¿Cómo damos entrada a Entidades y Walk-ins?

¿Cómo damos entrada a Entidades y Walk-ins?

El popular término en la nueva era de walk-ins en realidad es demonización. Los demonios entran por puertas espirituales que las personas abren en sus vidas. Ningún demonio puede entrar o influenciar a alguien si esa persona no le da el derecho legal. Los demonios siempre vienen y escogen el momento y el lugar más débil para entrar.

¿Qué es una Puerta?

Una puerta naturalmente sirve para separar dos ambientes, es la entrada o salida de un lugar a otro. En lo espiritual funciona de la misma manera.  A veces abrimos puertas espirituales que nos llevan a bendición, como cuando obedecemos y practicamos la Palabra de Dios o, por el contrario, abrimos puertas espirituales que nos llevan a maldición cuando hacemos cosas opuestas que honren a Dios, como por ejemplo caer en pecado, la idolatría y todo acto de corrupción que complace a los caídos.

¿Qué es un demonio, modernamente llamado “walk-in” ?

Son espíritus malos e inmundos (ángeles caídos dirigidos por Satanás).

 Causan opresión en las personas. Hay diferentes niveles de control demoníaco en una persona: depresión, opresión, obsesión y posesión (siendo ésta última la más fuerte y la que ata al alma original en ése cuerpo). Tienen como meta destruir el plan de salvación diseñado por Dios.

Veamos algunas de las puertas por las cuales se le da derecho a los demonios para entrar e influenciar, trayendo opresiones a nuestras vidas.

1. Las maldiciones generacionales

“pasando delante de él, proclamó: —El Señor, el Señor, Dios clemente y compasivo, lento para la ira y grande en amor y fidelidad, que mantiene su amor hasta mil generaciones después, y que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado; pero que no deja sin castigo al culpable, sino que castiga la maldad de los padres en los hijos y en los nietos, hasta la tercera y la cuarta generación”. Exodo 34:6-7

Hemos comentado que más que “castigar” con una maldición generacional, lo que sucede es que el Padre debe aceptar el libre albedrío de una persona de alinearse con los caídos. Al alinearse, esa persona adquiere por su propia voluntad a una o varias entidades, que son las que administran la maldición a ésa persona, y que posteriomente reclaman derecho sobre hijos, nietos, bisnietos, ya que argumentan que el abuelo o las generaciones anteriores por libre albedrío se alinearon con ellos. La única forma de romper con ésto es que la persona decida nuevamente por libre albedrío cortar influencias con las entidades, y buscar la reconciliación con el Padre a través de Jesucristo.

Los espíritus familiares son los que llevan a cabo las maldiciones de generación en generación y se transmiten como herencia. Tal como una familia hereda problemas de salud o color de ojos, si traen generaciones de influencia de los caídos, cada nuevo miembro de la familia queda expuesto a tal “contagio espiritual”. Los espíritus familiares se apropian de una familia y la siguen de generación en generación, hasta que cada miembro en particular logre romper el ciclo.

Las maldiciones generacionales pueden manifestarse de diferentes maneras:

• Enfermedades mentales y emocionales: Éstas incluyen depresión, ansiedad, ataques de pánico, obsesiones, fobias, confusión y frustración.

• Enfermedades crónicas: Esto incluye todo tipo de enfermedad, tales como: cáncer, diabetes, presión alta, asma, artritis, fibromialgia, y más.

• Desintegración de la familia: Esto incluye situaciones, tales como: divorcio, adulterio, fornicación, homosexualismo, incapacidad de concebir, alcoholismo y drogadicción.

• Pobreza continua: Se ve en personas que nunca pueden prosperar en lo material y viven en una continua pobreza.

 

2. Pecado

Los creyentes podemos pecar contra el Señor por omisión o por comisión. El pecado de omisión es actualmente el más frecuente, por ejemplo entre las personas que nunca han leído la Biblia o que no la entendieron, y que se meten a prácticas de la nueva era sin saber que son portales de entrada a entidades. Es el pecado que se comete porque no nos damos cuenta o ignoramos, que lo que estamos haciendo, ofende al Señor y sobre todo, nos pone en peligro. Bien dice la Biblia: “mi pueblo perece por falta de conocimiento”.

El pecado de comisión es aquella falta que se comete voluntariamente y a sabiendas que está mal hecho.

Cuando pecamos en una misma área de continuo, estamos abriendo una puerta a los demonios. Para todo pecado voluntario, hay un demonio y este viene a operar en el área específica de nuestra debilidad.

3. Los traumas o fuertes impactos emocionales

Uno de los métodos más usados por satanistas y programadores MK-Ultra es recurrir al trauma de sus víctimas a fin de lograr que su psique se fragmente y pueda albergar entidades o demonios. Lo mismo pasa con cualquier persona, incluso fuera del abuso ritual, simplemente en la vida diaria y con las situaciones dolorosas de la vida.

Cada vez que un trauma toma lugar en la vida de una persona, puede convertirse en una puerta abierta para que el enemigo venga a oprimir, a obsesionar o a posesionar una vida. Es por esta razón, que es necesario tomar las medidas necesarias para sanar el trauma y cerrar esa puerta rápidamente.  En muchas ocasiones, el trabajo de oración y la ayuda del Espíritu Santo sanan a la persona de una manera milagrosa.

4. Practicas de ocultismo, brujería y falsas religiones

La causa principal del ocultismo y la brujería es la idolatría. Dios claramente dijo que odiaba la idolatría de toda clase. Y la odiaba porque sabía el peligro que para nosotros implicaba como forma de darle derechos a los caídos de interferir con nuestra vida.  Todo lo que incluya cualquier actividad de adorar a otros dioses, a la naturaleza, a la luna, a los astros, a gaia, a los maestros ascendidos, a extraterrestres, a santos, a vírgenes etc, es una puerta abierta para entrar en ocultismo, brujería y hechicería. También, es una forma de entrada de demonios en las personas. Cualquiera que visita a un brujo, hace un pacto con el enemigo ya sea directo o indirecto. Ejemplos: lectura de la mano, tarot, limpias, horóscopo, astrología, feng shui, santería, la nueva era, amuletos, ritos con velas, altares para la suerte, etc.

5. El Rechazo

Porque donde hay envidias y rivalidades, también hay confusión y toda clase de acciones malvadas. Santiago 3:16

El rechazo es otra puerta abierta para el enemigo, ya sea que haya tomado lugar desde el vientre de la madre, en la etapa prenatal por influencias negativas, tales como: deseo por parte de los padres de abortarlo, que el bebé sea producto de una relación fuera del matrimonio o que alguno de los padres sea irresponsable. También, cuando los padres tienen favoritismo entre sus hijos, cuando en el hogar hay contiendas y el matrimonio este a punto de romperse; cuando los cónyuges están amargados o no tienen tiempo para sus hijos. Todo esto provee una atmósfera perfecta para la presencia y actividad demoníaca.

6. La Imposición de Manos

“No te apresures a imponerle las manos a nadie, no sea que te hagas cómplice de pecados ajenos. Consérvate puro”. 1 Timoteo 5:22

¡Muy importante punto para los reikistas, o personas que dicen sanar con energía o con ayuda de sus guías! Y para los que creen en ésas terapias y las toman:

Cuando una persona impone sus manos sobre otra, se pone en operación una ley llamada: “ley del contacto y de la transmisión”. A través de ella, una persona puede transferir lo que hay en ella, y si lo que tiene son espíritus caídos, éstos pueden ser transferidos de una persona a otra. Mucho cuidado con quién te impone manos.

Un falso maestro también puede transmitir un espíritu a una persona por medio de una enseñanza falsa.

Así como lo negativo se transmite, también se transmite lo positivo; como lo fue en los casos de Moisés y Josué; Elías y Eliseo. Ellos transmitieron la unción y la sabiduría a sus siervos a través de la imposición de manos. Pero habría que tener 100% certeza de la pureza espiritual de una persona, y sabiendo que hay tantos lobos vestidos de oveja, intentarlo puede ser altamente riesgoso en estos tiempos modernos donde no existen ya apóstoles como en el Nuevo Testamento y el tiempo en el que el Espíritu Santo otorgó dones por un período limitado.

7. Palabras ociosas

“Pero yo les digo que en el día del juicio todos tendrán que dar cuenta de toda palabra ociosa que hayan pronunciado. Porque por tus palabras se te absolverá, y por tus palabras se te condenará”. Mateo 12:36-37

La palabra del Señor enseña que en la lengua está el poder de la vida y la muerte. Algunas veces, maldecimos y damos lugar a espíritus inmundos a través de nuestra boca. Esto es lo que llamamos maldiciones auto impuestas. Usamos expresiones, tales como: “yo siempre estoy enfermo”, “estoy que me muero”, “mis hijos son estúpidos y torpes”, “yo deseo morirme”. Estas palabras habladas imponen maldiciones y esto abre puertas al enemigo.

No es como lo que la nueva era llama “ley de atracción”. Lo que realmente pasa es que cuando una persona afirma éstas cosas, las entidades alrededor pueden tomar esas palabras como confirmaciones de un deseo, y decir que ésa persona está eligiendo tales maldiciones, pues él o ella lo están diciendo para sí. Cualquier frase que la persona diga se considera un deseo de libre albedrío, que puede ser usado en su contra.

8. Alianzas del alma – conexiones y lazos de almas

Tanto como hay relaciones y lazos de alma positivos, los cuales se entablan entre dos personas que están libres de interferencias y que llevan a Dios en su corazón, creando lazos hermosos y luminosos, existen relaciones y conexiones de almas que sirven a los fines de los caídos, y no por ser conexiones tóxicas o malignas, se sienten menos intensas. Una conexión o lazo de almas, para bien o para mal, es una alianza fuerte e intensa, pero por sus frutos sabrán cual es la polaridad de su conexión, y si es mejor mantenerla o cortarla.

Relaciones con personas impías, negocios fraudulentos, relaciones ocultas de adulterio y fornicación, de manipulación y control. Toda relación que sea secreta, abusiva, desigual, basada en personas metidas en otros portales abiertos como la nueva era, ocultismo, etc,  abre las puertas al enemigo.

9. Libros, Videos y Música

Cierto tipo de libros ( como los de autores nuevaeristas, o materiales canalizados de entidades, extraterrestres o intraterrestres )  películas ( como las de Hollywood con alta programación mental ) y música son consagrados al diablo antes de distribuirse y, como resultado, toda persona que los use estará abriendo una puerta a los demonios. Hay muchos grupos musicales del mundo que hacen pactos con el enemigo para que les “vaya bien” en su carrera y para eso, consagran y dedican la música al enemigo. Esta música, libros y películas acceden a la psique humana y empiezan a abrir portales de influencia.

10. Control mental

Cuando las personas se exponen a ser hipnotizadas o controladas mentalmente abren una gran puerta para que espíritus inmundos entren, ya que la mente se vuelve pasiva y la voluntad no puede obrar para aceptar o rechazar algo. Otras personas practican la telepatía, el “control mental Silva” para adquirir poderes psíquicos o mentales, entre otros. Todas las técnicas de regresiones, hipnosis, mediums, canalización, adivinar el futuro y muchas otras de la nueva era, programan la mente de las personas de una forma u otra, en beneficio de los caídos y de las entidades que desean manipular a las personas.

En resumen:

El enemigo no entrará a influenciar una persona si ella no le da el derecho legal.

Es la voluntad propia la que le cede el terreno al enemigo y abre puertas a través de las cuales éste envía sus espíritus para influenciarnos. La solución está en reconocer que Dios nos ha llamado a vivir una vida santa y pura, y a desechar todo lo que no proviene de Él; de esta manera, el enemigo no tendrá lugar en nuestra vida.

Repite esta oración para cerrar puertas a demonios en tu vida:

“Las puertas del infierno no prevalecerán en contra mía”. Mateo 16:18

Señor Jesús yo creo firmemente que tu eres el Hijo de Dios. Tu eres el Cristo, el Mesías, que vino a deshacer toda obra del diablo, toda obra de maldad. Diste tu vida en la cruz por mis pecados y resucitaste de entre los muertos.

Padre te confieso todos mis pecados, (di específicamente tus pecados) y renuncio a ellos. Confieso haber andado por malos por malos caminos, haciendo lo que agrada a mi carne. Confieso no haber obedecido tus mandatos y pido perdón y me vuelvo a ti en arrepentimiento.

Lávame, limpia mi conciencia con tu sangre. Creo que tu sangre me limpia ahora de toda maldad, de todo pecado. Te pido que te quedes conmigo en mi corazón y seas dueño y Señor de mi vida, de mi mente, mi conciencia, mi alma, mi cuerpo y mi espíritu.

En el nombre de Jesús cierro toda puerta que pude haber abierto al diablo y a sus demonios. Solo Cristo tiene autoridad sobre mi, yo le pertenezco.

Jesucristo, te confieso como mi único y verdadero Dios. Apártame para servirte, amarte, obedecerte. Dedico y consagro a Ti mi vida. Gracias por redimirme, por limpiarme, por justificarme y santificarme. Gracias Padre Santo, te amo. Amén.

Comparte el artículo con: