Ya no somos esclavos, sino HIJOS

Ya no somos esclavos, sino HIJOS

Gálatas 4 Ahora somos hijos de Dios

 4 1-2 Lo que quiero decir es esto: Mientras el hijo es menor de edad, es igual a cualquier esclavo de la familia y depende de las personas que lo cuidan y le enseñan, hasta el día en que su padre le entrega sus propiedades y lo hace dueño de todo. 3 Algo así pasaba con nosotros cuando todavía no conocíamos a Cristo: los espíritus que controlan el universo nos trataban como si fuéramos sus esclavos. 4 Pero, cuando llegó el día señalado por Dios, él envió a su Hijo, que nació de una mujer y se sometió a la ley de los judíos. 5 Dios lo envió para liberar a todos los que teníamos que obedecer la ley, y luego nos adoptó como hijos suyos. 6 Ahora, como ustedes son sus hijos, Dios ha enviado el Espíritu de su Hijo a vivir en ustedes. Por eso, cuando oramos a Dios, el Espíritu nos permite llamarlo: «Papá, querido Papá». 7 Ustedes ya no son como los esclavos de cualquier familia, sino que son hijos de Dios. Y como son sus hijos, gracias a él tienen derecho a recibir su herencia.

8 Antes, cuando ustedes todavía no conocían a Dios, vivían como esclavos de los dioses falsos. 9 Pero ahora conocen a Dios. Mejor dicho, Dios los conoce a ustedes. Por eso, no puedo entender por qué se dejan dominar de nuevo por esos espíritus que controlan el universo. ¡Si ellos no tienen poder, ni valen nada!10 Ustedes todavía les dan importancia a ciertos días, meses, épocas y años.11 ¡Me asusta el pensar que de nada haya servido todo lo que he hecho por ustedes!

Pablo estaba regañando a la iglesia de Gálatas que empezó con fuerza y luego vino a caer nuevamente en las trampas del enemigo. Y creo que no hay nada nuevo bajo el sol… la historia se repite, solo con más modernidad. Los caídos siguen siendo los mismos, los gurús antes se les llamaba falsos profetas, los parasitados se les llamaba poseídos o endemoniados, y a los walkins, demonios. Sabían que los “dioses” caídos no eran humanos, que venían de jerarquías cósmicas. Desde ese entonces se sabía que éste era un planeta de esclavos reportando a seres interdimensionales celestiales caídos, al dios con “d” minúscula de este mundo y a sus huestes.

Esto ya ha sido cancelado por la sangre de Jesús en la cruz, que nos da la oportunidad de volver al Padre. ¡Todo lo escrito en la Biblia se cumplirá!

Comparte el artículo con: