Alcohólicos Anónimos… ¿u Ocultistas Descarados?

Alcohólicos Anónimos… ¿u Ocultistas Descarados?

En base a los testimonios recibidos, me puse a investigar sobre los orígenes de los 12 pasos de AA, y me topo con esto :

“Wilson y Smith, los creadores de AA, inventaron los doce pasos con la ayuda de sus guías espirituales (uno llamado Bonifacio) que es la base de AA. Muchos otros grupos “Anónimos” ahora usan estos mismos 12 pasos (para ellos son los 10 mandamientos).”

“Desde una perspectiva Cristiana debo señalar lo siguiente: el programa de AA está vinculado fuertemente con el espiritismo desde sus inicios. Así dice textualmente la página 271 del libro “Transmítelo” (capítulo 16): “[…] hay referencias a sesiones espiritistas y otros sucesos psíquicos. En la página 274, Bill Wilson señala: “la tabla ouija empezó a moverse presagiando. Lo que siguió fue más o menos la experiencia acostumbrada -fue una extraña miscelánea de Aristóteles, San Francisco, diversos arcángeles con nombres extraños, amigos difuntos […] Bill reposaría en el diván de una sala, semi ensimismado, pero no en trance, y recibía mensajes, algunas veces palabra por palabra, otras letra por letra. Esta es solo una pequeña muestra de la “espiritualidad” del programa en cuanto a su origen y vinculación con la práctica expresa del ocultismo. De allí se explica por qué claramente el programa insiste en que “dios” es como a cada quien le dé la gana de concebirlo (paso 3), con ello se abre la puerta a toda clase de “deidades”.

Otras curiosidades y rarezas de Bill Wilson, co-fundador de AA:

Conversaciones con fantasmas y supersticiones:

Uno de los capítulos más extraños de la biografía oficial de Bill Wilson, co-fundador de Alcohólicos Anónimos, titulada “Transmítelo” (AAWS, original en inglés “Pass it on” de 1984, edición en español sin fecha), son sus conversaciones con fantasmas y su creencia en fenómenos “paranormales” (capítulo 16). En este enlace se puede leer el capítulo citado.

En el capítulo 16 (pags. 271 – 284) se describen, sin mayor procesamiento crítico, las conversaciones de Bill Wilson con fantasmas en Natucket en el año 1947, doce años después de no beber, es decir, no se trata de una alucinación producida por el síndrome de abstinencia del alcohol. Los fantasmas hablaban con Wilson y decían ser balleneros muertos que vivieron cien años atrás. Además, narra el mismo capítulo la práctica de sesiones espiritistas -en los años 40- con la tabla ouija donde “diversos arcángeles con nombre extraños, amigos difuntos (…), unos malignos y perjudiciales de todas las descripciones, hablando de vicios que estaban muy lejos de mi comprensión, incluso como anteriores alcohólicos. Entonces, las entidades aparentemente virtuosas intervendrían con mensajes de consuelo, información, consejo y, algunas veces, sólo puras insensateces” (Transmítelo, pag. 274). Algunas de estas supuestas entidades le hablaban a Bill Wilson en latín (Transmítelo, pag. 275).

Debe recordarse además que Bill Wilson padecía de recurrentes períodos de depresión y que posiblemente era maniaco – depresivo. El trastorno bipolar puede tener como parte de sus manifestaciones “síntomas psicóticos (delirios y alucinaciones)”.

Y el remate, me topo con que se afirma que los fundadores de AA eran Jesuitas.

No me había puesto a pensar en el logo de AA… que viéndolo bien, ahora me parece que ésa pirámide no está allí solo porque sí…

Es preocupante porque éstas personas están luchando para recuperarse, no para meterse en otro problema mayor. Oremos para que éstas prácticas no sigan llegando a los más vulnerables, puesto que en el caso de personas ya debilitadas emocional y psicológicamente por adicciones, es mucho más complejo salir y con tal de salir de la olla de agua caliente, brincan al aceite hirviendo.

Oremos porque el Padre proteja a los más sensibles o débiles, y compartamos ésta advertencia, pues lo que menos debería de pasar es terminar de hundir en la nueva era y ocultismo a alguien en recuperación de sus adicciones.

Comparte el artículo con: