de que fuera a visitarlo a su país, viviendo en su casa grande con muchas habitaciones, y siendo una de sus verdaderas esclavas sexuales. Suena tan loco que ni siquiera pensaría dos veces en ponerlo en su lugar AHORA y decirle: “¡Deja esto ahora o te haré arrestar, pervertido!” Pero durante ese tiempo, las cosas ya no eran normales dentro de mi espíritu. Me estaba convirtiendo en cada vez menos en la auténtica Verónica, y cada vez más en esta joven mundana y aturdida. Prueba de que ya no era “yo” es que consideré su idea como emocionante. “Yo” una virgen, quería ir a su país extranjero y ser su “esclava sexual”. En este momento, “yo” sentía que me había enamorado de él.

“Yo” me estaba convirtiendo en una poseída.  Durante ese tiempo fui sólo un estuche de lo que en mí vivía. Mi verdadero YO se sentía atrapada dentro, y en mi lugar estaba este espíritu maligno que se hizo cargo de mi cuerpo.

El autor del Caribe me dijo que empezara a planear dejar a mi novio y familia para ir con él y ser una de sus esposas en su harén. Él ya tenía una esposa, pero él dijo que ella era vieja y fea, y que él tenía necesidad de tener otras esposas jóvenes. Yo no iba a estar sola. Había muchas otras. Yo estaba incluso enojada con la idea de que tendría otras y no sólo “yo”, como su esposa.

Me envió una foto de su esposa diciendo que yo me parecía exactamente a ella cuando era joven. La verdad es que yo no me parecía en nada a ella, pero por alguna razón, yo estaba de acuerdo con lo que él decía. También me empezó a hablar de cómo éramos “almas gemelas” o incluso más profundo que eso, “llamas gemelas”,  o dos mitades de la misma alma… Eso fue tan romántico en mi mente. Yo quería ir a la otra parte del globo para estar con la otra mitad de mi alma. Yo incluso pensé que nosotros nos parecíamos físicamente,  y me la pasaba mirando fijamente su imagen durante horas en mi computadora.

 Un video que expone el engaño de la “Llama Gemela” tan usado por nuevaeristas y brujos, del cual hemos expuesto mucho.

 Durante este período, comencé a cambiar físicamente.

Empecé a ganar mucho peso (lo cual era extraño porque no estaba comiendo nada bien, porque en ese momento apenas dormía y apenas comía, y solo pensaba y pensaba en cuánto lo “amaba”.

Mis rodillas y algunas partes de mi cuerpo se volvieron inexplicablemente oscuras y tenían manchas y marcas negras.

También comencé a cambiar emocionalmente.

Durante este tiempo, yo estaba extremadamente irritable e impaciente. Me enojaba con facilidad e incluso maldecía y decía ofensas, que mi yo habitual no haría.

Me empecé a sentir aturdida, como si yo no estuviera realmente allí.

Una vez, mi novio me visitó y yo le cociné papas fritas, las cuales le cayeron mal. Cuando las comió, tuvo palpitaciones y sudó y se enfermó. En mi mente, si mi novio tal vez muriera, al menos yo no me sentiría culpable de volar al Caribe. Nada me impediría salir de Filipinas. ¡Yo no cociné nada para matarlo, cielos no! Pero sentía que si mi novio moría a causa de ello, entonces era algo bueno para poderme ir.

También hubo un incidente con mi horno cuando me quemé el brazo derecho gravemente, pero yo no podía sentirlo. Mi novio incluso tuvo que hacerme saber que era una quemadura grave, porque yo apenas la sentí.

También comencé a cambiar mentalmente.

 Mis pensamientos eran siempre sobre sexo. Yo no era una persona muy sexual, así que todos esos pensamientos lujuriosos eran nuevos para mí. Pero cuando yo estaba poseída, eran lo que yo pensaba todo el tiempo. Eso, y los pensamientos de lo hermoso y deseable que era mi supuesta llama gemela. Todo el día.

La prueba de que algo malo residía en mi cuerpo era que terminé enviándole dos fotos de desnudos ¡para que se sintiera más atraído por mí! (¡La verdadera YO nunca haría nada de esa clase!)  También bailaría delante de la cámara de video con astucia para su deleite. (Mi verdadero YO habría pensado que eso es asqueroso).

Lo que era muy extraño era el hecho de que a pesar del ser malvado que estaba en mí, yo todavía iba a la iglesia. Excepto que “mis oraciones” no eran santas. Incluso iba a la iglesia a “orar” para que el autor del Caribe y yo nos reuniéramos más pronto. Yo quería que Dios aprobara mi nueva vida, aunque fuera pecaminosa. Esto es prueba de que el diablo va incluso a los lugares que se considerarían santos.

Mi novio estaba notando los cambios en mi comportamiento y apariencia, aunque no dijo nada. Pero estaba preocupado. Sabía que “yo” tenía un “amigo” de chat, pero no sabía el alcance de esa relación…

Una vez, mientras yo estaba tomando una siesta y al despertar, él me enfrentó suavemente.

Me preguntó: “este hombre con el que siempre estás charlando, ¿estás enamorado de él?”

“Yo” tenía miedo de ser descubierta por lo que le mentí : “no sé”.

También preguntó: “Vi en tu computadora que estabas investigando sobre conexiones de alma. ¿Crees que él es tu alma gemela?”

Dije:  “si.” (Y entonces le empecé a explicar lo que eran las supuestas llamas gemelas, y cómo este hombre y “yo” eran dos partes de la misma alma…)

Después de que terminé mi increíble explicación, mi novio guardó silencio y dijo: “En ese caso, creo que deberíamos separarnos”.

Todavía poseía, pero aparentemente saliendo de mi ensueño, grité: “No, somos los mejores amigos, solo quédate conmigo mientras arregla todo esto”.

Él dijo, “Está bien, pero tienes que dejar de tener amistad con él.”

Yo estaba pensando en maneras de seguir mintiendo a mi novio para no perderlo pero mantener mi relación con el hombre viejo. Yo me sentía enamorada del autor del Caribe.

Pero cuando mi novio percibió mi vacilación, corrió a la sala donde tenía mi computadora y amenazó con hablar con este hombre del cual yo estaba enamorada… Fue entonces cuando le dije a mi novio todo lo que estaba sucediendo, como si una presa se rompiera…

Viendo mis cambios físicos y experimentando por mi propia conducta extraña, mi novio concluyó: “estás poseída, estamos luchando más que con este pervertido, estamos en contra del diablo”.

(Nota: En ese momento, yo no creía en el diablo como una entidad, aunque mi novio siempre me advertía de su existencia, por alguna razón, lo olvidé durante ese tiempo… él (el diablo) se escondía de mí. Para mí existía el concepto del mal, pero no un verdadero ser real. Logró ocultarse de mí durante 27 años. Eso es un truco de satanás en estos tiempos actuales, para que la gente que no cree en él las pueda atacar, sin ellos saber qué les golpeó.)

Lo primero que hizo mi novio fue contactar a este hombre perverso a través de Internet. Lo amenazó, le dijo que se mantuviera alejado de mí, y luego llamó al Nombre de Jesús para hacer que Satanás huyera de mí.

Él me dijo que tenía que romper mis lazos con este autor Caribeño y aún siendo poseída, lloró mi corazón. ¡Yo no quería!

Pero cuando mi novio me dijo que este hombre que prometió eterno “amor” por mí, ni siquiera luchó por “nosotros”, sino que le dijo a mi novio que ya no sería una molestia, fue cuando volví lentamente a mis sentidos. Realmente no me amaba. Él solo me usó. Y claro que no era ninguna “llama gemela”.

Cuando estaba “poseída” sentía que mi espíritu estaba atrapado dentro de mi cuerpo. Podía sentir cosas, ver cosas, oír cosas. Incluso me comporté como una persona normal (yo tenía varios trabajos altamente pagados en ese momento) y muchas actividades, pero la verdadera “yo” no estaba realmente allí. Me sentí como un espectador viendo mi vida desde la primera fila. Algo o alguien me estaba controlando, pero todavía tenía libre albedrío. Yo no cometí nada realmente malo durante ese tiempo (debido a la misericordia de Dios), pero no tengo ninguna duda de que si mi novio no me hubiera salvado cuando lo hizo, habría huido del país, para no volver. Ni siquiera puedo imaginar lo que me habría pasado si mi novio no hubiera intervenido cuando lo hizo.

El diablo usó a ese hombre perverso que me recordó tanto a mi papá, para llegar a mí. Aquel autor del Caribe, que practicaba el hipnotismo, el vudú o la brujería, me hipnotizaba con sus poderes malvados a través de las palabras. Yo estaba esclavizada por sus melancólicos comentarios halagadores que no eran más que mentiras para hacerme caer y para poder hacer cosas malas para mí. El diablo no terminaría con ese hombre sin embargo. Tenía un plan para mi alma. Quería destruirme. El diablo sabía que aunque estaba deprimida la mayor parte del tiempo, yo amaba a Dios. Yo estaba demasiado rota. Y Satanás haría cualquier cosa para hacer que el corazón de Dios se afligiera. Pero mientras Satanás pensaba que estaba cumpliendo sus propios propósitos, lo que él no sabía era que estaba realmente cumpliendo con los buenos propósitos de Dios.

La serie de acontecimientos que siguieron después de la POSESIÓN fueron todos debidos a la Misericordia y Gracia de Dios. Dios usó todo lo malo para cambiar las cosas por el bien, para su gloria. Nada se desperdició en su Voluntad.

Romanos 8:28

Más que vencedores

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

Después de haber sido poseída un Noviembre de 2003 (mes del nacimiento de mi papá) al 10 de Enero de 2004… Mi novio tomó una decisión que cambiaría para siempre nuestras vidas.

Me propuso matrimonio el 27 de enero de 2004… y ahora somos una familia feliz y libre en Cristo.

Comparte el artículo con: