Testimonio : Cultos Pentecostales, Jose Luis Parise

Testimonio : Cultos Pentecostales, Jose Luis Parise

Hola Arella, por medio de éste mensaje quiero agradecerte el gran esfuerzo que hacen en informar y advertir sobre la nueva era y todo lo que conduce a ésta. Dios puso tus vídeos de YouTube a mi alcance para poder salir de un camino que me estaba llevando a parasitarme más de lo que ya estaba. Este es mi testimonio sobre los cultos en que estuve y la influencia de Jose Luis Parise.

Desde mi juventud asistí involuntariamente por acompañar a mis familiares a cultos pentecostales en donde la gente se para y hace movimientos erráticos y hasta echan espuma por la boca, algo aterrador para un niño de tan sólo 11 años de edad. Por ésos tiempos recuerdo que frecuentemente despertaba a las 3:11 am y se proyectaba una sombra en las paredes de mi cuarto con el perfil de un diablo e incluso lo soñaba frecuentemente y hasta en uno de mis sueños yo ya estaba tan asustado pero de soñar siempre con el demonio que luché con éste y lo vencí, por un tiempo desaparecieron los sueños con el demonio.

En otras situaciones acudí también a temprana edad con canalizadores de Jesucristo y con curanderas, claro siempre acompañando a mis familiares. Y crecí creyendo que éstas prácticas eran normales y buenas. Ya casado y con hijos seguía teniendo fé a ésto y decidí llevar a uno de mis hijos con diagnóstico de autismo con una curandera para que aliviaran su problema, y ya estando en mi casa ésa misma noche durmiendo en mi recámara con mi esposa y mi hijo, algo me despertó en la madrugada y observé unos bultos negros en la oscuridad del cuarto que estaban rodeando a mi hijo y cuando me puse de pié estas sombras huyeron. Jamás volví a cometer la estupidez de llevar a alguno de mis hijos con curanderos cómo a mi me solía pasar en mi niñez.

En mi juventud y etapa de estudiante universitario participé en un grupo de jóvenes cristianos en donde leíamos la Biblia regularmente, orábamos e invitábamos a mas personas a conocer a Dios por medio de su palabra, sin embargo después de dos años abandoné el grupo porque sentía que queríamos agradar más al líder de la iglesia que a Dios mismo, y según ellos me convertí en un caído de la fe. Pronto me olvidé de leer la Biblia, de orar y empecé a vivir mundanamente. Conseguí trabajo, me casé y formé una familia la cual amo como a nada en el mundo; sin embargo mi convicción en Dios era casi nula.

Así pasó el tiempo con altibajos hasta que cerca del mes de Octubre del año pasado escuchando en mi camión en un canal de CNN me llamó poderosamente la atención una entrevista con un psicoanalista que trata de Los 11 pasos de la magia ( Jose Luis Parise ) esto fue el comienzo de un estado de completa estupidez mental, no paraba de ver vídeos de éste hombre, conferencias, seminarios porque yo quería ser mago. ( nota : conocí a varias chicas en los grupos nueva era cuando yo era parte de ellos, que estaban totalmente obsesionadas con JL Parise y sus libros, no se perdían las conferencias y estaban curiosamente también en el camino de la “llama gemela”, nueva era, etc… y que hablaban de experiencias de tipo abducciones y cierta obsesión de tipo atracción sexual hacia Parise. Mismo patrón, diferente gurú….

Jose Luis Parise haciendo simbología ocultista

 Jose Luis Parise dando uno de sus libros al Papa

 Las mentiras y blasfemias de Parise queriendo engañar a las personas de que nuestro Redentor era un ocultista iniciado… parte de toda la campaña para engañar a la humanidad

Después fui a dar con el canal de la Caja de Pandora, ahí infeste mi mente de rituales chamanicos, hermetismo, canalizadores de todo tipo de entidades, hasta meditación asistida, yoga, mantras, etc. En las reuniones con mi familia a todo mundo hablaba de la verdadera historia de cristo, un curso de milagros, el poder del ahora, la cultura shamanica andina, el origen del humano según los sumerios. En fin tratando de parasitar sin saber a toda la familia y amigos. Que vergüenza y que culpa siento, pese a que pedí perdón a cada uno de ellos.

Mi pobre esposa la dormía literalmente con mis historias de mago-chaman-conspiranoico-newager-chairo-parasitadoico jaja (perdón me da risa tanta ignorancia de mi parte). Algo dentro de mi me decía ya no te andes por las ramas ya es hora de que te entregues a hacer el bien a los demás, a subir tu estado cuántico y de la nada me llega información de un seminario de Reiki nivel uno en mi ciudad. Me comuniqué con el instructor y pues me dio toda la información para asistir al curso que fue del 3 al 5 de septiembre, yo emocionado le contaba a mi esposa lo bueno que sería hacer dicho curso y le platicaba a mi madre que posiblemente después de hacer el curso yo pudiera curar a mi padre del cáncer con la energía de “la fuente” y otras muchas cosas. Yo ya estaba totalmente fuera de mí. Unos días antes del curso de Reiki buscando en YouTube algo de yoga kundalini me topé con un vídeo tuyo Arella que el título dice “Como salí de la nueva era”  lo empecé a ver y poco a poco se me cayó la venda de los ojos, seguí viendo otros de tus vídeo y entendí el gran engaño, sentí pena por mis acciones, culpa por toda la información basura que filtre a los que más amo y dí gracias a Dios por haberme rescatado del pozo que había caído justo días antes de parasitarme completamente.

Esa misma noche ore y leí las oraciones que están en tu blog para romper contratos con entidades caídas y fue una noche larga, tuve parálisis de sueño y oía canicas rebotar dentro de mi cabeza cuando trataba de liberarme de la parálisis, ordené en el nombre de Jesucristo que salieran de mi cuerpo y de mi casa todo demonio y ángel caído en ése momento y que me cubría con la sangre bendita de mi señor Jesús… y la parálisis se fue y no ha vuelto más. Mi relación con Dios es más fuerte y retomé el estudio Bíblico y creo que ahora entiendo mejor la palabra de Dios, aunque aún no tengo decidido si iré a una iglesia,sin embargo sé que Dios me mostrará a su tiempo a donde deberé de ir.

Un punto importante de comentar es que un día antes de encontrarme con tus videos y salir del engaño en el que estaba inmerso recuerdo que iba manejando mi camión en la noche y de pronto me dio por cantar una alabanza que se llama “Pescador de hombres” la canté por un buen rato me sentía bien, recordaba los momentos de mi juventud en que tenían más dependencia de Dios, preferí cantar eso en lugar de escuchar algún mantra, y pues creo que Dios se apiadó de mí y me rescató del demonio que me ronda desde mi niñez. Sin embargo no es fácil; la oración y el conocimiento en la palabra de Dios es crucial para no caer en nuevos artilugios del maligno. ¡Bendiciones!

Comparte el artículo con: