La relación entre la Nueva Era, el juicio final y el final de los tiempos

La relación entre la Nueva Era, el juicio final y el final de los tiempos

Este es un escrito MUY importante a leer. Encontré un libro muy interesante en inglés que habla precisamente de control mental, posesión y el new age, en el final de ésta era y por supuesto captó mi atención.

Traduje el capítulo 2, pues me pareció relevante, y lo que me vaya encontrando aparte, lo iré traduciendo para compartir, pero les dejo éste capítulo que de entrada, ya abrirá mucho los ojos acerca de PORQUÉ está pasando lo que estamos advirtiendo en éste blog en relación con el new age y cual es la agenda real del contacto con entidades multidimensionales… una lectura muy necesaria porque vamos a entender que todo lo que ya empezamos a vivir es parte de un plan, y que ese plan tiene mucho que ver con la interferencia y posesión de entidades a quienes se dejen seducir.

“Nos hemos rehusado a aceptar que nosotros nos provocamos nuestros propios juicios. No queremos ser responsables por nuestras propias acciones. Si el destino del planeta es el juicio por persecución religiosa es porque actuamos para provocar tal persecución. Permitimos un entorno social en el cual la obscuridad ha podido trabajar.  El Creador ahora determinará quienes son su gente leal. Separará el trigo de la hierba y estará usando a Satán para hacerlo.

Esta generación moderna desprovista de la conexión con el Creador detesta a las generaciones anteriores a las cuales considera intolerantes. Se percibe la moral y los estándares como pasados de moda y represivos. Se toman las debilidades de esas generaciones como justificación para condenar, sin reconocer que la estructura moral era el pegamento que mantenía a la civilización unida, a pesar de su imperfección. Las generaciones anteriores mantuvieron cierto enfoque en el Creador, que le daba sentido a sus vidas. Tenian propósito, valor y esperanza. Cuando se tiró al Creador fuera se perdió enfoque, perdimos la dirección, el valor, la esperanza. Y nos degeneramos en simples gratificaciones de la carne y materiales.