Testimonio de Carl : Amor a la Madre Divina y Caída de la Venda

Testimonio de Carl : Amor a la Madre Divina y Caída de la Venda

Hace más de 18 años entre a un grupo de meditación y después otros grupos, gnosis, rituales, prácticas con peyote, reiki, curso de milagros, breema, terapias energéticas, numerología, eneagrama, un maestro con capacidades increíbles y adquiriendo muchas más, etcétera. AMABA PROFUNDAMENTE a la Madre Divina y a ellos (mis compañeros de este grupo en particular) eran como mi familia, la que recién había encontrado.

Un día me llegó algo en internet sobre conspiración, sociedades secretas, símbolos, etc. Me pareció raro, pero el hecho de que hablaran del simbolismo de tantas cosas que había estado haciendo (y amando) los últimos años me llevó a preguntar a mi “maestro” porqué decían eso. Por su actitud y sus respuestas me di cuenta que había algo de cierto.

Efectivamente había algo raro aquí: en vez de responderme, él se pregunto a sí mismo: “porque tú”, “te dieron con todo”, dijo otras cosas y también hubo un momento en el que estaba muy molesto y yo no entendía porque (si esto no fuese cierto no habría porque molestarse, yo no estaba acusando, solo quería saber porque esa gente hablaba tan mal y con tanto detalle de cosas que me ensañaron como herméticas). No coincidía lo que estaba pasando en ese momento con la idea que tenía de que él era pro AMOR, lleno de sabiduría y conocimiento al que muy pocos podían accesar, además todos los que le seguíamos estábamos ahí para elevarnos en espiritualidad, despertar/incrementar capacidades como la clariaudiencia, clarividencia, kundalini, adivinación, aprender a sanar, desarrollar las capacidades propias del rayo al que cada uno pertenecíamos y demás.

Sin saber porque, los sentía a ellos (este grupo en particular) como mi familia, desde el instante en que entre por la puerta, amaba profundamente estar allí, viviendo al máximo mis creencias espirituales. Soy una persona sociable, tengo trato amable con mucha gente pero en el fondo por muchos años no sentí conocer a alguien con quién realmente compartiera mi ser y mis creencias, con ellos, sin conocerlos sentía un nexo muy profundo. Puedo decir que estaba inmensamente feliz, estaba dispuesta a entregar mi vida entera a esto y habría hecho cualquier cosa que mi “maestro” me hubiese pedido… hasta esos días en que se destapó la verdad. Retumbaba en mi cabeza lo que él dijo: pregunté si entonces esto era obscuro y respondió “la obscuridad no puede ocultarse” (es decir, sí), y en relación al origen, dijo “no somos x, no somos y, no somos z, si conoces el origen no hay vuelta atrás” y yo siempre había creído que el origen era DIOS. No me parecía que Dios necesitara pacto “por siempre”, por lo tanto ese origen no era Dios. Cuando me despedí de él tenía una sonrisa muy similar a la de un niño que acaba de ser descubierto en una travesura… Algo andaba mal aquí, algo que no debía ser y que en definitiva implicaba ocultamiento y manipulación, llevar a los asistentes a un punto determinado CON PLENA CONSCIENCIA DE LO QUE SE ESTA HACIENDO… Cuando pregunté que si sabia la responsabilidad que tenía para con todos los que le seguíamos, respondió que él asumía esa responsabilidad.

He de decir que dichos asistentes, en su mayoría ya tenían capacidades despiertas (clarividencia, clariaudiencia, adivinación, etc., además de ser profesionistas, algunos c/master y doctorado) Y ni con todo ello sospechaban mínimamente en donde estaban parados. Aunque ahora que recuerdo en una ocasión, una persona (que en una sesión anterior, al terminar una práctica afirmo haber visto a Lucifer mientras la hacíamos, y el “maestro” le pidió quedarse para que le contara con más detalle lo que había visto, yo creí que era tan amorosa la meditación que por eso se había presentado… ja) bueno esa persona, un día tardo mucho en concluir una meditación, ya todos estábamos fuera, y cuando terminó salió corriendo rápidamente de la casa, no se despidió, nada, solo se fue. Pensé que algo la había espantado, alguien se fue tras de ella, y el “maestro” se dio cuenta pero no dijo nada, ni se movió, siguió en lo que estaba, nada importante, ya habíamos terminado y muchos se habían ido. Raro ¿no? si eres el maestro, eres el responsable de guiar, orientar, aclarar y etc. en lo que enseñas, máximo si se trata de estas enseñanzas y con el antecedente que esta persona tenía.

Después de la charla con el “maestro” tenía mucha confusión, de momento no alcance a comprender hasta que nivel estaba propagado esta turbidez espiritual ni sus implicaciones de las que ya éramos participes sin saber. Tampoco me era evidente que debía alejarme, es decir, el hecho de que alguien (conspiranoico o similar) tenga una opinión negativa tuya no necesariamente significa que tenga razón. Además apenas escuchaba o veía algo relacionado con las ideas que profesaba (varias veces al día) sentía un apego inmenso, un profundo amor y una familiaridad inexplicable, un amor tan grande que aún considerando que tuviese ALGO de obscuridad a veces pensaba no podía dejarlo… AMABA PROFUNDAMENTE a la Madre Divina y a ellos (mis compañeros de este grupo en particular) eran como mi familia, la que recién había encontrado. Y cuando sentía esto, también SE PRESENTABA LA  OTRA FUERZA, muy intensa, que me exponía el otro lado y que me hacía sentir que no podía quedarme con ellos ni con la Madre, porque parte de ella es obscuridad (nos guste o no es su naturaleza, los nuevaeristas no lo sabemos porque no la conocemos, nos quedamos con la información que nos “develan”; no investigamos, otros grupos, que se reconocen abiertamente paganos u obscuros les queda muy claro). Finalmente algo me quedaba claro: después de vivenciar el dolor no podía propagar la obscuridad/dolor a otros aunque amara a la Madre con todas mis células y ni aunque toda mi vida y objetivos giraran en torno a la espiritualidad de ella. Algo es seguro, si estás con la Madre Divina, aunque no mates una mosca, al trabajar para ella estas de acuerdo y favoreces toda atrocidad que en su nombre se realiza. Fueron días-meses atroces, llegue a dudar de todo y tenía una profunda depresión.

Me fue muy difícil separarme de la madre divina y de lo que consideraba era una vida ideal. Me constaban las maravillas que había realizado la meditación en mí. Desde que recuerdo en casa había caos, no había violencia física pero los pleitos y dinámica familiar me provocaba inmensa tristeza. Tendría unos 5 años cuando la maestra dijo que existía Dios, que era muy poderoso y que si teníamos un problema le pidiéramos a él. Así que ese día, ya en casa le pedí que me llevara, yo no quería vivir aquí. Escuche una voz que me respondió que no podía llevarme, porque tenía algo que hacer aquí cuando cumpliera cierta edad, y me explico algo que tenía que ver con mi fecha de nacimiento y el 12, 21 y demás. Cabe notar que mis padres no tenían ningún lazo con ideologías espirituales ni nada similar, jamás había escuchado hablar a nadie sobre que los números tuviesen algún significado, yo sabía a los 5 años que los números eran para contar y punto.

A partir de entonces le hablaba a “la voz” como cuando le hablas a Dios y yo siempre pensé que era Dios. Escuchaba “la voz” algunas veces, sobretodo la recuerdo cuando estaba muy triste, siempre me decía cosas positivas. Deje de escucharla hacia los 10 años. Un año después padecí de acoso sexual casi diario e intenso por cinco personas, me amenazaban, me tocaban, me decían que yo les pertenecía, que ya nadie me quería porque era una fácil, me decían barbaridades de cómo iban a violarme, llamaban a casa para molestar y etc., esto duro más de seis meses. Fue terrible, yo los odiaba y a partir de ahí desconfiaba de los hombres. Realmente creía que yo era basura y que no importaba lo que hiciera, no tenía sentido portarse bien ni esforzarse por nada y tenía periodos donde estaba muy deprimida. Tengo periodos en donde consumo alcohol, drogas y la vida loca, pero también tengo periodos en donde no consumo nada, estoy tranquila, no salgo en grupos, etc. Y aquí se presentan periodos “extraños”, el más memorable duró varias semanas; dormía por muchas horas diariamente y parecía que lo que vivenciaba en los sueños era la realidad (y la realidad el sueño) ya que el sueño es el mismo y tenía continuidad cada vez que dormía, por varios días.

En algún momento de la adolescencia tenía fuertes dolores de cabeza, por ese motivo no consumía nada, pero en cuanto se quitarán tenía toda la intensión de regresar a drogarme, creía que ninguna cosa podía hacerme ceder a este pensamiento. Mientras estudiaba por mi cuenta algo sobre filosofía y religión, andaba en eso cuando un grupo de meditación llega la a mi vida y cambio radicalmente, puedo experimentar la belleza, la tranquilidad, ya no tengo deseos de drogarme e inicio del proceso de perdón, el acercamiento a mi familia, el no conflicto y mil cosas hermosas… Claro ellos hablaban del amor, el respeto y muchas cosas similares (ahora y en niveles más elevados hablan de lo opuesto), así que les creí… así que cuando me doy cuenta del engaño de la nueva era, no lo podía concebir. Entonces, ante la recién caída de venda me peguntaba ¿cómo es que lo que me dio tanto puede ser mentira?. Si interioricé los conceptos de amor, justicia, respeto, honestidad, perdón A QUIENES ME HABÍAN HECHO TANTO DAÑO y demás, fue porque los aprendí de mis maestros de meditación, con intercesión de la madre en todo momento. No podía ser cierto, no podía ser obscuro. Además había escuchado “la voz” otra vez después de los 17 años aprox.,  siempre en positivo y en situaciones muy especiales.  Cuando falleció alguien a quien amaba mucho también la escuchaba continuamente y también gracias a eso no cometí un error que habría sido tremendo. Así que para mí el contacto espiritual era simplemente sublime, la verdad y la felicidad, la calma y la protección.

Sin embargo, al buscar respuestas durante un año, constate una y otra vez que todas las corrientes que había conocido tenían liga con el área obscura, y muchas páginas que aparentemente ya que, todas tienen un común denominador. La evidencia de su obscuridad siempre había estado ahí solo que no podía verla.

Me resuena un comentario que hizo una de primeras maestras (que nos pidió JAMÁS CONTARLO) dijo que X personaje histórico había formado una corriente de pensamiento para degenerar a las personas y que estos luego fueran “salvados”, ella no ligó directamente a ese personaje con nosotros, pero me hace mucho click el que hiciera tanto hincapié en el secretismo de esto en particular (porque todas las clases eran secretas pero algunas cosas especiales más, no debíamos revelarlas ni aún antes de morir) y el hecho de que he conocido muchas personas que después de vivir de todo, de haber experimentado mucho dolor y tener ciertas ligas con lo espiritual, nos convertimos en devotos de la NUEVA ERA, esoterismo, sanación más natural y similares.

Ir descubriendo tantas cosas fue un shock terrible. Si no me hubiese enterado de modo tan directo (la conversación de mi maestro en ascensión), si solo se hubiera quedado en algo que leí no lo habría creído, SEGURAMENTE HABRÍA PENSADO QUE QUIEN LO ESCRIBIO ERA UN PARANOICO, FANATICO Y RETROGADO POR OSAR HABLAR DE AQUELLO TAN SUBLIME, TAN SECRETO Y TAN FUERA DE LO COMUN.

Crecí con estas ideas esotéricas, eran parte de mi base y mis valores, eran el punto de partida y la regla con que me evaluaba a mí y a todo lo que me rodeaba. Un par de periodos donde por x o y no las seguía me sentía sumamente culpable. A partir de que empecé a meditar, en cualquier ámbito donde me desenvolviera había alguien (profesor, compañero, jefe, usuario, …) con alguna capacidad diferente, no me era extraño el área sobrenatural, sino deseable.  El profundo amor y veneración que tenía hacia la madre divina era inmenso. En clase de meditación siempre nos decían “a través de la madre se llega al Padre”, “para todo lo que necesiten pidan a la madre”, “al finalizar el trabajo =espiritual/esotérico= visualicen a la madre, que ella queme lo que no sirva y denle gracias”. Honestamente fue justo en estos grupos donde conocí a las personas más bellas y más amorosas, las más éticas, con real interés e ayudar a otros, con interés en conocerse a sí mismas, con aspiración a tener vidas con crecimiento humano y espiritual, con anhelos de ser coherentes consigo mismos y demás cualidades. Por supuesto, no podía creer que todos, tanta gente estuviésemos siguiendo en el fondo a la obscuridad. Sobretodo, tomando en cuenta que el resto de la gente que conocía (incluidos católicos fervientes y algunos cristianos) les importaba un carajo el bienestar ajeno, podían criticar, chismosear, vivir y crear conflicto, creerse que tenían la razón obstinadamente, tener NULA CAPACIDAD DE VERSE A SÍ MISMOS (sus antivirtudes), podían tener relaciones de pareja muy enfermizas y estar inmensamente lejos del perdón a sus semejantes y demás cosas por el estilo, e igual, en forma práctica y en el día a día, Dios no estaba en sus agendas ni en sus consideraciones con el prójimo.

¡¡¡Cómo es que nosotros, que buscábamos salir de ésta dinámica dolorosa-retrógrada-egoísta y que buscábamos a DIOS, habíamos caído en la obscuridad!!!

Por lo menos, hace unos años aún hablábamos de Dios, los valores y demás, pero ahora la máxima espiritualidad implica aborrecer al Dios creador, el creerse dioses, y en el fondo ser sumamente soberbios, creyéndose muy superiores a la gente “mundana”, a quienes ya ni hay que compadecer ni ayudar porque “se revuelcan en la inmundicia de su karma y sus cómodas percepciones creadoras de su realidad nefasta…”, la gente de fuera es solo digna de asco y critica. Conozco personas que en algún momento trabajaron en sí mismas y al llegar a cierto nivel se les ha ofuscado el gusto por el autoconocimiento, ni siquiera son conscientes de estas posturas, se han quedado en el “yo ayudo al progreso de la humanidad”, “yo me limpio de mi karma”, “yo soy buena persona porque no ofendo abiertamente a alguien”, “yo soy sublime, aquí, en mi casita, apartado de la sociedad (y de la familia), rodeado únicamente de otros que dicen lo que se quiere escuchar”, en dichas posturas ya no hay empatía, consideración, ayuda, comunicación ni mucho menos amor incondicional con la gente que no comparte sus ideologías. Esto es fuerte de ver, porque como lo he mencionado antes, en un inicio eran personas que honestamente deseaban amar auténticamente. Ahora hay un libro gnóstico que muy convincentemente habla de porque es necesario hacer lo contrario de lo que indica la biblia: robar, matar, mentir, etcétera. Por favor, entramos a estos grupos para desarrollar un auténtico amor a nosotros y a los demás. Buscando la sublime espiritualidad, se ha avanzado a su contraparte.

El llegar a donde estoy ahora fue muy doloroso espiritualmente, cuando decidí dejar las enseñanzas, meditaciones y maestros enfermé casi un año, perdí trabajo y demás… Aún así es absolutamente invaluable y agradezco profundamente el que me hayan sacado de SEMEJANTE ENGAÑO, y he de decir que fue en un momento clave. Sería catastrófico trabajar por lo que crees es la luz y el amor, conducir a quienes más quieres a ese camino y un día darte cuenta que hiciste justamente lo contrario. Mejor darse cuenta ahora que aun se puede remediar, que no sé cuantos años después.

Aunque fue muy desestabilizador perder mis bases, la ideología, la salud y la economía, nuevamente en los brazos del Padre creador he podido accesar a otra ideología, tengo salud y ya estoy estable, no como antes, pero estoy bien. Los ataques llegan sobre todo en fechas clave, cuando voy hacer algo especial o voy orar por algo en particular. Los ataques me afectan en la medida que permito dejar una puerta abierta (algo aún no sanado) y su efecto depende mucho de que tan conectada esté esos días con el Padre. Para mí es muy importante orar diariamente.

Me es impresionante lo lejos que estoy de la madre divina ahora y también de creer que es mejor no seguir a nadie. He escuchado todo el Nuevo Testamento en donde Jesús ejemplifica un autentico amor (a todos y al que no te quiere), servicio (a los otros vs idolatrarlo a ÉL), firmeza, humildad, compasión, coherencia y mucho más, estoy convencida que es esto lo que quiero seguir y hacer. YO NUNCA ME SENTÍ AFÍN, unida o atraída por la doctrina de Jesús el Cristo, jamás, a Dios sí, pero a Jesús definitivamente no, era como un rechazo natural y automático.

Aunque de palabras mi familia era católica, mis padres no me inculcaron la ida a misa, ni sabia quienes eran ni q habían hecho Adán y Eva, y jamás (hasta ahora) había sentido el mínimo interés ni acercamiento a JesuCristo, A PESAR DE QUE A VECES LO MENCIONABAN EN CLASE de meditación nunca sentí afinidad hacia El. Pero al estar investigando sobre ESTE GRAN ENGAÑO varias veces se me apuntaba hacia Jesús, pero no quería irme por ese camino. Los católicos y cristianos me parecían completamente retrógrados y con ideas anticuadas. Una vez cuando empecé a considerar que quizá EL (Jesús) podría ser el camino, entre a una iglesia y el sacerdote estaba hablando de Él y al momento me dieron tremendas náuseas y sensación desagradable, casi vomito (solo cuando he estado muy mal del estómago he tenido náuseas, no es algo que me ocurra espontáneamente).  Gracias al Padre pude entender que Jesús sí es el camino, mi camino, aunque no soy cristiana ni estoy en ningún grupo religioso, ni voy a estar, todo lo que pude y puedo ver me lleva a ÉL Y AL DIOS CREADOR, EL ÚNICO PADRE. Infinitas gracias Amado Padre.

Me llama la atención que hace meses he estado haciendo lo que aquí se sugiere (meses antes de encontrar su blog): pido al Padre que retire los demonios cuando detecto un pensamiento q no es mío (aunque no siempre tengo la fuerza para hacerlo) o cuando se intensifica algún sentimiento muy denso, sobre todo en días de apertura de portales. También he ido a terapia para seguir limando traumas y demás, eso es muy importante, ya que mi falta de fuerza para pedir al Padre esta directamente relacionada con la identificación con el sentimiento que aún no supero por completo, pierdo conexión con el Padre y me vuelvo aún más vulnerable hasta que logro conectarme otra vez. Otra vez escucho la biblia, observo con detenimiento aquello que dice ser X o Y, hago oración por los demás. En Agosto comencé a escribir esta redacción, mi lap se descompuso y marcaba la letra rrrrrrrrrrrrr y después ocurrieron cantidad de cosas tan rápidas e inesperadas y que me consumieron todo el tiempo… he encontrado tantos obstáculos para enviar esta redacción que con mayor razón tengo que hacerlo.

CONCLUSIÓN

  • Entiendo que existe una guía que nos está llevando por los mismos caminos, incluso aunque no hablemos de esto con nadie más,  ni que leamos que alguien más lo hace, o aunque nunca hubiéramos considerado a Cristo Jesús.

  • La guía del Padre justo me sacó en un momento crucial, como noto que lo hace con otras personas.

  • Muchas veces me pregunté si hubiera sido mejor no saberlo, tenía mucho conflicto sobre qué decisión tomar (la parte obscura no deja que te vayas tan fácil) sin embargo las incongruencias sobre el amor y demás conceptos fueron fundamentales, además pensé “si me quedo mis hijos estarán en lo mismo y con la posibilidad de esto sea obscuro… no puedo permitirlo, puedo asumir la responsabilidad de arriesgarme a mí pero no a quién a más quiero”, tenía que alejarme  pasara lo que pasara.

  • El profundo amor a la madre casi me hace ceder, pero fue lo primero que el Padre me permitió procesar (duelo y despedida de ella). Esto fue meses antes de aceptar a Jesús.

  • Tenía mucho miedo porque mi maestro sabía que yo sabía, Y CONOZCO SUS CAPACIDADES… estoy aquí. Él piensa que ya no puede salirse, si pudiera no sé si lo haría. Lo recuerdo mucho, a veces oro por él y por otros.

  • A partir de que admití al Padre (porque incluso dude de su existencia y de JESUCRISTO) ya no tengo miedo, y obtuve cosas MUCHO más valiosas de las que perdí.

  • Existe una oposición clara ante los que ya no estamos profesando “el amor de la nueva era”, yo la vivo, la detecto y la escucho ahora más que antes y ya no es siempre amable. Es posible contrarrestarla solo con ayuda del Padre.

  • Me es importante replantearme una y otra vez el nivel de compromiso con un AMOR más real y aplicado en forma práctica,  vivido día a día. Requiere constancia.

  • Si hay miedo, enojo, tristeza sin motivo hay algo que requiere ser echado y en mi algo que necesita trabajarse.

Algo extra: De hace 2 semanas me da la fuerte impresión de que ese amor tan profundo hacia la diosa fue inducido, similar al que se siente con la pareja orquestada. Justo antes de conocer al “maestro de la charla” sentía tanto amor hacía Dios y la diosa que llegue a pensar si quizá me convertiría en una fanática religiosa. Ahora que por supuesto amo a Dios desde otra perspectiva, no siento esa especie de pasión-fuera-de-control.

Comparte el artículo con: